en 2016 ya se prohibió esta actividad

Guerra al reiki en los hospitales de Madrid: ni terapias ni anuncio de los cursos

Una nueva circular de la consejería prohíbe que en los centros públicos se anuncien academias o cursos de esta terapia energética, no reconocida por el ministerio

Foto: Una sesión privada de reiki. (EFE)
Una sesión privada de reiki. (EFE)

El Gobierno regional que preside Cristina Cifuentes ha decidido vetar definitivamente el reiki, una terapia japonesa que en teoría sirve para relajar al enfermo con la imposición de manos sobre su cuerpo. El consejo de administración del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) aprobó el pasado 23 de mayo enviar a todos los hospitales públicos una circular prohibiendo toda la publicidad y promoción relativa al reiki. El año pasado, el Sermas ya prohibió a los centros públicos que sus pacientes recibieran esta terapia, que generalmente organizaban asociaciones privadas y fundaciones.

Lo de ahora ha sido un paso más, explican desde Sanidad. Tampoco se podrá publicitar en los hospitales ni en lo centros de salud dependientes del Sermas. El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha celebrado la decisión de la consejería de expulsar definitivamente el reiki, que definen como "pseudociencia no reconocida por el Ministerio de Sanidad". José Santos, secretario general del CPFCM, señala "que un servicio público no puede servir a fines privados, para encubrir un negocio privado". Santos asegura que muchas academias de reiki utilizaban las instalaciones de los hospitales públicos para ofrecer sus cursos, que aderezaban con "prácticas no remuneradas en centros públicos".

David FernándezDavid Fernández

La orden, que llegó a los hospitales el 24 de mayo, partió de la Dirección General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria con el objetivo de proteger al paciente, después de que la consejería detectara que algunos centros, tras prohibir esta terapia, seguían permitiendo que algunas asociaciones la promocionasen en sus espacios. "Nosotros hemos pedido a los 9.300 fisioterapeutas madrileños que si siguen detectando publicidad en los centros públicos, lo comuniquen al colegio para poder informar a la consejería", explica Santos. "En los hospitales públicos, debe primar el rigor", sentencia.

La circular de Sanidad responde a una política de desterrar todas las pseudociencias que pueden poner en riesgo a los pacientes de la Sanidad pública. No porque tenga efectos secundarios (que no los tiene), sino porque induce a confusión en los enfermos. Y eso que en el año 2007 los hospitales públicos madrileños permitieron que esta terapia entrara en sus instalaciones. Primero fue el Ramón y Cajal. Luego le siguieron el Doce de Octubre, La Paz, el Puerta de Hierro. Entonces se vendía como una terapia que ayudaba a los pacientes que recibían quimioterapia.

Terapia de reiki en el hospital Ramón y Cajal.
Terapia de reiki en el hospital Ramón y Cajal.

En un reportaje emitido en Telemadrid en el hospital Ramón y Cajal, médicos oncólogos hablaban de esta "técnica de relajación que ayudaba a disminuir la ansiedad" de los pacientes y a "reducir los efectos secundarios de algunos fármacos". En definitiva, el reiki aumentaba la calidad de vida y la satisfacción del paciente. Eran otros tiempos. Ahora, para Sanidad, que sea inocuo no quiere decir que no sea peligroso para los pacientes, ya que les puede confundir, sobre todo a aquellos más vulnerables psicológicamente, como los que padecen patologías oncológicas. Y es que en algunas publicidades que colgaban hasta hace poco de los tablones de anuncios de los hospitales, se llegaba a afirmar que el reiki cura el cáncer.

Procedente de Japón, el reiki es una terapia energética que significa energía universal, pero no es una terapia de sanación. La Federación Española de Reiki habla de una "técnica práctica y eficaz para sanar enfermedades, eliminar el estrés, relajarte y sentirte feliz mediante la canalización de la energía universal. El reiki es parte de la gama de terapias energéticas, como la acupuntura, el shiatsu, la medicina ayurvédica... Su propósito es liberar la energía bloqueada del cuerpo humano para conseguir el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual". Para el colegio de fisioterapeutas, "es una técnica sin evidencias científicas".

Rafael MéndezRafael Méndez

La Organización Mundial de la Salud encuadra al reiki como una terapia energética. El Ministerio de Sanidad, por su parte, reconoce que faltan informes de calidad que ayuden a evaluar la eficacia de las terapias médicas no convencionales. En 2011, el Gobierno central realizó el primer documento oficial sobre terapias naturales, identificando 139, entre ellas el reiki, encuadrándola en "técnicas sobre la base de la energía", como el Qi-Gong, el Chi-kung, la terapia floral o la terapia biomagnética. "Aunque bajo la denominación de terapias naturales suelen englobarse un gran número de técnicas heterogéneas, solo una parte tiene influencia directa sobre la salud y el resto van fundamentalmente dirigidas al bienestar o confort del usuario", señaló entonces el ministerio.

¿Cómo lo definió Sanidad en ese informe de 2011? "El reiki es un método de transferencia de energía para facilitar el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas, reequilibrando a todos los niveles. Es una aproximación a la autocuración natural. Utiliza el concepto de energía vital universal que, adecuadamente dirigida por un profesional, ya sea a distancia o colocando sus manos sobre una persona o cerca de esta, tiene como objetivo mejorar el espíritu y, en consecuencia, el cuerpo. Las manos del terapeuta pueden transmitir energía vital al paciente con el fin de tratar problemas mentales y emocionales, así como paliar o eliminar síntomas, molestias y curar enfermedades agudas o crónicas".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios