Ausencia en la despedida (bye, bye) de Zapatero en el Consejo de Estado
  1. España
  2. Palo Alto

Ausencia en la despedida (bye, bye) de Zapatero en el Consejo de Estado

A la cordial despedida oficializada en el despacho del presidente -copitas y canapés- ni siquiera asistió la que fue su número dos en el Gobierno, la consejera María Teresa Fernández de la Vega

placeholder Foto: El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero. (EFE)
El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero. (EFE)

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Becaría, había comunicado a la Comisión Permanente del organismo consultivo que el día 8, jueves, a las 13 horas, el consejero José Luis Rodríguez Zapatero tendría mucho gusto en saludar a sus colegas para oficializar su despedida de tamaño órgano del Estado.

En realidad Zapatero (enchufado ahora en una fundación alemana con un sueldo teutón de campanillas para hacer nadie sabe qué) llegó al Consejo como se ha ido: sin pisarlo ni comerlo. Los escoltas sabían que llegaba una vez a la semana a la sede de la calle Mayor para estar hora y media (aprendiendo inglés con profesora particular) y aportar a los sesudos informes lo que no puede dar por falta de caletre y estudio.

Pues bien, a la cordial despedida oficializada en el despacho del presidente -copitas y canapés- ni siquiera asistió la que fue su número dos en el Gobierno, la consejera María Teresa Fernández de la Vega. Tampoco se vio a Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. En su defecto le dieron palmaditas don Landelino Lavilla -un caballero de los de antes-, Rodríguez Piñero (de su cuerda ideológica), Fernando Ledesma (ídem pero en plan pijo), el exjefe de la Casa del Rey, Alberto Aza, José Luis Manzanares (que le desprecia), Enrique Alonso y la secretaria general Guadalupe Hernández Gil (apellido obliga).

Por una vez, el contribuyente gana.

José Luis Rodríguez Zapatero Consejo de Estado