Reciclaje de paneles solares: cuando una fuente de energía es 'limpia' de verdad
  1. Medioambiente
  2. Energía
85% altamente reciclable

Reciclaje de paneles solares: cuando una fuente de energía es 'limpia' de verdad

La energía solar fotovoltaica se ha convertido en una de las tecnologías más maduras y eficientes de entre todas las renovable, pero ¿qué sucede cuando los paneles llegan al final de su vida útil? ¿Es cierto que son tan sostenibles?

placeholder Foto: La fabricación de paneles solares puede llevarse a cabo en gran parte con el reciclaje de otros paneles solares. Reuters
La fabricación de paneles solares puede llevarse a cabo en gran parte con el reciclaje de otros paneles solares. Reuters

La energía limpia y renovable ayuda, entre otras cosas, a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y requiere poco mantenimiento durante la vida útil de la inversión en comparación con otras formas de generación de energía. ¿Qué pasa cuando les toca ir al 'desguace'? Lógicamente no podemos llenar los vertederos de paneles, sobre todo con los millones de toneladas que pueden suponer en desechos.

Los paneles solares son reciclables. Se fabrican a base de una combinación de vidrio, aluminio y plástico (productos que se reciclan habitualmente en cantidades masivas). Respecto al vidrio y el aluminio, han demostrado ser altamente reciclables. De hecho, ambos componentes constituyen el 85% de la masa del panel solar y son relativamente fáciles de recuperar. Pero, ¿qué pasa con el plástico? Ya sabemos que se recicla con bastante menos frecuencia a la par que es un material menos valioso. En esencia, el problema radica en separar los materiales. Los polímeros y componentes electrónicos de los paneles solares también se pueden reciclar, pero extraer cada uno de los materiales de los que está compuesto puede ser tedioso y muchas veces precisar de maquinaria avanzada.

El aluminio de los paneles solares se considera 100% reciclable, y el vidrio alcanza el 95%

La realidad del reciclaje de paneles solares es más complicada que pensar que únicamente hay que desarmarlos y reutilizar los componentes. Actualmente, los procesos de reciclaje siguen sin ser muy eficientes, lo que deriva casi en un mayor coste el tratamiento que se necesita para reciclar uno que lo que cuesta producir uno nuevo.

Afortunadamente, gracias a la rápida expansión de la tecnología solar, el reciclaje de paneles solares se ha convertido en una parte importante del mercado de la energía solar. Ya una investigación de 2016 de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) estimó que los materiales reciclables en los módulos solares antiguos tendrían un valor de 15.000 millones de dólares en activos recuperables para el año 2050 y que representarían hasta 78 millones de toneladas métricas de materias primas. Se avecina un aumento significativo de los desechos de paneles solares.

placeholder La vida útil de los paneles solares supera los 30 años. EFE
La vida útil de los paneles solares supera los 30 años. EFE

Los fabricantes de paneles solares están también obligados por ley a cumplir requisitos legales específicos y estándares de reciclaje para asegurarse de que los paneles solares no se conviertan en una carga para el medio ambiente. Al menos en la Unión Europea. No así en Estados Unidos, que depende independientemente de cada uno de los estados.

¿Cuánto dura un panel solar?

Según los estudios, la esperanza de vida de los paneles solares es de unos 30 años antes de su desmantelamiento y la eficiencia se reduce entre un 6 y un 8% después de 25 años, siendo cifras garantizadas por la mayoría de los fabricantes, por lo que la vida útil de un panel de alta calidad podría llegar incluso a los 30 o 40 años y seguir funcionando más adelante, aunque con una eficacia decreciente. No hay obsolescencia programada aquí.

¿Cómo se reciclan exactamente?

Primero se retira el marco de aluminio del panel que se considera 100% reutilizable. Luego, se separa el vidrio mientras pasa por una cinta transportadora (el 95% de esta pieza se considera reutilizable). Posteriormente, el panel reciclado pasa por un tipo de procesamiento térmico (a 500 ºC) que permite la evaporación de pequeños componentes plásticos que aún no se han quitado del panel. Por último, se graban las obleas de silicio antes de fundirse en placas reutilizables (un material que se considera reutilizable en un 85%).

Foto: Centro de generación solar de Tenaska en El Centro, California. (Reuters)

En algunos casos, los paneles se someten a un proceso similar de separación mecánica de los componentes, pero luego pasan por un proceso de separación química conocido como delaminación para eliminar la capa de polímero del vidrio y el material semiconductor.

Con todo, la industria continúa innovando con la intención de optimizar el desarrollo del reciclaje y recuperar materiales de la más alta pureza. Por ejemplo, Veolia, una empresa francesa, emplea robots para separar partes de paneles solares a base de silicio para su reciclaje, pudiendo procesar más de 1.800 toneladas de materiales de paneles solares al año. Y planean mejorar sus cifras.

Un mercado emergente

La creencia común de que los paneles solares no son reciclables es, por tanto, un mito. Sin embargo, sí que es cierto que necesita tiempo para implementarse ampliamente y requiere más investigación para alcanzar su máximo potencial con objeto de reciclar adecuadamente todos los componentes de los paneles solares. Lo bueno es que dado su éxito aportará otros beneficios a la economía. Una vez que se establezca una infraestructura de reciclaje de paneles solares adecuada para gestionar los grandes volúmenes de módulos fotovoltaicos que se eliminarán en un futuro próximo, el reciclaje de paneles solares creará ofertas de empleo verde, inversión recuperable para 2050 y es probable que surjan nuevas oportunidades dentro de la economía del sector.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Energías renovables Medio ambiente
El redactor recomienda