YA A LA VENTA DESDE 11.800 EUROS

Smart fortwo y forfour, dueños de la ciudad

Esta semana comienzan las ventas de un nuevo smart, un vehículo completamente nuevo que se ofrecerá desde el principio en variantes de dos y cuatro plazas.

Esta semana comienzan las ventas de un nuevo smart, un vehículo completamente nuevo que se ofrecerá desde el principio en variantes de dos y cuatro plazas. Mantiene inalterada su filosofía de vehículo urbano de máximo aprovechamiento del espacio del interior y con un amplio abanico de equipamiento tecnológico. Un coche a la venta desde 11.800 euros en el caso del fortwo, que sube hasta los 12.500 euros de acceso en el forfour de cuatro plazas.

Cuando se creó la marca smart, a mediados de los años noventa, como fruto de la colaboración entre el consorcio alemán y el fabricante relojero suizo de los swatch, se pusieron los cimientos de un nuevo concepto de movilidad urbana que cada día gana nuevos adeptos. Desde entonces se han vendido más de 1,6 millones de unidades que ruedan por las ciudades de todo el mundo. Este concepto toma ahora más protagonismo con esta nueva generación del coche urbano más llamativo.

No hay un coche parecido al smart fortwo en el mercado. Un vehículo de solo 2,69 metros de longitud que ofrece dos generosas plazas y un maletero que yo calificaría de muy razonable. El volumen disponible desde el suelo del mismo hasta la bandeja es de 260 litros, mientras que si se carga hasta el techo la cifra llega a los 350 litros.

Tampoco es fácil encontrar un buen rival para el forfour, ya que con sus 3,56 metros resulta un coche ideal para la ciudad, pero también se mueve con soltura en las zonas interurbanas. En este caso con las cuatro plazas disponibles es de 185 litros que llegan hasta los 970 litros cuando plegamos el asiento trasero. Pese a su mayor tamaño, el smart forfour se sitúa por debajo de los mil kilos de peso.

Creo que lo que mejor caracteriza a estos dos modelos es su maniobrabilidad  consecuencia de su diámetro de giro, realmente imbatible. En el caso del fortwo, éste se sitúa en los 6,95 metros, mientras que el de cuatro plazas también tiene un valor destacable de 8,65 metros. Estos valores  hacen que ambos sean los ideales para el interior de las grandes ciudades.  

Para conseguir hacer un coche urbano como éste los técnicos han tenido que desarrollar muchas cosas específicas. Las suspensiones han sido completamente rediseñadas con respecto a las de su antecesor, sobre todo porque su mayor anchura, con 10 centímetros de incremento, así lo hacía necesario. Se recurre a un McPherson delantero y a un eje de Dion detrás, lo que ofrece un perfecto equilibrio entre estabilidad y confort. Este último concepto es muy importante y es que mientras que en el anterior smart el confort era algo secundario, en este nuevo modelo pasó a ser primordial.  

Lo que ofrece este smart es un elevado grado de personalización. Es un coche pequeño, ya sea en su versión de 2 plazas como en la de cuatro, pero al mismo tiempo es un vehículo muy chic, innovador y llamativo. Y a ello contribuye también sus posibilidades de personalizar el vehículo. El coche tiene un concepto bicolor en su carrocería. A ello se suman las tres líneas de acabado disponibles, passion, prime y proxy, y los 40 colores combinados. Todo ello hace que poco a poco cada smart sea diferente al resto.

Por lo que se refiere a su gama de motores, son mecánicas muy eficientes de tres cilindros. En un principio se ofrecerán dos variantes de gasolina, el atmosférico 1.0 de 71 caballos y por encima una versión turbo que se basa en el propulsor 0.9 turbo que proporciona 90 caballos. En la próxima primavera se ampliará la gama con una variante de acceso con el motor básico de 60 caballos.  Y más adelante llegará también a la gama smart una variante de enfoque más deportivo, el Brabus.

La marca alemana ha decidido hacer la presentación del nuevo smart en Barcelona, y es que este modelo es un coche que se ajusta perfectamente a las ciudades españolas. El primer smart se presentó en la ciudad de Barcelona en el año 1998, mientras que la segunda generación se presentó a nivel internacional en Madrid, en el año 2007. Ahora, la marca alemana ha repetido Barcelona como sede para la presentación de esta tercera generación.  

Hemos podido hacer una primera toma de contacto bastante completa con las dos variantes de carrocería y también con los dos motores disponibles inicialmente en la gama. Solo en un primer vistazo ya se aprecia perfectamente que ambos son completamente nuevos. Son más anchos y más bajos, lo que hace que tengan un aspecto más dinámico que los anteriores.

