Es noticia
Menú
eDreams, ampliación y derrumbe en bolsa: ¿oportunidad o fin de la escalada?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Cae un 13% tras captar 75 millones

eDreams, ampliación y derrumbe en bolsa: ¿oportunidad o fin de la escalada?

El mejor valor de la bolsa española en 2021 ha experimentado un fuerte revés tras anunciar una ampliación de capital con la que busca pulir sus puntos más débiles

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ampliación de capital y derrumbe de la cotización son fenómenos que suelen ir ligados en bolsa. Por eso, el retroceso sufrido este jueves por eDreams puede considerarse en cierta medida un desenlace esperado, una vez que la agencia de viajes online había anunciado la tarde anterior una ampliación de capital por valor de 75 millones de euros, equivalente casi el 7% del valor del grupo al cierre de la sesión.

Aun así, que la operación se cerrara a un precio un 9% inferior al que mostraba la acción en el momento del anuncio y que la respuesta del mercado diera lugar a recortes que llegaron a superar el 18% (al cierre se aminoraron al entorno del 13%) sí obliga a un replanteamiento de lo ocurrido. ¿Puede entenderse esta fuerte caída como una oportunidad de subirse al carro de una compañía prometedora o, más bien, como una señal de que por delante vienen tiempos difíciles para el grupo que dirige Dana Dunne?

La realidad es que no es posible ofrecer una respuesta taxativa a esta cuestión. En el mercado conviven visiones en uno y otro extremo. Así, desde Intermoney resaltaban ya en la tarde del miércoles que “los fundamentales implícitos en los precios actuales nos llevan a desaconsejar acudir a la ampliación y obviamente a comprar el contado”. En contraste, desde GVC Gaesco, Juan Peña, defiende una visión totalmente opuesta y ve en el recorte sufrido por las acciones de eDreams “una oportunidad de esas que a veces ofrece el mercado”.

La mayor recurrencia y visibilidad de ingresos justificarían valoraciones más altas

La diferencia entre la visión de una y otra casa de análisis queda más patente si se observa que los unos otorgan a la compañía un precio objetivo de 3,6 euros (un 56% por debajo de su precio actual) mientras los otros la valoran en 11 euros por acción (lo que implica un potencial del 35%). La distancia entre uno y otro planteamiento subraya el dilema al que se enfrentan hoy los inversores a la hora de juzgar a una compañía que está inmersa en una transformación muy importante de su modelo de negocio, para limitar su papel como intermediario de ventas ocasionales a un proveedor de servicios bajo suscripción.

De este modo, mientras bajo una mirada tradicional resulta irrebatible la advertencia de Intermoney de que las valoraciones de eDreams -incluso dando por buenos los objetivos de la compañía a 2025- se encuentran hoy claramente por encima de sus medias históricas, expertos como Peña se aferran a la mayor visibilidad y recurrencia de ingresos que implicaría el modelo de suscripciones para justificar que la compañía de viajes tiene argumentos para sostener múltiplos más exigentes que antaño.

Parece evidente que esta es la idea que ha primado en torno a eDreams en los últimos tiempos. Al fin y al cabo, y hasta el revés de este jueves, sus acciones habían protagonizado una escalada del 333% en los últimos 14 meses, lo que, entre otras cuestiones, le había servido para erigirse en la mejor compañía de la bolsa española en 2021. Buena parte de este buen rendimiento cabe achacarlo a la recuperación de la industria de viajes, tras el colapso experimentado en 2020 a causa de la pandemia -lo que también ha valido para la remontada de alguno de sus rivales, como Lastminute.com.

Pero si eDreams se ha permitido un impulso sin parangón en el sector es también por la favorable acogida que ha tenido en el mercado su servicio Prime, el negocio basado en suscripciones, que ha cosechado unos resultados muy superiores a los que se venía asumiendo (el objetivo de dos millones de suscriptores, que se había fijado para 2023 ya fue superado el pasado noviembre).

La compañía ha superado los dos millones de suscriptores dos años antes de lo previsto

“En general, nos gusta el giro de eDreams para convertirse en un negocio más basado en suscripciones, lo que le brinda una base de clientes más sólida que podría actuar como un foso en un escenario en el que los proveedores se ponen más a la defensiva. Además, somos positivos en cuanto a la escala y el liderazgo de mercado de eDreams para las reservas de vuelos en Europa, lo que lo posiciona mejor para negociar con los proveedores y encontrar nuevos suscriptores”, defendían también los analistas de Deutsche Bank en un informe publicado el pasado diciembre, en el que elevaron a comprar su recomendación sobre la compañía por primera vez desde el estallido de la pandemia.

Entre los expertos se señala al creciente potencial del negocio de reservas de viajes online, a la mayor resiliencia de los viajes de ocio (en el que eDreams cuenta con una presencia mayoritaria) y a la capacidad de la compañía para ganar cuota de mercado frente a sus rivales como algunos de sus puntos fuertes. Y, aunque no puede descartarse que sus rivales traten de comerle terreno en el incipiente terreno de las suscripciones (en el que la empresa de Dunne se ha marcado el objetivo de alcanzar 7,25 millones de usuarios en 2025), su liderazgo en este segmento es visto como una ventaja competitiva esencial. “En la actualidad, eDreams parece ser la única OTA [agencia de viajes online] enfocada en vuelos con un producto de suscripción como Prime y dado que la compañía ha pasado casi cinco años desarrollando el producto y realineando sus operaciones para estar más orientadas a la suscripción, creemos que llevará algún tiempo para que la competencia se ponga al día si deciden seguir este camino”, consideran en Deutsche Bank.

Seguir impulsando esa apuesta y corregir la que se presenta como una de sus mayores debilidades (el elevado endeudamiento del grupo) son las intenciones manifiestas de eDreams al llevar a cabo la ampliación de capital anunciada el miércoles. De momento, le ha costado un buen pellizco en bolsa. Que sea un simple paréntesis en su victoriosa andadura sobre el parqué de los últimos meses o un regreso a una realidad menos entusiasta dependerá en gran medida de que sus cifras sigan respaldando la idea de que la eDreams pospandémica es una empresa más confiable que lo que era antes de ese ‘shock’.

Ampliación de capital y derrumbe de la cotización son fenómenos que suelen ir ligados en bolsa. Por eso, el retroceso sufrido este jueves por eDreams puede considerarse en cierta medida un desenlace esperado, una vez que la agencia de viajes online había anunciado la tarde anterior una ampliación de capital por valor de 75 millones de euros, equivalente casi el 7% del valor del grupo al cierre de la sesión.

EDreams Viajes
El redactor recomienda