59 localidades ya forman la marca vinos de madrid

Vinos denominación de origen en 11 pueblos de la sierra norte de Madrid: Bruselas decide

La Comisión Europea tiene en sus manos ampliar la marca Vinos de Madrid en 600 hectáreas de la 'subzona' El Molar. Ha pedido que se argumente mejor la vinculación histórica

Foto: Un viñedo de El Molar.
Un viñedo de El Molar.

Bruselas tiene en sus manos que la sierra norte empiece a producir tintos y blancos con la denominación de origen Vinos de Madrid. La Comisión Europea estudia en estos momentos si incluye dentro de esta marca 600 hectáreas de viñedos que se cultivan en 11 municipios de la sierra norte madrileña, principalmente en El Molar y Venturada. Si Europa da el visto bueno, Vinos de Madrid sumaría una cuarta zona geográfica a las que ya tiene en Navalcarnero, Arganda del Rey y San Martín de Valdeiglesias. La petición ya la ha hecho el Consejo Regulador Vinos de Madrid, que cuenta con el apoyo del Gobierno regional. Tras estudiar la solicitud, Bruselas ha pedido nueva documentación que acredite la vinculación histórica en la producción de caldos de la sierra norte con las tres zonas de Madrid que ya están dentro de la denominación de origen.

Desde el Consejo Regulador son optimistas y creen que la Comisión Europea fallará a su favor este mismo año. "Los estudios y documentos disponibles han revelado que el ámbito geográfico vigente de la actual DO Vinos de Madrid no es del todo pertinente, por no incluir otra región de producción efectiva, donde se han mantenido las prácticas tradicionales de elaboración de los vinos amparados en las dos categorías de vinos que abarca la denominación (vino y vino espumoso de calidad", explican desde Madrid. El objetivo es que 11 nuevos municipios de la sierra norte se sumen a los 59 que ya producen caldos bajo esta reconocida marca.

Viñedos en la zona de Los Rosales, en Venturada.
Viñedos en la zona de Los Rosales, en Venturada.

Se trataría de Colmenar Viejo, El Molar, El Vellón, Patones de Arriba, Pedrezuela, San Agustín de Guadalix, Talamanca del Jarama, Torrelaguna, Torremocha del Jarama, Valdetorres del Jarama y Venturada, que suman 600 hectáreas de viñedos. "Bruselas nos está pidiendo ahora que argumentemos que esta nueva zona que queremos sumar cumple también con todos los requisitos de calidad, desde el proceso de recogida de la uva hasta el etiquetado, de la denominación de origen. Y que aunque la sierra norte está separada geográficamente de las otras tres zonas del sur, hay una vinculación histórica, unos perfiles naturales y humanos que se ajustan a las zonas ya protegidas", explica Elena Arribas, secretaria general del Consejo Regulador.

"Ya en la Edad Media Temprana se pueden encontrar los primeros signos de la existencia de actividad vitivinícola, que se concretan en las Cuevas del Vino de El Molar. Las más antiguas, de origen árabe, datan de los siglos IX y X. La primera constancia escrita de existencia de viñedo en San Agustín de Guadalix es del siglo XIII y del resto de municipios del siglo XIV. Esta realidad se ha mantenido hasta nuestros días, con cuatro industrias elaboradoras y más de 300 viticultores en activo. La nueva subzona de El Molar, en consecuencia, es fiel reflejo de los antecedentes históricos de la actual denominación de origen", revela el documento enviado a Bruselas.

Abajo, las tres zonas ya reconocidas en la DO Vinos de Madrid. Arriba, la nueva zona que quiere ser incluida.
Abajo, las tres zonas ya reconocidas en la DO Vinos de Madrid. Arriba, la nueva zona que quiere ser incluida.

"La nueva subzona de El Molar mantiene la uniformidad y homogeneidad en cuanto a características edafoclimáticas, variedades, prácticas culturales y enológicas, y características de los suelos vinculadas a la vigente zona geográfica ya protegida". De hecho, en la sierra norte se cosecha sobre todo con dos tipos de uvas, malvar y garnacha tinta, las mismas que se usan en la zona de Navalcarnero. En Arganda se usa tempranillo y malvar, y en San Martín de Valdeiglesias albillo y garnacha. No son las únicas. Vinos de Madrid tiene una rica variedad: airén, viura, torrontés, parerallada, moscatel de grano menudo, sauvignon blanc, merlot, cabernet sauvignon, syrah, petit verdot y graciano. ¿Qué tipo de vino se puede hacer en la sierra norte?