Una vez dentro del habitáculo se tiene la sensación de tratarse de un coche muy desenfadado, con un aspecto muy juvenil en el que encontramos innumerables detalles que aportan color y luminosidad  al habitáculo. Su cuadro de instrumentos es ahora más completo y dispone de un reloj central con la velocidad en la parte superior mientras que debajo encontramos una pantalla con diferentes informaciones bastante útiles para el conductor, los kilómetros recorridos, la gasolina disponible y demás.

Y a la izquierda, en la parte superior, encontramos un reloj adicional, o quizá mejor debería decir un doble reloj, con el cuentavueltas más en grande y dentro, en la parte inferior, un reloj horario.     

Llega el momento de poner en marcha el coche. Se trata de un motor de gasolina y pese a sus tres cilindros es bastante silencioso. El hecho de ser tricilíndrico se puede apreciar cuando pisamos en exceso del acelerador, pero si hacemos una conducción suave, racional y más lógica para el concepto de vehículo que representa, nos irá muy bien. El motor va situado en la parte trasera, por debajo de la tapa del maletero y lleva una inclinación a 60 grados precisamente para eso, para reducir al máximo el espacio utilizado y dejar más hueco al maletero.

Asociada con este motor encontramos, de momento, solo una opción, una caja de cambios manual de cinco marchas. A esta oferta tan limitada se añadirá en primavera una variante con cambio automático de 6 marchas que emplea la eficiente y cómoda tecnología de doble embrague bajo el nombre de twinamic.

Ya hemos podido conducir el smart con esta nueva transmisión, todavía en una fase de pruebas,  que ofrece un funcionamiento realmente bueno. Se puede usar con el modo automático, pero igualmente cuando empleamos el modo manual, las levas en el volante permiten superar sin el menor problema cualquier recorrido. Es un cambio muy bueno porque proporciona un comportamiento muy ágil y no tiene los rebotes habituales en los coches más pequeños con cambios automáticos más sencillos, los manuales pilotados y demás.

Pero volvamos con lo que de momento se ofrece en el mercado desde la semana que viene, es decir los motores de 71 y 90 caballos con el cambio manual de cinco marchas. Tanto en la versión de dos como en la de cuatro plazas, la motorización de 71 caballos es más  que suficiente para mover el coche. No olvidemos que el smart fortwo con este motor solo pesa 880 kilos. Y es por ello que sus 71 caballos son más que suficientes.

El manejo de la caja de cambios es bueno, porque su accionamiento es muy preciso, si bien el recorrido de la palanca es bastante grande, lo que hace que se pierda algo de tiempo. Si queremos sacar el máximo partido de nuestro urbano, deberemos usar bastante el cambio, para aprovechar lo mejor posible el rendimiento del motor.

Si lo que estamos conduciendo  es la variante de 90 caballos, entonces el coche va bastante mejor. Por un lado, al tener más potencia y más par motor se mueve con más soltura, algo lógico. Pero lo que es mucho más importante es que se trata de un motor más elástico, que requiere menos uso del cambio y que resulta por ello mucho más agradable de conducir.

Y si hablamos de consumo, otro aspecto muy importante en un coche urbano, el punto de partida para el smart  fortwo con el motor pequeño, la cifra homologada es de 4,1 litros, la misma cifra que homologa también el de 90 caballos. En el caso del forfour, entonces estas cifras son en ambos casos de motor de 4,2 litros.

Por lo que se refiere al coche, poco tiene que ver con su antecesor en lo que a comportamiento se refiere. En el caso del smart disponible hasta la fecha se notaban ciertas limitaciones en su funcionamiento, sobre todo cuando se rodaba por carretera. Todo eso desaparece en el nuevo, que va perfectamente asentado sobre el asfalto y que transmite al conductor y al resto de ocupantes una sensación de gran estabilidad y aplomo pese a sus dimensiones reducidas.

Esa sensación se basa en dos aspectos muy importantes. Por un lado su nueva suspensión trasera que hace que la efectividad de la dirección sea bastante más rápida que en el anterior smart. Al ir mejor apoyado sobre el eje trasero ante el menor giro del volante la dirección obedece rápidamente las órdenes del conductor. Y eso se transmite en una mayor precisión de guiado.

El otro aspecto, aún más importante, es la mayor anchura del coche y de sus vías. Si el viejo smart medía 1,56 metros de ancho, el nuevo mide 1,66 metros, y esos 10 centímetros son la clave para poder tener un coche que pisa mucho mejor sobre el asfalto, que se mueve mucho menos. Y por ello es más estable y también más seguro.

Para completar aún más la seguridad, el smart está muy cargado de tecnología. Incluye, entre otros, luces diurnas con tecnología LED, Tempomat con limitador de velocidad programable, indicador de la temperatura exterior con aviso de hielo, ESP con función de estabilización frente al viento lateral, pretensores de cinturón activos en las plazas traseras del forfour y elevalunas eléctricos delante. Y entre los equipos ofrecidos por la marca se encuentra el volante multifunción en cuero, el cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 3,5" en color o los asientos calefactados.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios