Es noticia
Menú
La vía de escape de nuestros mayores: "Atendemos a más de 1.300 personas"
  1. España
  2. Madrid
ancianos

La vía de escape de nuestros mayores: "Atendemos a más de 1.300 personas"

Son muchas personas de la tercera edad las que acuden a estas instalaciones en busca de compañía y actividades que les ayuden a cuidarse y motivarse

Foto: “Intentamos ofrecer un marco de atención individual y personalizada". (Sanivida)
“Intentamos ofrecer un marco de atención individual y personalizada". (Sanivida)

Los centros de día son una alternativa para las personas mayores precisan ayuda y compañía. Bien porque los hijos o los familiares cercanos no le pueden prestar toda la atención que precisan o bien porque ni siquiera vivan en la misma ciudad para auxiliarlos en el día a día o, incluso, para socorrerlos en caso de emergencia. El primer concepto que viene a la cabeza es el de la residencia de la tercera edad, un lugar donde estarán atendidos y podrán compartir tiempo con otras personas en similar situación.

Pero claro, el ser humano por naturaleza tiene miedo a envejecer, a no valerse por sí mismo y le cuesta aceptar que el tiempo pasa para todos. Y, en muchas ocasiones, se niegan a acudir a una de estas instalaciones por miedo a asumir que los mejores años ya pasaron o porque realmente aún no necesitan atención y cuidados durante las 24 horas. Para ese tipo de casos, la alternativa son los centros de día, especializados en la tercera edad, con un grupo de profesionales que también se ocupan de ofrecer la mejor calidad de vida a nuestros mayores pero solo durante determinadas horas del día, sin necesidad de comer o cenar allí ni mucho menos de instalarse y pasar la noche.

placeholder Una persona mayor acudiendo en un centro de día. (Sanivida)
Una persona mayor acudiendo en un centro de día. (Sanivida)

“Intentamos ofrecer un marco de atención individual y personalizada, respetando la dignidad y los derechos individuales de cada persona”, apunta Ana Usano, jefa de desarrollo de Sanivida, una empresa del sector sociosanitario, que gestiona diferentes centros de día en la Comunidad de Madrid.

“Atendemos a más de 1.300 personas mayores de entre 60 y 102 años a lo largo del día”, señala Usano. Pero estos centros ofrecen muchos más servicios que el mero entretenimiento para la tercera edad o la compañía entre ellos. “Disponemos de atención sanitaria, rehabilitadora, psicosocial, cuidados personales, animación sociocultural, restauración y cafetería, transporte, formación y apoyo a las familias, peluquería y podología”, asegura Ana, que incide en que “nuestra metodología lo que busca es cuidar a las personas para que puedan seguir teniendo el control en su entorno y en su vida cotidiana desarrollando sus capacidades y sintiéndose bien”. Y claro, para ello, se necesitan expertos cualificados en el desarrollo de diferentes terapias como la del tratamiento del Alzheimer y otras demencias, la fisioterapia, la reeducación de la marcha del Parkinson, la psicomotricidad o la estimulación sensorial.

placeholder Atienden a más de 1.300 ancianos de entre 60 y 102 años. (Sanivida)
Atienden a más de 1.300 ancianos de entre 60 y 102 años. (Sanivida)

En muchas ocasiones, lo más complejo es conseguir crear el ambiente propicio para que los usuarios decidan volver cada día. “La sensación de hogar y familia son dos conceptos que nos esforzamos por transmitir. El trato diario, el respeto, la profesionalidad y el cariño que se transmite a nuestros mayores y sus familias es el principal motivo por el que vuelven”, explica la jefa de desarrollo de Sanivida.

Pero, evidentemente, la edad media de las personas que acuden a diario a los centros de día es muy elevada y deben estar preparados para asistir cualquier tipo de emergencia que se pueda dar. “Cualquier profesional que detecte o sospeche una incidencia sanitaria durante su estancia en el centro debe avisar de forma inmediata a nuestro personal sanitario que se encargará de realizar un examen general del estado de salud de la persona. También contamos con su historia clínica para que el médico la pueda consultar si es necesario. Además, mantienen una comunicación constante con los servicios de atención primaria y de urgencias para seguir en todo momento sus indicaciones”, relata Ana. Pero tampoco se olvidan de las personas cercanas al afectado. “Simultáneamente mantenemos informada a la familia de la situación y, en los casos en los que no pudieran personarse en el centro o en los servicios de urgencias, la persona atendida siempre es acompañada por uno de nuestros profesionales”.

placeholder La pandemia ha sido un gran un reto para estos centros. (Sanivida)
La pandemia ha sido un gran un reto para estos centros. (Sanivida)

Aunque el protocolo a seguir es exhaustivo, la pandemia ha obligado a estos centros a reinventarse, a extremar aún más las medidas y a no bajar la guardia. “Hemos pasado situaciones realmente complicadas con la covid y debemos reconocer que a día de hoy seguimos adaptándonos a las circunstancias sobrevenidas, siempre pendientes de las normativas y recomendaciones de las administraciones para poder garantizar una estancia segura y de confianza para todos”, afirma Usano. “Hemos creado grupos y salas burbuja, protocolos de prevención y actuación, hemos adquirido mamparas y máquinas de ozono para desinfectar, medimos regularmente la calidad del aire, hemos reforzado la higienización del centro, realizamos test de antígenos semanales y nos hemos visto obligados a restringir las visitas presenciales”.

Pero, al igual que en todos los ámbitos de la vida, hay que mirar al futuro, seguir progresando y adaptarse a las nuevas necesidades que han desarrollado nuestros mayores. Para ello, el mejor espejo para mirarse es la propia experiencia. “Estamos en continua evolución y crecimiento. La pandemia ha cambiado la forma de relacionarnos y la forma de interactuar. Y en este sentido hemos implementado e impulsado el uso de las nuevas tecnologías. Hemos adaptado nuestras actividades para que las personas mayores puedan seguir desarrollándose y compartiendo experiencias tanto con sus compañeros como con sus familiares”, zanja Ana. Sin duda, los centros de día son unas instalaciones necesarias para ayudar y acompañar a las personas que ya han entrado en la tercera edad y que, a menudo, demandan algún tipo de relación social y tratamientos.

Los centros de día son una alternativa para las personas mayores precisan ayuda y compañía. Bien porque los hijos o los familiares cercanos no le pueden prestar toda la atención que precisan o bien porque ni siquiera vivan en la misma ciudad para auxiliarlos en el día a día o, incluso, para socorrerlos en caso de emergencia. El primer concepto que viene a la cabeza es el de la residencia de la tercera edad, un lugar donde estarán atendidos y podrán compartir tiempo con otras personas en similar situación.

Tercera Edad