"Todo influye en un vino. En la sierra norte en principio hay más altura y más humedad. Pero aunque es importante el clima y el suelo, es determinante la selección de la uva, el proceso de recogida y el cuidado del viñedo", señala Antonio Reguilón, presidente del Consejo Regulador. Ramón Cid es uno de los viticultores de la zona, dueño de la bodega Viña Bardela y con nueve hectáreas en el pueblo de Venturada, que le dan entre 35.000 y 40.000 botellas por cosecha. "Aquí el suelo es de pizarra y granito en descomposición. Y una altitud de 890 metros, que influye obviamente en el vino". De momento hace vino joven, pero espera que con el visto bueno de Bruselas se abran nuevas oportunidades de negocio.

Viñedos en Las Suertes del Jarama, en El Molar.
Viñedos en Las Suertes del Jarama, en El Molar.

"La denominación de origen da más garantías al consumidor, porque sabe que el vino que toma cumple unos parámetros de calidad. Si Bruselas aprueba la petición se está dando un reconocimiento a los vinos que se elaboran en la sierra norte", señala Reguilón, que destaca que Vinos de Madrid ha tenido un crecimiento muy importante en los últimos cinco o seis años. "Vinos de Madrid es la única denominación de origen que tiene como nombre una capital, y eso influye a la hora de vender en el extranjero". De momento, la denominación de origen agrupa a 50 bodegas (en breve se sumará la número 51 en Aldea del Fresno) y 3.127 viticultores, con una superficie de cultivo de 8.848 hectáreas repartidas entre 59 municipios.

Alumnos del Instituto de la Vid de la Comunidad de Madrid.
Alumnos del Instituto de la Vid de la Comunidad de Madrid.

Aunque las condiciones climáticas provocaron que en 2017 la cosecha en Madrid se redujera un 36%, las ventas alcanzaron 4.041.023 botellas, lo que supone un aumento de 445.827 unidades, un 12,4 % más frente a 2016. Casi el 25 % de la producción madrileña se exporta al extranjero, sobre todo a EEUU, Alemania y China. "El consumo de vino en EEUU está subiendo un 10% anual, donde el consumidor joven con poder adquisitivo está sustituyendo la cerveza por el vino. En China exportamos por la magnitud del mercado, que demanda mucho. Y En Alemania, porque tenemos mucho turismo procedente de ese país que conoce nuestros productos y compra nuestros vinos de calidad", explica Reguilón.

Hacer vino en plena Casa de Campo

La Comunidad de Madrid cuenta con un programa de Formación Profesional que apuesta por la vitivinicultura. Estos estudios se imparten en el instituto Escuela de la Vid, situado en Madrid capital (en plena Casa de Campo), que cuenta en sus instalaciones con una superficie total de cinco hectáreas, dos de ellas zona de viñedos con 4.000 cepas. Precisamente en este viñedo, el más cercano a la Puerta del Sol, el centro ha iniciado este mismo año la plantación de otras 1.500 cepas más, lo que significa un aumento de un 37 % de la superficie plantada. El instituto cuenta también con un invernadero y un aula de cata, donde los alumnos pueden realizar análisis sensoriales. 

Sus 240 alumnos cursan alguno de los cinco ciclos formativos que se imparten: tres de grado medio (Jardinería y Floristería, Producción Agropecuaria y Aceites de Oliva y Vinos) y dos de grado superior (Vitivinicultura y Procesos de Calidad en la Industria Alimentaria). El centro cuenta además con una bodega en la que se procesan 30.000 kilogramos de uva al año y se producen 3.500 botellas, de las que el 90 % es tinto de crianza y el 10 % se distribuye entre espumoso, blanco y rosado. Las variedades que se producen son Tempranillo, Chardonnay, Merlot, Cabernet, Moscatel y Airén. 

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios