más de setenta millones en ventas en 2017

Larga vida al rey Playmobil en España: sus ventas crecen un 117% en una década

La filial española del grupo alemán Brandstätter saca jugo a su fábrica de Onil (Alicante) con 70 millones de ingresos y más de tres de beneficios. Los muñequitos siguen arrasando 40 años después

Foto: Tres muñecos de la gama de soldados que comercializa Playmobil.
Tres muñecos de la gama de soldados que comercializa Playmobil.

Desde 2015 no es posible visitar la fábrica. Tampoco está abierta a los medios de comunicación. El Confidencial lo ha solicitado sin éxito al departamento de ‘marketing’. Sin embargo, es una de las factorías de juguetes más rentables y con mayor actividad de España. Casi ochenta personas trabajan en la planta de producción de 10.500 metros cuadrados de Playmobil Ibérica en Onil (Alicante). El socio único de esta sociedad española, la alemana Horst Brandstätter Holding GMBH, con sede central en Zirndorf, tampoco ofrece oficialmente ofrece datos territorializados de ventas y producción, pero sí explica que obtiene el 70% de sus ingresos gracias a sus filiales en España, Francia, Benelux y Reino Unido.

La fábrica alicantina es una de las joyas de la corona de la compañía. Fundada en 1974 por la antigua Famosa, que fue licenciataria de la marca Playmobil, comercializó los muñecos y sus accesorios bajo el paraguas Famobil hasta que Brandstätter se hizo con la propiedad completa de la factoría y retiró progresivamente la marca exclusiva para la Península Ibérica. En 2006, su propietario modernizó la planta para adaptarla a las nuevas necesidades productivas. Lejos de verse superados por nuevos productos o la irrupción de la tecnología en el universo infantil, los conocidos muñecos no solamente no han pasado de moda, sino que mantienen su fortaleza más de dos generaciones después en la imaginario de los niños de toda Europa.

Una de las referencias de Playmobil.
Una de las referencias de Playmobil.

Brandstätter informó a principios de 2018 que el año pasado había generado una facturación global de 679 millones con la marca Playmobil, con incremento del 11% con respecto a 2016. Agregando la marca de macetas de plástico ‘premium’ Lechuza, la cifra de negocio es de 741 millones de euros. Pese a su cicatería comunicativa sobre la aportación de sus filiales, las últimas cuentas que su participada española acaba de depositar en el Registro Mercantil para cumplir con la legislación de empresas permiten conocer cuál fue la contribución al resultado consolidado.

La fábrica española no solamente ha superado con nota los años de la crisis económica, sino que ha multiplicado en un 117% su facturación en la última década. Si en 2007 su negocio fue de 32 millones con dos millones de beneficios limpios, en 2017 (de marzo a marzo, mes en el que cierra los ejercicios), Playmobil Ibérica facturó algo más de 70 millones de euros, un 14% más que en el ejercicio anterior. El resultado neto fue de tres millones. En diez años ha fábrica de Onil ha aportado 23 millones de beneficios a su accionista único. El mercado nacional es el lugar en el que la compañía desarrolla el grueso de su negocio, con unos ingresos de 53,7 millones frente a los casi 17 millones en exportaciones.

Las ventas de Playmobil Ibérica en 2017 (marzo a marzo).
Las ventas de Playmobil Ibérica en 2017 (marzo a marzo).

Sin embargo, gran parte del incremento del último año procede del mejor comportamiento de las ventas al exterior. “Las ventas en el mercado interior español han crecido un 3,73%. El porcentaje es inferior al incremento de la media del mercado (6,1%), no obstante lo cual se alcanza los objetivos que fueron presupuestados”, señala el informe de gestión que acompaña las cuentas anuales, firmado por la presidenta Marianne Renate Elli y el resto de consejeros. “La actividad exterior ha aumentado un 32,63% debido al fuerte incremento de la actividad de producción”, añade, revelando así como la factoría española juega un papel importante en el cruce de relaciones comerciales entre las distintas filiales en el proceso de actividad fabril y le permite diversificar riesgos en caso de enfriamiento de la demanda en su mercado natural, según admite la propia compañía.

Sin incertidumbres a la vista

Los resultados que acaba de depositar Playmobil Ibérica no incluyen la campaña de Navidad de 2017-2018, una de las mejores de los últimos años pese al descenso de ventas de los meses de otoño, según la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ). No obstante, la consultora NPD estimó en 23,2 millones esas ventas navideñas de Playmobil.

Los responsables de la filial española de Brandstätter se muestran especialmente optimistas a la hora de afrontar el futuro de la factoría de Onil. “No existen riesgos que pudieran comprometer el buen funcionamiento y resultados positivos de la sociedad, tanto en el presente como en el futuro”, señalan. La salud financiera de la mercantil alicantina es uno de los elementos que se cita como factor de estabilidad. “La sociedad no tiene ningún tipo de endeudamiento con terceros y se encuentra a 31 de marzo de 2917 en posición acreedora respecto a su grupo, con cuya matriz tiene concertado un préstamo que funciona a modo de cuenta corriente, con lo cual también queda descartado cualquier riesgo de falta de liquidez”.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios