Es noticia
Menú
“Íbamos en triciclo y ahora vamos en avión”: la edad de oro del fútbol femenino valenciano
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
Tres equipos en máxima categoría

“Íbamos en triciclo y ahora vamos en avión”: la edad de oro del fútbol femenino valenciano

El buen momento que atraviesa el deporte en la Comunidad coincide con el motín de la selección española, el impulso de la profesionalización y la llegada de los partidos televisados

Foto: Las jugadoras del Villarreal celebran un gol este fin de semana ante el Barça. (EFE/Domenech Castelló)
Las jugadoras del Villarreal celebran un gol este fin de semana ante el Barça. (EFE/Domenech Castelló)

La televisión por fin ha llegado y va a atraer a las empresas y a los medios de comunicación”, resume Marta Carro, capitana del Valencia CF Femenino, de 31 años, en alusión al aterrizaje del canal británico DZN a la Primera Disivión: retransmitirá los partidos a razón de 35 millones por cinco años. Cuando Marta debutó en Primera, hace 14 años en el Atlético de Madrid, las jugadoras eran amateurs, entrenaban por las tardes cuando terminaban el trabajo o los estudios, y los recursos eran mínimos; ahora, este curso, jugarán por primera vez en una competición profesionalizada después del marco legal impulsado por el Consejo Superior de Deportes el pasado 15 de junio de 2021 a través de la Liga Profesional de Fútbol Femenino, la Liga F, la empresa creada por los 16 clubes de Primera que llevará la explotación comercial de la televisión y los patrocinadores en detrimento de la Federación Española. “Íbamos en triciclo y ahora vamos en avión”, resume Carro. “Habíamos crecido paso a paso; a partir de ahora iremos a velocidad de crucero”, interviene Ruth García, directora deportiva del Levante UD y exjugadora del Barça.

Foto: Las jugadoras de la Selección celebran un gol. (EFE/Kiko Huesca)

La Federación no va a quedarse callada. Ha perdido parte del pastel y su ‘rabieta’ ha sido subir exponencialmente las multas de las tarjetas: de 4 a 118 euros por la cartulina amarilla y de 9 a 350 por las rojas. Las sanciones son a las jugadoras amonestadas, pero se hacen cargo los clubes. El crecimiento imparable del fútbol femenino, avalado por magníficas audiencias en la pasada Eurocopa de Inglaterra, va acompañado de una guerra sin cuartel en diferentes frentes. El último se abrió el pasado viernes cuando la portera alicantina Sandra Paños, capitana de 29 años, envió un e-mail a la federación, junto a otras 15 jugadoras más, advirtiendo de que no irían a la siguiente convocatoria de España si no se revertía la situación, es decir, si no echaban al seleccionador, Jorge Vilda, al que ven como ‘conseguidor’ de votos en la asamblea para la elección del presidente de la Federación, Luis Rubiales.

Vilda llegó a la selección sin apenas currículo y así sigue siete años después. Las 16 jugadoras lo acusan de ser un incompetente puesto por Rubiales y con el visto bueno del Real Madrid, cuyas internacionales no han formado parte del motín contra el seleccionador. Este nuevo enfrentamiento de Rubiales con las seleccionadas favorece a La Liga, enemiga total del dirigente granadino. La noticia fue portada de todos los periódicos y programas deportivos de radio, algo impensable en otra época. Los nombres de las internacionales empiezan a ser conocidos por todos los aficionados. A la cabeza, Aleixa Putella, Balón de Oro, pero también Jennifer Hermoso, Mapi León o Irene Paredes. “Estamos viviendo un momento muy chulo y este enfrentamiento no ayuda”, sostiene Ruth García.

placeholder La centrocampista del Valencia CF Paula Sancho disputa el balón a una jugadora del Real Madrid. (EFE/Víctor Lerena)
La centrocampista del Valencia CF Paula Sancho disputa el balón a una jugadora del Real Madrid. (EFE/Víctor Lerena)

A pesar de las batallas, el balón ha comenzado a rodar. “Sin duda van a entrar más patrocinadores; la Liga es un producto rentable y tiene un componente social”, explica Pablo Mantilla, director de competición de la Liga F, organización independiente de la masculina si bien 11 de los 16 clubes de la Primera Femenina también disputan la competición de los hombres. La marca alemana Puma ya es el patrocinador técnico de los balones de la Liga F. La profesionalización no mejora automáticamente las condiciones laborales de las futbolistas, pero lo hará en los próximos meses. Ya se está negociando el nuevo convenio colectivo. En el último, aprobado hace dos años, se reconocieron derechos básicos como la baja por embarazo o por lesión. “El salario mínimo es de 16.000 euros con el 75% de parcialidad, con lo que se quedaba en 12.000”, detalla Mantilla; “en el próximo convenio no va a haber parcialidad, sino jornada completa de 40 horas y será con carácter retroactivo al 1 de julio de 2022”. Es decir, cotizarán por primera vez a jornada completa. Y los sueldos mejorarán porque los ingresos están creciendo. El salario medio de una futbolista ronda los 25.000 euros brutos; las estrellas superan los 50.000.

