zurich américa podría PAGAR 600 millones de $

Panamá abrirá un agujero superior a los 300 millones de euros en las cuentas de Sacyr

Hay mucho en juego. Sacyr había convertido las obras del Canal de Panamá en su emblema. Ahora ese sueño amenaza con convertirse en una pesadilla

Foto: El presidente de Sacyr Vallehermoso, Manuel Manrique (EFE)
El presidente de Sacyr Vallehermoso, Manuel Manrique (EFE)

Lo barato le puede salir muy caro a Sacyr. El grupo constructor, que se hizo con las obras de la ampliación del Canal de Panamá en 2009 como líder del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), puede ver ahora cómo el sueño de esta adjudicación, convertida por la propia compañía española en su emblema, se torna en una auténtica pesadilla. Porque, en opinión de los expertos, el desplome que sufrió ayer en bolsa, con una caída del 9%, hasta los 3,43 euros, puede ser un aperitivo de lo que le puede esperar si no encuentra remedio a la crisis abierta por la suspensión de esas obras. 

En lo que todo el mundo coincide es en que hay mucho en juego. ¿Cuánto? Pues el propio futuro de la empresa presidida actualmente por Manuel Manrique. Porque el revés de Panamá golpeará en lo cuantitativo en las cuentas de la compañía, pero también en lo cualitativo su credibilidad–. 

En lo cuantitativo, los resultados de los tres primeros trimestres de 2013 muestran bien a las claras el peso que tiene el Canal de Panamá en las cuentas de Sacyr. En ese periodo, el grupo consiguió una facturación de 2.408 millones de euros, de los que el 55% (1.318,8 millones) se originó fuera de España. Uno de cada cuatro euros de esos 1.318,8 millones, es decir, 330 millones, se generó en Panamá, según detalla la compañía española. O lo que es lo mismo, cerca del 14% de la cifra de negocios total del grupo tiene pasaporte panameño. "Y pueden ser más. Nunca ha habido demasiada claridad en torno a lo que supone verdaderamente Panamá en la cuenta de resultados, pero podría rondar los 400 millones en 2013", cuenta un analista que prefiere no ser identificado. 

Además, la actividad de construcción nutre la mayor parte de la cifra de negocios de Sacyr. Entre enero y septiembre del pasado año, proporcionó casi el 60% de la facturación, con 1.414,6 millones de euros. Fuentes del mercado reconocen que la aportación de este segmento, combinada con el saneamiento del grupo y la contribución de la subida de las acciones de Repsol, representó uno de los principales motivos por los que sus títulos se dispararon un 140% en 2013. "Si ahora surgen dudas en torno a esta realidad, la situación se puede revertir", apuntan. 

Y en lo cualitativo, el anuncio de la paralización de las obras merma la credibilidad de Sacyr. "Supone un duro varapalo, porque la compañía ha defendido que las obras en el Canal de Panamá representan la piedra angular de su desarrollo", asegura el analista financiero Alberto Roldán. Y añade: "Se encuentra licitando en medio mundo, con lo que habrá que ver el impacto de lo ocurrido en Panamá en esos procesos". 

Al cierre del tercer trimestre de 2013, la cartera de proyectos de construcción de Sacyr ascendía a 5.527 millones de euros, de los que un 82% procede de contratos internacionales. Teniendo en cuenta el progresivo viraje del negocio y las cuentas hacia la actividad internacional, la crisis abierta en Panamá afecta por tanto a la línea de flotación de la empresa. 

Más efectos en el sector privado...

Pero la decisión de parar las obras no sólo afecta a Sacyr –y al resto de las empresas del consorcio, como son la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa–, sino que tendrá más ramificaciones. Y una de ellas apuntará directamente a Zurich América. El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, ya ha recordado que "en el peor de los escenarios, existe una fianza de cumplimiento con Zurich América por 600 millones de dólares como seguro para terminar la obra". 

...y en el público

La onda expansiva también puede tener alcance público. Además de que este episodio golpea a la Marca España, la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE), cuya participación mayoritaria (50,25%) está en manos del Estado, avaló las obras con una garantía de 400 millones de dólares. 

Por el momento, Panamá ha abonado 2.000 millones de dólares por las obras, de los 3.200 de los que constaba el contrato original. GUPC solicita ahora que la ACP afronte el pago de los sobrecostes que viene reclamando el consorcio liderado por Sacyr, que ascienden a 1.625 millones de dólares. Ante la negativa de la ACP, Sacyr ha decidido paralizar las obras. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios