Un policía infectado por legionela obliga a cerrar parte de la comisaría de Benidorm
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
responsable de la galería de tiro

Un policía infectado por legionela obliga a cerrar parte de la comisaría de Benidorm

Un informe de Riesgos Laborales descarta el brote, pero los sindicatos se quejan de la poca transparencia y de que han podido estar expuestos durante semanas sin saberlo

Foto: Acceso a la galería de tiro cerrada. (EC)
Acceso a la galería de tiro cerrada. (EC)

Un funcionario que trabaja en la comisaría de la Policía Nacional de Benidorm dio positivo en legionela el pasado diciembre. Se trata del responsable de la galería de tiro de las dependencias policiales, donde se ejercita un centenar de funcionarios de la corporación y de otro cuerpos. El hombre recibió la baja médica nada más detectársele la enfermedad, por lo que se fue a casa y desde entonces no ha vuelto a hacer acto de presencia en la comisaría. Su marcha ha provocado también el cierre inmediato de la galería. Ningún funcionario dispara en ella tras lo ocurrido, a pesar de que la normativa obliga a los policías locales a hacer cursos de reciclaje cada tres meses.

Desde la Comisaría Provincial de Alicante, admiten la existencia del caso de legionela y de lo que denominan el "cierre preventivo" de la mencionada galería, en cuya puerta cuelga —desde que fue clausurada— un cartel que informa de que la sala no funciona debido a que está habiendo obras de reparación de las instalaciones, extremo que no ha llegado a confirmarse, ya que hasta el momento no se ha llevado a cabo trabajo alguno en este sentido. Explican, sin embargo, que un informe elaborado por el departamento de Riesgos Laborales de la Policía el pasado 19 de enero ha descartado la existencia de un brote en la comisaría, por lo que la galería volverá a abrir en los próximos días.

"Según el criterio técnico, en dicha dependencia no parece existir ningún foco o reservorio que pudiera dar lugar al crecimiento de la bacteria, pero para poder descartarlo se deberían realizar los controles oportunos en dichos depósitos por personal autorizado y especializado en materia de salud", concluye el informe, que añade que "no existiendo ninguna torre de refrigeración ni condensadores de agua que pudieran dar lugar a la proliferación de la bacteria, así como tampoco lugares de aguas de temperatura cálida y estancada, se considera que no es adecuado el cierre de la galería".

Foto: Virus de la legionella (CC)

El cartel que anunciaba las obras, sin embargo, ha dado que hablar en las dependencias policiales. La Agrupación Reformista de Policías se queja de la poca transparencia y el "oscurantismo" con que se ha gestionado este asunto. "No entendemos que se mienta", protesta Luis Miguel Lorente, coordinador general de este sindicato. "No sabemos por qué no han informado desde el primer momento; ante la mínima posibilidad de que pudiera haber un brote, lo deberían haber comunicado", considera Lorente, que se pregunta qué hubiera pasado en el caso de que se hubiera producido un brote de verdad. "Habrían estado decenas de policías expuestos al contagio", concluye.

El coordinador de la Agrupación Reformista califica de un "escándalo" el tiempo que pasó entre el momento en que la comisaría tiene constancia de la existencia del caso y el día en que el informe técnico confirma que no había brote de legionela, ya que durante todos esos días, casi un mes, a su entender, los funcionarios podrían haber estado en riesgo si el resultado hubiera sido positivo. Lorente, además, considera que no es suficiente con un documento del departamento de Riesgos Laborales y reclama la implicación de la Consejería de Sanidad.

Preocupación e incertidumbre

Ante la incertidumbre que estos días ha reinado en la comisaría, se queja Lorente, su sindicato ha remitido una carta a la Subdelegación del Gobierno en Alicante para transmitir su "preocupación" por el cierre de la galería. Aseguran que el cartel que dice que hay obras no cuenta con sello oficial o firma de mando alguno. "Si como se anuncia se están realizando obras o mejoras en esas dependencias, nos parece fuera de lugar", valora la agrupación, que argumenta que no resultarían procedentes las supuestas reparaciones, dado que existe la intención de construir una nueva comisaría.

Aunque el sindicato pregunta en qué consisten esas supuestas obras, desliza ya que "se viene especulando con que el motivo" real del cierre radica en la baja por enfermedad del policía encargado de la galería, "debido a las condiciones insalubres del lugar donde desarrolla su cometido". En concreto, la Agrupación Reformista pregunta si el funcionario ha sido afectado por legionela, dato ya confirmado por El Confidencial a través de fuentes de la comisaría de Alicante, pero también si la Consejería de Sanidad ha puesto en marcha algún tipo de protocolo "más allá del simple cierre de la galería de tiro".

El sindicato reclama "una investigación al respecto del anuncio del cartel" y "que se informe inmediatamente a los funcionarios destinados en la misma y a la ciudadanía de las medidas adoptadas" con el fin de evitar "cualquier alarma social". La Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana y el Servicio de Prevención sí están informados de la existencia del caso de legionela, según refleja también el mencionado informe de Riesgos Laborales.

Legionela Comunidad Valenciana Benidorm Policía Nacional
El redactor recomienda