temen un nuevo caos en el atleti-chelsea

Los vecinos denuncian el otro infierno del Wanda: "Tuvimos que aparcar en otro barrio"

Las obras y la situación caótica de aparcamiento generan problemas al vecindario del nuevo estadio del Atlético. El ayuntamiento insiste en pedir a los aficionados que acudan en metro

Foto: Motos aparcadas invadiendo las aceras cercanas al estadio y junto a casas de vecinos. (EC)
Motos aparcadas invadiendo las aceras cercanas al estadio y junto a casas de vecinos. (EC)

La inauguración del nuevo estadio del Atlético de Madrid hace días trajo consigo emociones encontradas para aficionados y vecinos. Los últimos se encontraron con una jornada caótica a las puertas de sus casas, producida, en gran medida, por las obras inacabadas de accesos al campo. La llamada del ayuntamiento para acudir en metro funcionó —el 52% lo hizo, según sus estimaciones—, pero en total había convocadas 70.000 personas. Muchas utilizaron el transporte público y otras muchas optaron por usar el coche. Los problemas llegaron a la hora de aparcar. Decenas de familias que viven en los aledaños se encontraron al volver de hacer recados con que no tenían dónde dejar sus coches. Y no solo lo intentaron en sus aparcamientos habituales, sino que recorrieron todas las calles del barrio en busca de un hueco. No lo encontraron. Las asociaciones vecinales denuncian que la gran mayoría tuvo que marcharse a la otra punta del distrito para dejar su coche y temen que vuelva a ocurrir hoy en el primer partido de Champions que alberga el Metropolitano.

Los vecinos denuncian el otro infierno del Wanda: "Tuvimos que aparcar en otro barrio"

"No podemos dejar que se congestionen de esa manera los barrios y que los vecinos y propietarios no puedan aparcar ni caminar por las aceras", afirma Daniela Lillo, presidenta de la asociación Las Rosas-Las Musas —una de las zonas más afectadas por el desembarco del club de fútbol en el distrito—. La principal frustración de los vecinos reside en las advertencias que, desde hace meses, han hecho ellos mismos al consistorio y han abordado junto a la Policía Municipal en las reuniones. "En febrero, nos aseguraron que las licencias no se darían hasta que estuvieran acabadas las obras para evitar precisamente lo que ha ocurrido", asegura Lillo. Se quejan de falta de previsión. "No la hubo, ni tampoco supervisión". El barrio estaba lleno de escombros y obras en la inauguración, y sospechan que hasta final de año no estará todo terminado.

Efectivamente, los principales accesos de la M-40 no estuvieron listos el día de la inauguración. La Concejalía de Urbanismo reiteró haber hecho "todo lo que estaba en su mano", ya que la ejecución de las obras estaba a la espera de recibir la autorización del Ministerio de Fomento, administración con competencias. El permiso llegó días después y las obras tardarán aproximadamente dos meses en finalizarse.

Basura en las aceras de acceso al estadio y junto a las calles colindantes. (EC)
Basura en las aceras de acceso al estadio y junto a las calles colindantes. (EC)

El pleno del distrito San Blas-Canillejas de la pasada semana abordó justamente la preocupación del vecindario, sobre todo porque están convencidos de que se volverá a producir esta noche, cuando el Atlético juegue el primer partido de Champions contra el Chelsea en el nuevo estadio. La Policía Municipal prevé la llegada de varios autocares con aficionados del equipo inglés y el ayuntamiento ha elaborado un plan especial de movilidad para la cita coordinado por la Policía Municipal en el que estarán integrados agentes de movilidad, la DGT, la Guardia Civil de Tráfico, el consorcio regional de Transportes y el propio ministerio.

Pese a las medidas establecidas —entre la que está un servicio específico de autobuses de la EMT desde Canillejas hasta el estadio—, el consistorio insiste en su campaña de llamar a los aficionados a acudir en metro y con dos horas de antelación. El balance del consistorio durante las primeras jornadas es positivo, aunque reconoce haber implementado mejoras en la señalización de los nuevos viales alrededor del estadio con la incorporación de señales móviles para mejorar el acceso a los aparcamientos.

Precisamente, otra de las principales quejas de los vecinos mira directamente a las plazas de aparcamiento del estadio, construidas sobre suelo de propiedad municipal y que gestiona el club previa reserva los días que haya partidos. Las asociaciones insisten en que las plazas del estadio deben completarse para descongestionar las calles de la zona y que exista un control riguroso para que tengan preferencia los vehículos que transportan como mínimo dos personas. Las fotografías de la jornada de inauguración del estadio demuestran la aglomeración de vehículos y motos en las vías colindantes, que incluso invadieron las aceras de acceso al campo.

Escombros y obras junto al estadio y las calles colindantes. (EC)
Escombros y obras junto al estadio y las calles colindantes. (EC)

Los vecinos reprochan asimismo la falta de grúas, pese a la afirmación del ayuntamiento de que aseguraría "el respeto a las normas de estacionamiento" y evitaría al mismo tiempo la doble fila. Además de la ocupación de espacios que, 'a priori', no están destinados a ese fin, los vecinos también se quejan del exceso de ruido y suciedad, producto de la aglomeración de gente a las puertas y del botellón.

El consistorio reconoce que siempre hay aspectos a mejorar, pero también pone en valor los esfuerzos realizados hasta el momento, insistiendo en las consecuencias inevitables que la puesta en marcha de una instalación deportiva de tales características puede traer consigo a la ciudad en las primeras jornadas. Los vecinos, de hecho, reconocen esos efectos, pero siguen reclamando una mayor coordinación y más esfuerzos al consistorio para que ellos no sean los perjudicados con la llegada del Wanda Metropolitano al distrito.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios