El chollo de cobrar el bonus en Londres

La reciente marcha del histórico Emilio Saracho de JP Morgan sin motivo ni destino conocidos ha despertado muchas preguntas, máxime cuando las explicaciones aseguran que "estaba

Foto: El chollo de cobrar el bonus en Londres
El chollo de cobrar el bonus en Londres

La reciente marcha del histórico Emilio Saracho de JP Morgan sin motivo ni destino conocidos ha despertado muchas preguntas, máxime cuando las explicaciones aseguran que "estaba prevista la salida desde hace tiempo". Detrás de este movimiento se encuentra una práctica habitual en los altos ejecutivos españoles de las grandes corporaciones multinacionales: cobrar el bonus el Londres para no tener que pagar ni un solo euro ni a la Hacienda española ni a la británica. Un auténtico chollo, vamos.

Todos la comunidad española que trabaja en el sector financiero de Reino Unido se beneficia de esta enorme ventaja fiscal, desde los operadores de a pie hasta ejecutivos top como Eva Castillo, responsable de la banca privada de Merrill Lynch para Europa, Oriente Medio y África, y flamante consejera de Telefónica. De hecho, numerosos altos cargos se van a Londres exclusivamente para aprovechar esta ventaja fiscal, aunque realmente viven a caballo entre los dos países y trabajan desde aquí.

Para entender este chollo, hay que partir de que en Reino Unido no sólo tienen el concepto de residencia en el país, sino también el de domiciliación: domiciliados son los que residen en el país con la intención de permanecer allí de forma indefinida; si la intención es volver al país de origen, se les considera no domiciliados, o non-doms como se les conoce allí. Pues bien, los residentes no domiciliados -que es el estatus de casi todos los españoles que trabajan allí- no tienen que tributar por las rentas percibidas fuera de Reino Unido salvo las que sean remitidas a ese país. Y tampoco deben pagar por estos ingresos en España, al no ser residentes en nuestro país.

Por tanto, la jugada consiste en que el beneficiario sea residente en Reino Unido -debe vivir allí más de 183 días al año o tener una presencia media de 90 días al año durante cuatro ejercicios- pero cobre en una cuenta en España y sólo envíe a Londres el dinero necesario para vivir allí. Aunque residir en la capital británica es bastante caro, si estamos hablando de altos ejecutivos y de los enormes bonus que se pagan en el sector financiero, compensa con creces. Por ejemplo, alguien que cobre 3 millones de euros al año pero se apañe con 300.000 euros para vivir durante un año, no tiene que pagar ningún impuesto por 2,7 millones.

No sólo los españoles se benefician de esta exención, sino también grandes magnates como Roman Abramovich (propietario del Chelsea), Mohammed Al Fayed (el padre de Dodi) o Lakshmi Mittal (presidente de Arcelor Mittal).

No hay un período mínimo de residencia en Gran Bretaña para poder disfrutar del chollo, pero las empresas y los despachos de abogados especializados procuran que el beneficiado esté allí más de un año para guardar las apariencias y que no 'dé el cante' ante la inspección británica. Es decir, que "parezca un proyecto empresarial, no sólo una planificación fiscal burda; que tenga un despacho allí, que mande emails desde un dominio británico, que pague el alquiler de una casa...", explica un especialista en estas planificaciones.

El Gobierno británico impone restricciones

Ahora bien, la utilización masiva de esta ventaja (en 2005 se acogieron a ella 112.000 personas según un informe sobre este tema de Eduardo Montejo, abogado de Cuatrecasas) ha generado tal polémica en Gran Bretaña que el Gobierno de Gordon Brown ha decidido poner límites y requisitos a este régimen fiscal. La principal novedad es que la exención total sólo podrá aplicarse durante siete años; a partir del octavo habrá que pagar una tasa fija de de 30.000 libras (unos 50.000 euros) para seguir disfrutando de ella. Algo asumi

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios