LAS INCIDENCIAS SE HAN DUPLICADO EN 4 AÑOS

El Cercanías de Madrid toca fondo: una hora atrapados y avalancha de reclamaciones

Este lunes los viajeros de Renfe de las líneas C-3 y C-4 han tardado hasta dos horas para llegar a su trabajos, en una jornada más de retrasos e incidencias que acumula la red

Foto: Decenas de pasajeros han llegado este lunes dos horas tarde a sus trabajos (EFE)
Decenas de pasajeros han llegado este lunes dos horas tarde a sus trabajos (EFE)

El Cercanías madrileño suma otra mañana negra en la puntualidad de sus trenes. Cerca de una hora han estado esperando a la entrada de Atocha los pasajeros de la línea C-3 (Aranjuez - Chamartín) y C- 4 (Parla - Alcobendas/Colmenar) por la avería de un vehículo que impedía a ambas líneas -que comparten vía-, continuar el recorrido.

Desde que se ha producido el incidente, sobre las 8:30 de este lunes las quejas se han multiplicado por las redes sociales. Mientras, Renfe se ha limitado a apuntar en su cuenta de Twitter que las demoras eran de entre 10 y 15 minutos, muy lejos del tiempo real que los pasajeros han estado encerrados en los vagones. Finalmente cerca de las 10:30 (dos horas después del primer aviso), la cuenta oficial ha confirmado que el tren había sido retirado y el servicio se ha ido restaurando paulatinamente a lo largo del día. Sin embargo, decenas de pasajeros acumulaban ya más una hora de retraso, más otra hasta que han conseguido llegar a sus puestos de trabajo con vías de transporte alternativas. Algunos trenes han dado marcha atrás ante la imposibilidad de llegar a Atocha para dejar a los pasajeros en Villaverde Bajo, donde podían tomar el Metro rumbo al centro.

Después de una hora de espera, decenas de pasajeros han tenido que hacer cola en las oficinas de atención al cliente de la estación de Atocha para conseguir justificantes para sus respectivos trabajos, un trámite habitual para muchos madrileños desde hace meses.

La falta de inversión y personal que padece desde hace años la red de transporte de la capital es cada vez más patente en episodios como el de este lunes. Según denuncian CCOO y UGT, no se han llevado a cabo acciones de mantenimiento en trenes y vías, por lo que se han duplicado las incidencias en los últimos cuatro años. "La red se empezó a deteriorar desde inicios de la crisis y no se ha mantenido lo suficiente por los recortes; se ha reparado en lugar de sustituir elementos que hace falta cambiar… Y eso ha empezado a aflorar ahora", señalaba en un reportaje del pasado domingo Carlos Santos, secretario de organización de FSC-CCOO.

La situación es tan extrema que el sindicato de maquinistas (Semaf) han convocado varias jornadas de huelga para reclamar a Renfe el cumplimiento del plan de empleo. Este viernes tendrá lugar el primer día de paros, que continuarán el 9, 11, 12, 13 y 14 de marzo.

Hoy han sido dos horas, pero llevamos con incidencias continuas desde hace semanas, y el tema sólo va a peor

La línea C-3 acumuló en 2017 hasta 281 incidencias aunque la superó la C-4 con 414. Entre las dos sumaron 22.797 minutos de trastos (datos de CCOO). Los Ayuntamientos de las localidades por donde pasa la C-3 llevan meses denunciando la situación con la que muchos de sus vecinos se juegan el trabajo cada día, como explicaba El Confidencial en este reportaje de enero.

"Hoy han sido dos horas, pero llevamos con incidencias continuas desde hace semanas, y el tema sólo va a peor, lejos de mejorar", denuncia Rafael Sánchez, alcalde de Pinto, por donde discurre la C-3. "Esto nos hace exigir a la mayor celeridad que ese plan de choque que se está planteando desde Fomente cumpla una serie de requisitos, no nos va a valer cualquier cosa. Hacen falta medidas inmediatas. Al final lo que ha ocurrido hoy es fallo de infraestructura, un tren que se ha averiado, pero es que se averían cada dos por tres y cuando no es la catenaria. Y así siempre".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios