En la calle de Valcarlos

Vídeo | Una pareja de jabalíes sorprende a los vecinos de Las Tablas (Madrid)

No es la primera vez que llegan a este distrito del norte de Madrid: hace apenas dos años, pudo divisarse a una familia entre las calles Sierra de Atapuerca y Portomarín

Foto: Una pareja de jabalíes (Pixabay)
Una pareja de jabalíes (Pixabay)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Una pareja de jabalíes ha sorprendido esta semana a varios vecinos del barrio madrileño de Las Tablas. En un vídeo grabado desde un vehículo, que se ha difundido a través de distintas redes sociales, puede observarse cómo una pareja de estos animales, que por lo general habita en zonas boscosas pero que en contadas ocasiones pueden cruzar carreteras en busca de comida, transita en plena noche por la calle de Valcarlos, desde donde se divisa el reconocible edificio La Vela.

No es la primera vez que los cerdos salvajes llegan a este distrito del norte. Hace apenas dos años, pudo divisarse a una familia entre las calles Sierra de Atapuerca y Portomarín. Aquella vez no se logró averiguar su procedencia y se especuló con que hubieran abandonado el cercano bosque de Valdelatas cruzando los túneles situados bajo la M-40. Paralelamente, se avistaron ejemplares en Las Rozas y en Boadilla del Monte.

Varios jabalíes aparecen en el barrio madrileño de Las Tablas

Un problema recurrente

Ya en 2017, la presencia de jabalíes se convirtió en un serio problema para algunos municipios de la Comunidad de Madrid. Entre las poblaciones de Torrelodones, Las Rozas, Galapagar, Hoyo de Manzanares, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Colmenar Viejo, Aranjuez se contaba entonces una población que variaba entre los 35.000 y los 40.000 ejemplares de cuyo sacrificio o cuarentena no se hacía responsable el Gobierno regional, sino que quedaba en manos de los respectivos ayuntamientos.

Aunque la Consejería de Medio Ambiente establece planes de control si los ejemplares están enfermos y suponen un peligro para las personas, además de otorgar miles de permisos de caza cada temporada en función de la evolución de la población, considera que la responsabilidad es municipal cuando estos animales llegan a los cascos urbanos.

Para los consistorios hay pocas opciones que no sean el sacrificio de los jabalíes, teniendo en cuenta que sólo es posible trasladarlos a su hábitat o a centros especializados si los controles sanitarios dan resultado negativo en pruebas de diagnóstico de tuberculosis, peste porcina clásica, peste porcina africana, enfermedad vesicular porcina y enfermedad de Aujeszky. El problema es que la tuberculosis tiene una gran prevalencia en esta especie, pues se calcula que más del 50% de ejemplares son portadores de esta enfermedad.

"Dada la prevalencia de la enfermedad y teniendo en cuenta que pueden existir falsos negativos, solamente podrían trasladarse a cercados controlados, con vallados seguros para jabalíes, en lugares donde posteriormente se cazaran, y siempre y cuando no estuvieran en una zona de influencia de otras explotaciones ganaderas. Aun así, habría que estudiar el caso, y esta práctica no sería en absoluto recomendable", explicaban desde el Gobierno regional.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios