16 ASENTAMIENTOs ILEGALES EN LA CAPITAL

Carmena destina medio millón a acabar con los puntos negros del chabolismo en Madrid

Miles de personas siguen viviendo bajo montones de escombros, con escasas comunicaciones, en poblados colmados de basura e incluso ratas. Ocurre muy cerca de zonas residenciales de Madrid

Miles de personas siguen viviendo bajo montones de escombros, con escasas comunicaciones, en poblados colmados de basura e incluso ratas. Y todo ocurre muy cerca de zonas residenciales y acomodadas de la ciudad de Madrid. Los asentamientos chabolistas continúan constituyendo una especie de inframundo esperando soluciones que no terminan de llegar. Las cosas tampoco han cambiado, de momento, con la llegada del nuevo Gobierno de Ahora Madrid.

El consistorio dirigido por Manuela Carmena, y en concreto el área de Desarrollo Urbano Sostenible, destinará 500.000 euros de los presupuestos de 2016 al "desmontaje de poblados marginales y núcleos chabolistas". Expertos en urbanismo consideran que la cantidad es suficiente pero ajustada, porque son muchos los recursos necesarios para desalojar las zonas afectadas, acondicionarlas a fondo y reubicar a las familias.

En total, 16 asentamientos ilegales están repartidos por varios distritos de la ciudad y ubicados, en la mayoría de los casos, sobre terrenos públicos en los que viven cientos de familias en infraviviendas que no cumplen con las mínimas condiciones de salubridad. Dieciséis puntos negros que el miércoles pasado el concejal de Ciudadanos, Bosco Labrado, puso sobre la mesa en la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento para inquirir al Gobierno municipal cuáles serán las medidas concretas que aplicará el área encabezada por José Manuel Calvo para la prevención y erradicación de estos poblados marginales que, sin embargo, en algunas ocasiones se encuentran en las zonas más transitadas de Madrid.

Ejemplos de ello son el núcleo chabolista de Plaza de España o en las inmediaciones del Planetario, en el distrito de Arganzuela. En Chamberí también hay un asentamiento en la Plaza de Olavide y en Tetúan otro en el Paseo de la Dirección. En la zona norte, en Fuencarral-El Pardo, hay otros siete puntos negros, aunque todos con una orden de demolición.

Desde junio, cuando llegó al poder, a diciembre de 2015, Ahora Madrid ha desmantelado 58 chabolas. En lo que va de 2016, sólo tres

Desde junio a diciembre de 2015, los primeros meses de Ahora Madrid como inquilino en el Palacio de Cibeles, se demolieron 58 chabolas en aplicación de la Instrucción 3/2008 de prevención y erradicación -normativa vigente en la actualidad-. En lo que va de 2016, sólo tres han sido desmanteladas por el momento. Según explican desde el Área de Urbanismo, los protocolos de actuación son los mismos que los aplicados por la anterior corporación del PP. En concreto y desde el punto de vista legal, son varios los instrumentos legales existentes para erradicar el chabolismo en la Comunidad de Madrid.

En octubre de 2008, la entonces presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el todavía alcalde del Ayuntamiento, Alberto Ruiz-Gallardón, firmaron un convenio para desmantelar los núcleos chabolistas de la capital. Dicho convenio sigue vigente en la actualidad, como también lo está el Plan Director de Disciplina Urbanística aprobado en 2008 por el consistorio madrileño, que dotó de mayores competencias a las juntas de distrito para erradicar los asentamientos ilegales, a través de equipos multidisciplinares de prevención del chabolismo. Por otra parte, se implementó el Plan Municipal de Erradicación del Chabolismo 2003-2011, que permitió desmantelar 1.880 infraviviendas y el realojo de 882 familias procedentes de seis poblados y que supuso una inversión de 100 millones para las arcas municipales.

Asentamiento ilegal en La Cañada Real. (EFE).
Asentamiento ilegal en La Cañada Real. (EFE).

Menor presupuesto que en ejercicios anteriores

El consistorio combatirá los asentamientos ilegales con medio millón de euros, una partida menor con respecto a anteriores años, "al haber ido descendiendo la necesidad de desmontaje ante el menor número de núcleos chabolistas", según la directora general del Control de la Edificación, Ana Perpiñá. Las líneas de actuación previstas por el Ayuntamiento para 2016 pasarían por desmontar en el barrio de El Gallinero 60 chabolas, cinco en El Ventorro de Villaverde, otras siete entre las calles Joaquín Lorenzo, Cantalejo, la M-30 y la glorieta de Isaac Rabín en el distrito de Fuencarral El-Pardo; y en la zona de Delicias, en la calle Párroco Eusebio Cuenca, el Ayuntamiento desarmará cerca de 30 chabolas.

En el caso del Gallinero, las chabolas abandonadas ya se han desmantelado, tras lo que el Ayuntamiento desarrolló un pan de choque de limpieza y desratización, así como otras acciones para gestionar mejor los residuos con ayuda de los vecinos y el establecimiento de puntos de agua potable. Mientras, en el distrito de Fuencarral-El Pardo se están tramitando órdenes de desalojo y demolición de todos los núcleos chabolistas. La Cañada Real es, con toda seguridad, la zona más degradada y constituye un caso mucho más complejo. En ella interviene también la Comunidad de Madrid, al invadir el poblado Coslada y Rivas Vaciamadrid. Según Perpiñá, actualmente se están demoliendo las construcciones que quedaron abandonadas como consecuencia de las intervenciones policiales en redadas por tráfico de drogas y armas.

El Ayuntamiento prevé desmontar 60 chabolas este año en El Gallinero, uno de los mayores asentamientos de la capital

En la otra cara de la moneda, más allá del presupuesto, está la necesaria coordinación entre distintas áreas de Gobierno. En la erradicación de los poblados chabolistas intervienen además de la concejalía de Urbanismo la de Medio Ambiente y Movilidad, Derechos Sociales, Seguridad y Emergencias (Policía Municipal y Samur), Coordinación Territorial y las propias juntas municipales de los distritos, en las que, según explican fuentes directas, hay una instrucción verbal para que no se derriben los asentamientos.

Según el dictamen del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el desalojo y la demolición de chabolas e infraviviendas estaría posibilitado por razones constatadas de seguridad o salubridad, por ocupar suelo de titularidad pública, por obstaculizar la ejecución del planeamiento urbanístico o atendiendo a razones sociales derivadas del posible realojo de los ocupantes. El consistorio asegura que "el objetivo de erradicar el chabolismo está en vías de consecución" y los grupos de la oposición presionan y reclaman actuaciones inmediatas.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios