La plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid ha acogido este jueves un homenaje de Estado en honor a las víctimas del coronavirus que ha dejado imágenes sin precedentes como la reunión de todos los poderes del Estado y los presidentes autonómicos. Sin embargo, no han sido los políticos quienes han copado toda la atención, pues las palabras de la enfermera del hospital Vall d'Hebron, Aroa López, han sido las protagonistas de uno de los momentos más emotivos de la jornada.

La sanitaria ha recordado los momentos "duros, muy duros" que se han vivido en los centros hospitalarios durante los últimos meses, ha explicado que hubo muchos momentos en los que los trabajadores se sintieron impotentes y con una "sensación de incertidumbre brutal" y con "la presión de tener que aprender y decidir sobre la marcha". 

López ha asegurado que ella y el resto de los profesionales de la Sanidad tuvieron que "tragarse las lágrimas cuando alguien les decía 'no me dejes morir solo'" y ha insistido en que detrás de los EPI no ha habido héroes, sino personas.

Además, en su discurso, la enfermera ha parafraseado la letra de la canción que Vetusta Morla estrenó durante la cuarentena dedicada a los sanitarios y, tal y como ellos indicaron, "por el respeto y la dignidad de la Sanidad Pública y de todos sus trabajadores", 'Los abrazos prohibidos'.

Esta es la letra completa de la canción:

Por los ángeles de alas verdes de los quirófanos
Por los ángeles de alas blancas del hospital
Por los que hacen del verbo cuidar su bandera y tu casa
Y luchan porque nadie muera en soledad
 
Por esas centinelas que no duermen
Para que el enfermo sueñe que va a despertar
Sin temerle a su miedo y usando su piel como escudo
Moviendo las camillas del peligro como un vals
 
Por los que hacen del trabajo sucio
La labor más hermosa del mundo
Y pintan de azul la oscuridad
 
Cada noche aplaudimos en los balcones
La muerte huye con sus dragones
Callamos al silencio un día más
 
Nunca olvidaremos vuestro ejemplo
Nunca olvidaremos la dedicación
Nunca olvidaremos el esfuerzo
Vuestro amor es nuestra inspiración
 
Por los que nunca miran el reloj mientras curan
Por los que hacen suyas las heridas de los demás
Por los que merecen los abrazos prohibidos
Y se meten contigo en la boca del lobo sin mirar atrás
 
Por los que hacen del trabajo sucio
La labor más hermosa del mundo
Y pintan y pintan de azul la oscuridad
 
Cada noche aplaudimos en los balcones
La muerte huye con sus dragones
Callamos la boca al silencio un día más
 
Porque ya os habéis ganado a pulso
El aplauso más largo del mundo
Respeto y dignidad
 
Cada vez que salimos a los balcones
El miedo huye con sus dragones
Y callamos al silencio un día más
 
Supervivientes sí, maldita sea
Nunca me cansaré de celebrarlo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído