El largo y caro camino de Parler para volver a internet
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Amazon lo ha inhabilitado

El largo y caro camino de Parler para volver a internet

La desvinculación de empresas como Amazon pone a la plataforma en una posición complicada para encontrar una solución alternativa

placeholder Foto: Imagen: EC
Imagen: EC

Parler, la red social popular entre conservadores y otros usuarios de derechas que se ha sumergido en el limbo de internet esta semana, se enfrenta a un camino técnicamente complejo y costoso para estar de nuevo en línea.

Amazon echó a la empresa de su servicio de computación en la nube la madrugada del domingo pasado, dejando a Parler fuera de línea. Para mantenerse activa, la autoproclamada plataforma social de libre expresión debe encontrar a un nuevo proveedor que quiera almacenar sus datos después de que algunos usuarios de la aplicación alimentaran el asalto mortal al Capitolio de la semana pasada por una horda de seguidores de Trump que querían frenar la validación de los resultados electorales. Como alternativa, Parler podría construir su propia infraestructura de red, aunque este planteamiento podría derivar en mayores retrasos para retomar su servicio.

Otros potenciales operadores de la nube al margen de Amazon incluyen a Microsoft y Google. El gigante de las búsquedas se ha negado a hacer declaraciones. La semana pasada, retiró a Parler de su 'app store', alegando que el contenido de algunos usuarios incitó a la violencia –el mismo argumento que Amazon utilizó al cancelar su servicio–. El lunes, Parler seguía utilizando el servicio de 'e-mail' de Microsoft. La empresa declaró que no había tenido comunicación con Parler respecto a almacenar sus datos y no realizaría declaraciones respecto al uso de los consumidores de su servicio de mensajería electrónica. Parler tampoco funcionaría en el negocio de la nube de Oracle, según una fuente cercana al asunto.

placeholder Aplicaciones móviles de Parler y Twitter. (Reuters)
Aplicaciones móviles de Parler y Twitter. (Reuters)

Las empresas de tecnología cada vez toman más decisiones sobre el contenido que albergan y a quién ofrecen sus servicios, a veces como respuesta a peticiones del Gobierno o a presiones de trabajadores u otros. Tales acciones a veces han provocado su propia respuesta.

Parler podría acudir a proveedores más pequeños y de perfil más bajo, aunque parte del sector tecnológico dice que esos servicios podrían no tener capacidad para sostener la aplicación, ya que su número de usuarios se ha disparado después de que Facebook y Twitter hayan bloqueado al presidente Trump en sus plataformas. Uno de esos pequeños proveedores, DigitalOcean, con sede en Nueva York, ha declarado que no acogería a Parler, diciendo que el historial de contenido de la aplicación violaba los términos de servicio del proveedor de la nube.

Las empresas de redes sociales, al igual que otras, suelen confiar en una red de proveedores tecnológicos para proporcionar sus servicios 'online'. Tales servicios van desde el almacenamiento de datos hasta funciones más básicas, como conectarse a internet o registrar nombres de dominios. Las empresas que se desconectan de esos servicios tienen posibilidades de seguir en línea, pero eso puede acarrear trabajar con proveedores extranjeros o aceptar un funcionamiento deteriorado, declaran profesionales de la industria.

Expertos dicen que Parler tiene pocas probabilidades de restablecer su servicio total en un periodo corto de tiempo

El director general de Parler, John Matze, ha declarado que la plataforma podría estar fuera de línea una semana mientras restablece su servicio. En el documento en el que anunciaba a Parler la suspensión de su servicio, Amazon decía que mantendría los datos de la empresa y que la ayudaría a la hora de trasladarlos a otra parte. El lunes, Parler denunció a Amazon por su actuación, argumentando motivos contrarios a la competencia y animadversión política, acusaciones que el gigante tecnológico ha calificado como infundadas.

Expertos en la nube dicen que Parler tiene pocas probabilidades de restablecer su servicio total en un periodo tan corto. "No va a suceder dentro de poco", dice Corey Quinn, de Duckbill Group, empresa que ayuda a los consumidores a gestionar sus servicios en la nube de Amazon. Cambiar todo lo relacionado con la administración de un sistema como Parler podría llevar por lo menos seis meses, afirma. "Esto no es crear una publicación de un blog y subirla a la web". Matze declara que la empresa planea trasladarse a un nuevo servidor en la nube y que tiene muchas opciones que no mencionó.

Parler no es la primera empresa que se ve forzada a buscar otra forma de operar después de que las tecnológicas la hayan rechazado. La aplicación podría seguir un camino parecido al de Gab hace más de dos años, cuando la plataforma de redes sociales fue eliminada por su proveedor de la nube, Joyent, después de que un hombre matara a 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh. El supuesto asesino utilizaba Gab para publicar mensajes antisemitas y negadores del Holocausto y declaró en la plataforma "a la mierda vuestra opinión, voy a entrar", poco antes del ataque.

Foto: (Foto: Parler)

Gab, que también se había autoproclamado como un espacio para la libertad de expresión, terminó resucitando a través de una configuración tecnológica que evocaba a la de finales de los 2000. En lugar de la nube, Gab alojó su servicio en soportes de servidores de una habitación alquilada a un centro de datos secreto. Gab también utiliza proveedores de internet para mantenerse en línea. El nombre de dominio de la compañía está registrado por Epik, y Cloudflare protege de ataques y propaga por internet su contenido 'online'. El domingo pasado, Parler cambió su registro de nombre de dominio a Epik, según explicó el CEO de la empresa de registro de dominios, Rob Monster, a 'The Wall Street Journal'.

Epik suscitó críticas en 2019 por proporcionar servicios en línea a 8chan, el foro utilizado por sospechosos en tres tiroteos masivos, incluido uno en el que murieron 51 personas en dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda. Más tarde, Epik descartó a 8chan como consumidor. Cloudfare no ha querido hacer declaraciones para este artículo. "Durante los últimos cuatro años, nos han vetado en muchos proveedores de servicios en la nube y nos han dicho que, si no nos gustaba, deberíamos 'crear el nuestro'. Así que eso es exactamente lo que hicimos", escribió el CEO de Gab, Andrew Torba, en una entrada de blog en septiembre. El proceso llevó un año, explicaba.

placeholder Cuenta de Donald Trump suspendida por Twitter. (Reuter)
Cuenta de Donald Trump suspendida por Twitter. (Reuter)

Seguir los pasos de Gab representa una alternativa técnicamente más compleja que encontrar otro servidor en la nube, pero uno que pueda tener sentido para Parler, dice Fredrick Brennan, fundador y exadministrador de 8chan, al que muchos proveedores han cancelado por su vinculación con tiroteos masivos. Desde entonces, Brennan ya no trabaja para 8chan y ahora es un crítico vocal de la página, que ahora se llama 8kun.

"Si fuera ellos, descubriría a dónde se ha ido Gab", dice sobre Parler. Torba se niega a desvelar dónde alberga ahora Gab sus servidores o cuánto le costó su traslado al centro de datos. "Soy demasiado inteligente para responder esas preguntas", afirma.

Parler, la red social popular entre conservadores y otros usuarios de derechas que se ha sumergido en el limbo de internet esta semana, se enfrenta a un camino técnicamente complejo y costoso para estar de nuevo en línea.

Redes Sociales Microsoft Wall Street Journal Delincuencia