El Estado, durante muchos años, solo había reconocido la profesionalización de tres competiciones deportivas en España, las tres masculinas: la Primera y Segunda División de fútbol y la Liga ACB de baloncesto. Por eso, durante la pandemina, los jugadores de estos torneos fueron volviendo a entrenarse mientras las jugadoras de fútbol y deportistas de otros ámbitos no podían reincorporarse al carecer de la cobertura legal. Ahora ya son cinco las competiciones consideradas profesionales: a las tres citadas se han unido la Liga femenina de fútbol y la masculina de balonmano.

Foto: Alexia Putellas, contra el Real Madrid. (EFE/Juanjo Martín)

Van a venir más patrocinadores, es una bomba que va a entrar en un terreno tradicionalmente masculinizado”, dice Puri Naya, directora de comunicación de Teika, la empresa valenciana de ‘vending’ que fomenta el deporte femenino valenciano desde 2017, y en este caso al Valencia CF, al Levante UD y al Villarreal. “Hay una evolución constante en los últimos 10 años, pero la profesionalización será el impulso definitivo. Se van a romper estereotipos”, añade.

“El fútbol valenciano vive su edad de oro, con tres equipos en la máxima categoría por segundo año consecutivo”, expone Sara Monforte, entrenadora del Villarreal (solo Madrid y a Andalucía cuentan también con tres representantes). “Es un punto de partida; hay que darle continuidad. Antes éramos profesionales sin una Liga profesional y ahora somos profesionales en una Liga profesional”, concluye Monforte. “Se está trabajando muy bien en la base para que vayan saliendo jugadoras valencianas al fútbol de élite”, tercia Ruth García.

“Es un punto de inflexión”, confirma Tere Saurí, entrenadora, ex preparadora física del Valencia de Cristian Toro y exjugadora del Levante UD y del Colegio Alemán. “Hay grandes jugadoras valencianas como la capitana del Real Madrid, Ivana Andrés, y la de la selección, la portera Sandra Paños. También jóvenes promesas como Asún Martínez, sub 20 del VCF, y Silvia Lloris, del Levante”.

placeholder Las jugadoras del Levante celebran un gol ante la Real Sociedad. (EFE/Villar López)
Las jugadoras del Levante celebran un gol ante la Real Sociedad. (EFE/Villar López)

“Los tres equipos valencianos son muy diferentes”, analiza Saurí. “El Levante es la insignia de la Comunidad, con un respaldo total de la directiva, con un equipo que quedará entre los cinco primeros”. “El Valencia lleva dos o tres años en fase de reestructuración y se ha apostado muy fuerte por la cantera. Y en el Villarreal se trabaja bien con Sara Monforte desde la tranquilidad y unos buenos refuerzos”. Respecto al club de Mestalla, Saurí valora el regreso de Lay Hoon a la presidencia. “Tiene mucha sensibilidad con el fútbol femenino. Venía a los entrenamientos y a los partidos, bajaba al campo con nosotras. Puede que, con su vuelta, le dé un impulso”.

La primera etapa de Lay Hoon como presidenta coincidió con la mejor clasificación histórica del VCF Femenino, un tercer puesto en la Liga, un equipazo. Las jugadoras de la cantera valencianista se entrenan desde hace un año en Paterna, junto a los niños, han dejado de pagar por pertenecer a la entidad de Mestalla y disfrutan de todos los recursos de la ciudad deportiva: servicios médicos, gimnasio, videoanálisis... De ahí que haya sido reconocida como candidata, junto al Arsenal, el Feyenoord y el escocés Heart of Midlothian, al premio concedido por la Asociación de Clubes Europeos por la integración y la igualdad del fútbol base. Las balas por el poder silban entre las cabezas de las futbolistas y entrenadoras, pero corren buenos tiempos para el fútbol femenino valenciano.

La televisión por fin ha llegado y va a atraer a las empresas y a los medios de comunicación”, resume Marta Carro, capitana del Valencia CF Femenino, de 31 años, en alusión al aterrizaje del canal británico DZN a la Primera Disivión: retransmitirá los partidos a razón de 35 millones por cinco años. Cuando Marta debutó en Primera, hace 14 años en el Atlético de Madrid, las jugadoras eran amateurs, entrenaban por las tardes cuando terminaban el trabajo o los estudios, y los recursos eran mínimos; ahora, este curso, jugarán por primera vez en una competición profesionalizada después del marco legal impulsado por el Consejo Superior de Deportes el pasado 15 de junio de 2021 a través de la Liga Profesional de Fútbol Femenino, la Liga F, la empresa creada por los 16 clubes de Primera que llevará la explotación comercial de la televisión y los patrocinadores en detrimento de la Federación Española. “Íbamos en triciclo y ahora vamos en avión”, resume Carro. “Habíamos crecido paso a paso; a partir de ahora iremos a velocidad de crucero”, interviene Ruth García, directora deportiva del Levante UD y exjugadora del Barça.

Fútbol Femenino Villarreal CF Levante UD Valencia CF Noticias de Comunidad Valenciana