Suben las renovables, sí, pero las fósiles suben todavía más
  1. Medioambiente
  2. Energía
informan desde ember

Suben las renovables, sí, pero las fósiles suben todavía más

A pesar de la excepcionalidad que supuso el año 2020 en lo que generación eléctrica se refiere, la demanda global de energía sube más de lo que el aumento en energías limpias puede proveer. China y su carbón sigue a la cabeza

placeholder Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

La energía eólica y la solar experimentaron un fuerte impulso durante el año 2020 a nivel mundial, lo que contribuyó a una “caída récord” de la generación eléctrica a base de carbón en todo el planeta.

Sin embargo, pese al parón de un 0,1 por ciento en la demanda mundial de energía a consecuencia de la pandemia del coronavirus, desde el año 2015 el mundo sigue incrementando sus necesidades energéticas a un ritmo superior al que crece la implantación de energías limpias.

China que, al contrario que el resto del mundo, incrementó el uso del carbón en un 2 por ciento

Los datos forman parte del informe ‘Global Electricity Review’ que elabora cada año el centro de estudios energéticos Ember. Entre sus principales conclusiones señala que en 2020 se registró una “caída récord” mundial en la generación de carbón del 4% mientras que las energías eólica y solar crecieron un 15%. De acuerdo con el estudio, esto solo ha sido posible por la “pausa” en la demanda eléctrica provocada por el coronavirus. Es la primera vez que esto ocurre a nivel global desde el año 2009 y en aquella fecha estuvo motivada por el impacto de la crisis financiera mundial.

Así, todos los países que emplean carbón, incluido India, redujeron la producción de electricidad con este combustible fósil. El descenso de India fue de un 5% y el de Estados Unidos y la Unión Europea de un 20%, respectivamente. La excepción a la regla en 2020 fue China que, por el contrario, incrementó el uso del carbón en un 2 por ciento.

Pero el informe refleja también que en el lustro transcurrido desde la firma del Acuerdo de París contra el cambio climático en 2015 la demanda global de electricidad ha seguido creciendo, incluso por encima del aumento de las energías no contaminantes, lo que significa que los combustibles fósiles siguen al alza. En consecuencia, las emisiones del sector eléctrico en 2020 son más altas ahora que en 2015, a pesar de los compromisos climáticos adquiridos por la comunidad internacional.

Además, el trabajo expone que el paréntesis en la caída de la demanda eléctrica a consecuencia del covid-19 terminó en el último trimestre de 2020, puesto que ya en el mes de diciembre las necesidades de electricidad volvieron a crecer y se situaron incluso por encima de la demanda de la misma treintena del año anterior. En concreto, en esa fecha esta ya superaba a la de diciembre de 2019 en un 5 por ciento en India; un 2 por ciento en la UE, Corea del Sur y Estados Unidos y un 3 por ciento en Japón y Turquía.

Lejos de los pasos necesarios

El director global de Ember, David Jones, ha advertido que el mundo necesitará “hacer más para garantizar que el consumo de carbón sigue cayendo”. “Con una demanda de carbón que seguirá creciendo en 2021 en China, India y Estados Unidos, está claro que todavía deben darse pasos mayores”, ha manifestado.

De hecho, la Agencia Internacional de la Energía estima que para alcanzar el objetivo de alcanzar en 2050 un sistema eléctrico neutro en emisiones es preciso que la energía con carbón se retraiga un 14 por ciento año tras año.

El ‘Global Electricity Review’ precisa que el 15 por ciento de sol y viento más se traduce en 314 TWh, que equivalen a más que toda la producción eléctrica anual de Reino Unido. En la actualidad, la energía eólica y solar suministran en torno al 10% de la demanda eléctrica mundial.

placeholder Solar power plant
Solar power plant

En concreto, el informe precisa que estas dos energías limpias satisfacen ya el 9% de la electricidad en India; el 9,5%; el 10%; el 11%; el 12% y el 12% en Turquía. El trabajo apunta a Europa como el líder en este camino, donde la eólica y la solar suman el 33 por ciento del suministro en Alemania y el 29 por ciento en el Reino Unido, lo que da cuenta de la rapidez con que estas energías limpias pueden integrarse en el sistema eléctrico de los países.

En cuanto al resto de energías, Ember expone que el gas y el petróleo bajaron en 2020 en 12 Twh mientras que la energía hidroeléctrica generó 94 Twh más, lo que se contrarresta con una caída de 104 Twh de la energía nuclear.

China, una isla a contracorriente

El análisis del ‘think tank’ muestra a China como una isla a contracorriente del resto del mundo, puesto que ella sola fue responsable del 53 por ciento del suministro eléctrico con carbón a nivel global. En la actualidad su demanda eléctrica per cápita es superior a la de países como Reino Unido o Italia. Aunque desde 2015 ha ido elevando el peso en su mix eléctrico de las energías renovables, sin embargo, el peso del carbón en su sistema supone todavía del 39 por ciento.

Con todo, las emisiones globales del sector eléctrico fueron el pasado ejercicio un 2 por ciento superiores a las de 2015 a pesar del parón por la pandemia, puesto que la demanda ha crecido un 11 por ciento en este lustro.

Foto: Emisiones de una central de carbón. (EFE)

“El progreso actual está lejos de la velocidad adecuada. A pesar de la caída récord del carbón durante la situación pandémica, es todavía un descenso menor respecto a lo que es necesario. Las necesidades de carbón tienen que precipitarse un 80% en 2030 para evitar los peligrosos niveles de calentamiento superiores a 1,5ºC. Necesitamos construir la suficiente capacidad de energías limpias y de manera simultánea sustituir el carbón y electrificar la economía global. Los líderes mundiales todavía tienen que despertarse a la inmensidad del reto”, ha sentenciado Jones.

En la misma línea, el analista senior de Ember Muyi Yang ha subrayado que a pesar de algún progreso, China todavía está luchando para contener el crecimiento de la generación de carbón. “Un rápido crecimiento de su demanda de electricidad está aumentando la generación con carbón y las emisiones. El crecimiento de una demanda más sostenible permitirá a China eliminar gradualmente su gran parque de carbón, especialmente las menos eficientes y proporcionar mayores oportunidades al país para atender a sus aspiraciones climáticas”, ha valorado.

Energías renovables Cambio climático
El redactor recomienda