Las pruebas de ADN confirman que los restos óseos de Zaldibar son de Alberto Sololuze
  1. España
  2. País Vasco
Uno de los dos trabajadores desaparecidos

Las pruebas de ADN confirman que los restos óseos de Zaldibar son de Alberto Sololuze

El pasado domingo a primera hora de la tarde, se encontró a 23 metros de profundidad un hueso envuelto en tela en el vertedero y se confirmó que pertenecía a una persona

Foto: Equipos de rescate en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia). (EFE)
Equipos de rescate en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia). (EFE)

Las pruebas de ADN han confirmado que los restos óseos encontrados en el vertedero de Zaldibar corresponden a Alberto Sololuze, uno de los dos trabajadores que estaban desaparecidos desde que se produjo el derrumbe en febrero, según ha informado fuentes del Departamento de Seguridad.

Las mismas fuentes han explicado que ya se ha comunicado a la familia de Sololuze y al juez que la prueba de ADN ha sido positiva y que los restos óseos encontrados pertenecen a Alberto Sololuze, que, junto con Joaquín Beltrán, fue sepultado en el momento del derrumbe. Los trabajos de búsqueda de Beltrán van a continuar en la zona donde se han localizado los de su compañero durante unos 15 días más. "Va a haber una búsqueda muy minuciosa que nos va a llevar unas dos semanas", ha explicado Elena Moreno, viceconsejera del Gobierno vasco.

Foto: Equipos de búsqueda trabajan en el vertedero de Zaldibar (Vizcaya). (EFE)

El pasado domingo a primera hora de la tarde, se encontró a 23 metros de profundidad un hueso envuelto en tela en el vertedero y, posteriormente, se confirmó que pertenecía a una persona. Desde ese momento, han aparecido otros restos óseos, además de algunos objetos personales como una cámara de fotos, una correa de reloj, unas gafas de sol y un candado.

El lugar donde se encontraron los restos óseos y esos objetos, en la zona B1, junto a la báscula, era el área en el que se pensaba que se encontraba Alberto Sololuze en el momento del derrumbe. El cuerpo de Sololuce apareció junto a restos de la báscula, pero más abajo del emplazamiento original de ésta.

Si no se localiza a Joaquín Beltrán en esta zona, la búsqueda seguiría ladera arriba, hasta la zona donde originalmente estaba la báscula, lo que supone unos treinta-cuarenta metros por encima del punto actual. Ello, ha descrito, la viceconsejera, complicaría los trabajos: "Supone trabajar sobre un talud y sacar casi 350.000 metros cúbicos, para poder llegar con seguridad a la zona de la báscula".

Llevaría unos tres o cuatro meses limpiar y examinar toda la zona, unos trabajos que la viceconsejera ha garantizado que seguirán hasta el final.

ADN Desaparecidos
El redactor recomienda