Las medidas de China para contener la caída de su bolsa suavizan las pérdidas del Ibex
  1. Mercados
  2. Crónicas
números rojos en la renta variable

Las medidas de China para contener la caída de su bolsa suavizan las pérdidas del Ibex

Las ventas se imponen en los parqués, pero con mucha menos intensidad, después de que las autoridades chinas hayan adoptado medidas para intentar contener su debacle bursátil

Foto: EL IBEX SUPERA LA CRISIS CHINA Y SUBE UN 0,90 % Y SE QUEDA AL BORDE DE 9.400
EL IBEX SUPERA LA CRISIS CHINA Y SUBE UN 0,90 % Y SE QUEDA AL BORDE DE 9.400

No suponen ninguna sorpresa. El petróleo lleva cayendo con fuerza desde mediados de 2014 y la bolsa china abandonó sus vertiginosos ascensos para dar paso a una notable corrección desde junio de 2015. Pero precisamente por todo lo que cargan ya a sus espaldas, los intensos descensos que el crudo y los índices bursátiles del gigante asiático están sufriendo en el arranque de 2016 alimentan la incertidumbre ya existente y propagan una onda expansiva de ventas en los parqués internacionales.

En el caso del Ibex 35,las ventas han llegado a superar este jueves el 3% y han provocado que el índice se haya situado provisionalmente por debajo de los 9.000 puntos, algo que no ocurría desde 2013. Sin embargo, alcierre de la sesión, los números rojos se hanlimitadoal 1,5% después de las últimas medidas anunciadas por China para intentar contener su sangría bursátil. Lo mismo se observa en los restantes índices europeos. El Dax alemán, que ha llegado a caer un 4%, ha limitadosus pérdidas al 2,15%, y el Cac 40 francés, que sufría descensos del 3,5% en las primeras horas de negociaciones, ha cedido un 1,65%. Así, el selectivo español ha conseguido salvar los 9.000 puntos. Concretamente, ha cerrado en los 9.059 puntos.

Aunque China y el petróleo han sido los focos de inestabilidad para las bolsas, China ha conseguido también hacer de revulsivo. El regulador bursátil del gigante amarillo haanunciado que suspendeel sistema que obligaba a detener la actividad bursátil durante el resto de la jornadacuando la bolsa sufría caídas del 7%. Este mecanismo, conocido en inglés como'circuit breaker', había entrado en vigor esta semana y ya había provocado el cierre prematuro de la sesión del lunes y la de este jueves.

Como los reguladores han comprobado que esa regla del 7% no lograba el fin pretendido, consistente en actuar comocortafuegos de las ventas, sino que generaba el efecto contrario,porque generaba unamayor sensación de urgencia, han adoptado su cancelación apenas unos días después de su entrada en vigor, puesto que el 'circuit breaker' se activó desde el pasado lunes

Esta medida se produce después de la debacle sufrida este jueves. Como ya ocurrió el lunes, la negociación bursátil se ha suspendido en China porque el índice CSI 300 ha llegado a caer el límite tolerado: un 7%. Eso sí, esta vez ha alcanzado semejante caída en apenas media hora, circunstancia que haintensificado el temor en los inversores durante buena parte de la jornada.

Diseñado como cortafuegos de las ventas, el 'circuit breaker' las agravaba porque generaba una mayor sensación de urgencia. China ya lo ha suspendido

De este modo, los mercados de Shanghái y Shenzhen han cerrado durante el resto del día. El índice CSI 300 ha quedado 'congelado' finalmente en los 3.294 puntos, con una caída diaria del 6,9%,mientras que el índice Shanghai Composite ha bajadoun 7% y el Shenzhen Composite, un 8,2%. Desde junio de 2015, el CSI 300 acumula un descenso próximo al 40%.

Nuevas reglas contra la estampida vendedora

Las fuertes ventas registradas el lunes y el jueves en la bolsa china están vinculadas a tres motivos. El primero, los recelos con respecto a la verdadera salud económica y financiera de la economía del gigante asiático. Estas dudas encuentran apoyo en que las caídas no se limitan a la bolsa, sino también a la divisa china, el yuan. Este jueves, se deprecia otro 0,5% contra el dólar, hasta los 6,59 yuanes, con lo que se afianza en su cambio más bajo contra el 'billete verde' desde comienzos de 2011.

El segundo tiene que ver con el temor allevantamiento del 'corralito' impuesto en julio a los grandes inversores.Hace medio año, Pekín prohibió que los accionistas que tuvieran más de un 5% de una empresa pudieran vender acciones. Este veto se prolongaba durante seis meses y caduca este viernes, una proximidad que ha alimentado la ventas preventivas ante la oleada de salidas de dinero que podría verse en la bolsa china. Ante esta posibilidad, y tras las bruscas caídas vistas esta semana, el regulador bursátil chino ha anunciado nuevas medidas este jueves.

En concreto, ha comunicado que,desde el 9 de enero, los accionistas que tengan más del 5% del capital de una empresa no podrán vender más de un 1% cada tres meses y deberán comunicar su decisión 15 días antes de ejecutarla. Con estas iniciativas, las autoridades bursátiles chinas pretenden detener la espiral vendedora de las últimas sesiones y disipar los temores con respecto a una estampida de esos grandes inversores tras el vencimiento de esa prohibición de vender títulos durante seis meses.

Y en tercer lugar, la espiral vendedora había estado alimentada por la propia definición del 'circuit breaker', sistema que ya ha sido suspendido y del que se espera una mejor definición por parte de las autoridades chinas. En Estados Unidos, por ejemplo, el límite para cerrar la bolsa se sitúa en caídas del 20%.

Desplome del 70% desde junio de 2014

El crudo aporta su correspondiente contribución a la incertidumbre, aunque también rebota tras conocer las últimas novedades procedentes de China. El barril Brent, de referencia en Europa y queha llegado a cotizar por debajo de los 33 dólares, recupera los 34 dólares con una subida diaria del 0,2%.

Aunque el descenso del petróleo supone un alivio para los costes energéticos de los países importadores de crudo, para las empresas y para las familias, también representa una amenaza para los países productores y para el sector petrolero. Estos riesgos se ven acuciados después de que, desde junio de 2014, el Brent acumule un hundimiento del 70%.

Ante el nerviosismo que están provocando estas caídas, el dinero está buscando refugio en el oro y en el yen japonés. La onza al contado del metal precioso sube un 1% y alcanza los 1.105dólares, su cotización más alta desde noviembre. En cuanto al yen, se aprecia contra el resto de las principales monedas del mundo. El dólar solo compra118yenes, su cambio más bajo contra la moneda nipona desde febrero de 2015.

Crónica de bolsa Ibex 35 Noticias de China Petróleo