fue recibido como un héroe al salir de la cárcel

Homenaje a uno de los carceleros de Ortega Lara: bengalas, cohetes, vítores y... esteladas

Covite denuncia ante la Audiencia Nacional el multitudinario homenaje dispensado en Bergara a José Miguel Gaztelu por un posible delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas

Foto: Un pasillo humano recibe con vítores y bengalas a uno de los carceleros de Ortega Lara en su Bergara natal.
Un pasillo humano recibe con vítores y bengalas a uno de los carceleros de Ortega Lara en su Bergara natal.

José Miguel Gaztelu Otxandorena fue uno de los cuatro carceleros de José Antonio Ortega Lara. Dos décadas después de su detención, el integrante de ETA que mantuvo secuestrado durante 532 días al funcionario de prisiones en un inmundo y oscuro agujero recobró la libertad, la misma libertad que el comando etarra negó a Ortega Lara incluso tras su desarticulación, al dejarle condenado a una muerte segura de no ser por la actuación de la Guardia Civil, que localizó el difícil acceso al zulo debajo de una pesada máquina industrial. Y Gaztelu recuperó la libertad sintiéndose un héroe, como cuando mantenía retenida a su presa.

Su pueblo natal, Bergara (Guipúzcoa), le dispensó la noche del miércoles un recibimiento con todos los honores horas después de abandonar la prisión de Algeciras (Cádiz) tras cumplir 20 de los 32 años de cárcel a los que fue condenado por el secuestro de Ortega Lara y los 47 adicionales por el rapto del empresario Julio Iglesias Zamora (14) y el asesinato del guardia civil Mario Manuel Leal Baquero (33). En total, 79 años de condena, de los que ha cumplido una cuarta parte.

Gaztelu fue recibido con bengalas y cohetes por un amplio pasillo humano que le vitoreaba puño en alto y efusivos abrazos a su paso entre aplausos y gritos a favor de los presos de ETA y la amnistía. El homenaje incluyó regalos (flores o una 'txapela'), un 'aurresku', banderas a favor de la amnistía y del acercamiento a las cárceles vascas de los presos de ETA, pancartas en su honor con un ‘ongi etorri' (bienvenido), ikurriñas y… esteladas catalanas. La bandera independentista sobresalía en primera línea durante el 'aurresku' en pleno centro del municipio.

El multitudinario homenaje, documentado con vídeos y fotografías por el colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco, Covite, en su Observatorio de la Radicalización, va a llegar a la Audiencia Nacional con la denuncia que la asociación liderada por Consuelo Ordóñez va a presentar por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas. “Lo sucedido es un acto obsceno y solo propio de una sociedad moralmente enferma”, denuncia Covite.

Covite va a pedir explicaciones a Instituciones Penitenciarias por los motivos de la excarcelación de Gaztelu: acumulaba condenas por 79 años

No va a ser la única acción que emprenda Covite por la puesta en libertad del carcelero de Ortega Lara. Este colectivo va a pedir explicaciones a Instituciones Penitenciarias por los motivos de la excarcelación de Gaztelu, dadas las elevadas penas que le fueron impuestas por su currículo criminal. “Las cuentas no salen”, censura.

Gaztelu, en el centro, posa con una bandera a favor de los presos a su salida de la cárcel de Algeciras. A la izquierda de la imagen, 'el carnicero de Mondragón'.
Gaztelu, en el centro, posa con una bandera a favor de los presos a su salida de la cárcel de Algeciras. A la izquierda de la imagen, 'el carnicero de Mondragón'.

El homenaje a Gaztelu comenzó la mañana del miércoles en el penal gaditano, donde fue recibido nada más abandonar la prisión por, entre otros, el histórico etarra Jesús María Zabarte, ‘el carnicero de Mondragón’, con 20 atentados y 17 asesinatos a sus espaldas. A las puertas de la cárcel posó junto a familiares y amigos con ikurriñas y banderas a favor de los presos de ETA.

Gaztelu integraba el comando de ETA que secuestró al funcionario de prisiones junto a sus compañeros José Luis Erostegi, Javier Ugarte Villar y el fallecido Iosu Uribetxeberria Bolinaga. Los cuatro etarras eran miembros legales de la banda (no estaban fichados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado) y hacían vida normal en la localidad guipuzcoana de Mondragón, donde le tuvieron retenido en un zulo habilitado en una nave industrial.

Las imágenes y vídeos del homenaje dispensado a Gaztelu en Bergara se recogen en el Observatorio de la Radicalización que ha creado Covite en su página web para documentar los actos de enaltecimiento del terrorismo etarra en el País Vasco.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios