Garrido ensalza el centro y recuerda a Cifuentes: una profesional de lo público
creará una consejería exclusiva de justicia

Garrido ensalza "el centro" y recuerda a Cifuentes: "una profesional" de lo público

Pocas novedades en el discurso de investidura de Ángel Garrido, que anuncia alguna rebaja fiscal y solo al final de su discurso ha tenido palabras para su predecesora

Foto: Garrido al frente del gobierno regional con el respaldo del pp y de ciudadanos
Garrido al frente del gobierno regional con el respaldo del pp y de ciudadanos

Ángel Garrido, presidente en funciones de la Comunidad de Madrid tras la dimisión de Cristina Cifuentes, se ha definido este jueves como un político "del centro reformista" en su discurso de investidura, trámite previo para que mañana viernes sea elegido el sexto presidente regional con el apoyo de Ciudadanos. En sus palabras, pocas novedades, alguna rebaja fiscal y la creación de una consejería que se dedicará exclusivamente a la justicia (cartera agrupada ahora con Presidencia y la Portavocía del Gobierno). También tuvo un recuerdo, al final del discurso, para su predecesora: "una profesional entregada al servicio público".

La cita ha tenido muchas ausencias. Ningún ex presidente regional del PP (Gallardón, Aguirre, González y Cifuentes) ha estado presente en el Parlamento madrileño. Tampoco Pablo Casado, vicesecretario de comunicación, muy liado dando explicaciones por las dudas sobre la obtención de su titulación universitaria. Quien sí ha apoyado a Garrido ha sido el coordinador general Fernando Martínez-Maíllo y en nuevo presidente del PP madrileño, Pío García-Escudero.

Garrido ha reivindicado en su discurso el derecho a gobernar que tiene el PP "desde la legitimidad de haber sido la lista más votada". Y a pesar de que nunca esperó "protagonizar" un escenario semejante, ha señalado que no rehuirá "la responsabilidad" ante los madrileños y su partido. Ha abogado por una continuidad porque la comunidad de Madrid necesita "estabilidad, experiencia" y no se puede permitir "ni experimentos, ni paréntesis, giros bruscos o experiencias radicales". Sus palabras han pivotado sobre dos ejes: los buenos resultados económicos y la supuesta amenaza de la izquierda.

Garrido aboga por la "responsabilidad", que para el candidato consiste "en proporcionar estabilidad al Gobierno, en completar un proyecto político que, para todos los ciudadanos, está resultando muy fructífero, y en representar con la mayor transparencia y empatía a todos los madrileños". El candidato ha defendido que en los tres años de legislatura el Ejecutivo ha cumplido 218 de los 300 puntos del programa electoral del PP, se están desarrollando 78 y quedan pendientes cuatro.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, durante el pleno de investidura de Ángel Garrido. EFE
El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, durante el pleno de investidura de Ángel Garrido. EFE

En el capítulo de anuncios, pocas novedades, centradas en rebajas fiscales. La Comunidad de Madrid aprobará una nueva deducción del impuesto de la renta para ayudar a los padres y madres trabajadoras a sufragar parte del gasto de cotización a la Seguridad Social por la contratación de un cuidador para sus hijos de hasta tres años. Esta medida hará que estas personas "se puedan deducir el 20% de la cotización a la Seguridad Social del cuidador, hasta un máximo de 400 euros por familia, siempre que no hayan accedido a una escuela infantil financiada por fondos públicos".

Garrido también ha anunciado que creará una nueva consejería de Justicia (ahora está junto a Presidencia). El presidente en funciones ya ha anunciado que hará cambios puntuales en su nuevo Ejecutivo, entre ellos nombrar un nuevo titular de Justicia y un nuevo portavoz. Ciudadanos, que apoyará la investidura, ha pedido a Garrido que no hace falta que impulse grandes líneas de actuación en el año que queda, "basta con que no haya más escándalos".

No fue hasta el final de su discurso cuando el presidente en funciones se acordó de su predecesora, Cristina Cifuentes, a la que definió como "una profesional entregada al servicio público que ha gobernado con dedicación". Garrido ha hecho un llamamiento a los grupos de la oposición para que, "salvaguardando las discrepancias y distintos modelos políticos", intenten entre todos desterrar de la vida parlamentaria "la descalificación, el ataque personal y el lenguaje ofensivo". Unos vicios que, para Garrido, "nunca debieron instalarse" entre ellos.

Garrido ensalza "el centro" y recuerda a Cifuentes: "una profesional" de lo público

El pleno de investidura se desarrolla en dos sesiones. Este jueves solo ha intervenido Garrido, sin límite de tiempo. Mañana viernes, a partir de las 10.00, tendrá lugar un debate con el resto de los portavoces de los grupos parlamentarios (PSOE, Podemos y Ciudadanos), que finalizará con la votación en la que el PP necesita la mayoría absoluta de la Cámara. Garrido será elegido con el apoyo de Ciudadanos, formación que se ha negado a aceptar la propuesta del PSOE y de Podemos, que le pedían su abstención. El bloque PP-Ciudadanos suma 65 votos, mientras que el de PSOE-Podemos se queda en 64.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios