Es noticia
Menú
Un coche sin conductor vende comida por el centro de las rozas
  1. España
  2. Madrid
A CUERPO DE REY

Un coche sin conductor vende comida por el centro de las rozas

Goggo Cart, el primer vehículo de conducción autónoma que circula por una vía pública en España

Foto: Goggo Cart en las Rozas. (L.F.)
Goggo Cart en las Rozas. (L.F.)

El nuevo vendedor ambulante de comida del municipio madrileño de las Rozas es algo particular: mide apenas más de un metro, es metálico, lleva cuatro ruedas y es autónomo. Esta semana ha echado a andar por el centro de la ciudad vendiendo napolitanas, tortillas y sándwiches al tiempo que ha sorprendido a propios y a extraños. Lleva un mensaje claro y conciso grabado en su reluciente frente: “¿Nos tomamos algo?”.

Camina a un máximo de 10 kilómetros por hora y recorre la calle Real de arriba a abajo repartiendo desayunos y comidas de restaurantes locales. De cuando en cuando, se le escucha frenar: ha llegado a un cruce con la calle de la Cuesta de San Francisco y detecta que hay otro coche. La gente le hace fotos y se pregunta qué es. “No tiene conductor, cuidado”, se escucha decir a un peatón mientras saca el móvil para hacerle una foto a este pequeño escarabajo. “Es un mini autobús”, se le escucha decir a otro vecino.

placeholder Camina a 10 kilómetros por hora. (L.F.)
Camina a 10 kilómetros por hora. (L.F.)

En realidad, este pequeño aunque pesado aparato de 500 kilogramos cuenta con una batería de autonomía de hasta 100 kilómetros y usa la inteligencia artificial para moverse por entre la gente. Se llama Goggo Cart, y es un food truck de conducción autónoma. Esta es la primera vez que un coche con estas características circula por una vía pública en España, razón por la que no resulta rara la extrañeza de todo el que se cruza en su camino.

Una de esas personas este jueves ha sido Susana Muñiz, de 50 años, que vive desde hace 15 años en el municipio. Jamás había visto algo así deambular por el barrio. “A mí eso tan moderno no me gusta, me gusta el trato personalizado”, dice. La realidad es que el Goggo Cart funciona como una máquina expendedora: es tan fácil como seleccionar el producto en la pantalla táctil, pagar con tarjeta y recoger la comida del vehículo. Frío pero efectivo. “La comida sale caliente, porque tiene un horno que la mantiene a 45 grados”, explica David Villagrá, responsable de Estrategia de negocios y operaciones de Goggo Network.

Food truck en coche

El vehículo se surte de dos comercios de la zona. Esta fue una de las condiciones que impuso en su día para su puesta en marcha la empresa Rozas Innova, encargada de llevar la innovación al Ayuntamiento del municipio: el aparato debía fomentar el comercio local para gozar de buena acogida entre vecinos y comerciantes de toda la vida.

Por las mañanas sirve desayunos de la Cafetería Castilla, y por las tardes hace lo propio con tortillas y sándwiches del restaurante El Sarao de Lara. "Si se queda sin existencias o si necesita hacer algún cambio en el menú, acudirá de nuevo a su punto de reabastecimiento", explica Villagrá. Por ejemplo, este jueves, pasado el mediodía, ya no le quedaban croissants de jamón y queso. Como a cualquier otro vendedor que se ha quedado sin género, le ha tocado ir a por existencias.

placeholder Pantalla para seleccionar la comida. (L.F.)
Pantalla para seleccionar la comida. (L.F.)

El dueño de la Cafetería Castilla, Ignacio Pedrera, de 54 años, lleva 41 en el negocio y nunca se imaginó que iba a terminar vendiendo sus productos dentro de un coche autónomo. "Me gustaría que fuera por más calles para que llegara a más gente", dice Pedrera.

El dueño de la cafetería llegó a Goggo a través de la asociación de comerciantes de la zona. “Es muy pronto para ver beneficios, pero todo lo que sea vender, así sea un euro más, es bienvenido”, dice Pedrera.

¿Quitará puestos de trabajo?

Uno de los grandes problemas que le ven los vecinos a este coche sin conductor es que sienten que este tipo de tecnología puede quitar puestos de trabajo. Por ejemplo, a Fernando Silio, de 72 años, que iba de compras con su mujer por la calle cuando se ha parado a ver qué era esta pequeña máquina, le parece que a la idea todavía hay que darle todavía una vuelta desde el punto de vista legislativo: “El tema de la automoción en el futuro con este tipo de cosas debería llevar un impuesto que prevenga que haya gente que se quede sin trabajo”, explica.

El director de innovación tecnológica de Las Rozas Innova, Javier Peña, ofrece el punto de vista contrario y explica que este coche no solo no ha restado salarios, sino que, al contrario, ha creado puestos de empleo que no existían, pues cada uno de estos vehículos requiere de personas que lo supervisen. Además, subraya, ha ayudado a la economía local.

placeholder Localizar el vehículo con tu móvil. (L.F.)
Localizar el vehículo con tu móvil. (L.F.)

Otra de las preocupaciones de los roceños es que el vehículo se salga de control y arrolle a algún viandante. Ante este temor, Peña explica que se ha hecho un mapeo controlado por la policía local asegurando todas las medidas de seguridad para tener control sobre el vehículo en movimiento.

Regulaciones y permisos

Otra dificultad a tener en cuenta es que la razón por la cual no habían existido previamente este tipo de coches en ciudades como Madrid o Las Rozas es que la normativa y las regulaciones no lo permitían. Sin embargo, este mes el Ayuntamiento de Las Rozas ha dado un permiso de un mes para las pruebas piloto a Goggo Cart para que deambule por la calle peatonal de 11 de la mañana a 17.00 entre las casetas de la feria navideña.

En Madrid, el Ayuntamiento introdujo en septiembre en la reforma de su Ordenanza de Movilidad Sostenible la posibilidad de que empresas soliciten un permiso al Ayuntamiento para la circulación de vehículos sin conductor por cualquier vía pública urbana apta así como por aceras y calles peatonales.

Por esto, el próximo destino de Goggo Cart en enero serán las Cuatro Torres. La idea que tienen sus dueños es llevar la comida del restaurante de la Gran Familia mediterránea de Dani García y la pastelería Mallorca para atraer a todos los empresarios y estudiantes de las escuelas de negocios de la zona.

Martin Varsavsky, fundador en su día de Jazztel, y la empresaria Yasmine Fage crearon en 2018 Goggo Network, una startup financiada por Axel Springer y Softbank especializada en el transporte sin conductor y que está ayudando a desarrollar en Europa el marco legal de ingeniería para flotas de vehículos autónomos.

Paco Flórez, de 45 años, trabaja en una caseta del mercado navideño de Las Rozas y ha visto a este particular vendedor ir y venir desde que abrió su caseta. El food truck le ha solucionado un poco la vida, porque como no se pueden mover de su lugar de trabajo ni para comer, gracias al aparato tiene acceso a servicio de comida a domicilio. A falta de que esta tecnología despeje dudas entre vecinos y legisladores, el Goggo Cart de Las Rozas ya tiene al menos un cliente fiel.

El nuevo vendedor ambulante de comida del municipio madrileño de las Rozas es algo particular: mide apenas más de un metro, es metálico, lleva cuatro ruedas y es autónomo. Esta semana ha echado a andar por el centro de la ciudad vendiendo napolitanas, tortillas y sándwiches al tiempo que ha sorprendido a propios y a extraños. Lleva un mensaje claro y conciso grabado en su reluciente frente: “¿Nos tomamos algo?”.

Softbank Cuatro Torres