el impacto económico de la fiesta del fuego

¿Se pueden 'quemar' 750 millones en una noche? Pregunta a los valencianos

Valencia vive la recta final de las Fallas con una ocupación hotelera cercana al 100% y la percepción cada vez mayor de que la fiesta es un motor económico por desarrollar

Foto: El león del Congreso de los Diputados que se quemó el año pasado en la plaza del Ayuntamiento de Valencia.
El león del Congreso de los Diputados que se quemó el año pasado en la plaza del Ayuntamiento de Valencia.

Este año no habrá monumento de Nou Campanar. La falla que señoreaba desde uno de los barrios de expansión de la ciudad de Valencia durante los años del 'boom' inmobiliario no tiene ahora suficiente presupuesto para plantar. En 2014, el empresario que la financiaba, el promotor Juan Armiñana, dio un paso atrás. Con sus empresas arruinadas, en liquidación y con los acreedores llamando a la puerta, es muy difícil justificar un gasto de más de 600.000 euros en una falla cuyo destino es ser destruida por las llamas. Suyos son los récords de inversión en monumentos, siempre en manos de los artistas falleros de mayor renombre. Durante siete años, seis de ellos consecutivos, reinó en la Sección Especial y arrebató el trono a las comisiones de más abolengo, como las del centro de la ciudad Na Jordana y Convento Jerusalén, la vecina L’Antiga de Campanar o Cuba-Literato Azorín, que este año ha ganado el primer premio por primera vez.

[Valencia en Fallas: qué ver y qué hacer para disfrutar de la ciudad en fiestas]

Los valencianos son, junto a los alicantinos y sus hogueras de junio, uno de los pocos pueblos capaces de competir por quemar en una noche el trabajo de todo un año. La tradición pirófila se ha ido perfeccionando, haciéndose cada vez más compleja, en una combinación de arte, cultura, entretenimiento y exceso festivo que secuestra la ciudad desde primeros de marzo hasta cada día de San José (19 de marzo), a pocas horas del equinoccio de primavera, y que alcanza su cenit dos o tres días antes, cuando concurren en las calles las procesiones de las comisiones falleras a ritmo de bandas de viento y percusión, la peregrinación de 100.000 falleros y falleras a la Catedral con motivo de la Ofrenda a la Virgen de los Desamparados, cortes de tráfico, carpas nocturnas a ritmo de música electrónica, aglomeraciones por las 'mascletàs' y los castillos de fuegos artificiales y un número cada vez más elevado de turistas que no quieren perderse la fiesta popular por excelencia de la cuna del 'yonqui del dinero', la 'alcaldesa de España' y la operación Taula

Todo eso, además de un escaparate de creatividad folk único en el mundo, es cada vez más un gran negocio y una actividad económica en sí misma con un impacto directo estimado que puede superar los 700 millones de euros y que tiene en el sector de la hostelería al principal beneficiario. Según datos de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT), la previsión del sector es que este fin de semana la ocupación alcance el 98%, lo que supone un 14% más que en 2015. “El hecho de coincidir en fin de semana los días grandes de las fiestas sin duda ha beneficiado la ocupación, pero no solo de la ciudad, porque para el área metropolitana se espera una ocupación también cercana al 97% para los días 18 y 19 de marzo”, ha explicado el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien ha recordado que “la conexión con Madrid a través del AVE propicia una gran demanda”. “Prevemos un aumento considerable de los visitantes durante estos días, gracias también a las previsiones climatológicas”. 

 

¿Se pueden 'quemar' 750 millones en una noche? Pregunta a los valencianos

Los datos de la AVT coinciden con los del portal Trivago, cuyo análisis de búsquedas concluye que Valencia registrará esta semana la mayor ocupación hotelera de los últimos cinco años. Tanta demanda tiene un efecto automático en los precios de los establecimientos. Si en marzo la tarifa media es de 95 euros por noche, estos últimos 10 días, que este año coinciden además con la Semana Santa, los precios se han situado en 208 euros, y se disparan a 293 euros el fin de semana (el sábado por la noche es la 'cremà').

Previsión de ocupación hotelera en Valencia. (Trivago)
Ampliar
Previsión de ocupación hotelera en Valencia. (Trivago)

Los ingresos previstos por el sector hotelero son incluso superiores a los que se estimaban en 2008, cuando se elaboró, por encargo de la Interagrupacion de Fallas, el último informe completo sobre el impacto económico de la fiesta popular. Desde entonces no se han vuelto a realizar más estudios, pese a que el año pasado el Ayuntamiento de Valencia se comprometió a hacer un encargo al prestigioso Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE). El nuevo consistorio, ahora en manos de Joan Ribó, y su concejal de Fiestas, Pere Fuset, han anunciado la puesta en marcha de un nuevo informe con el objetivo también de canalizar las decisiones institucionales sobre las Fallas en virtud de su repercusión económica.

Las instituciones y también marcas privadas deseosas de asociar su imagen a la tradición (como es el caso de Amstel) están volcadas en una campaña para tratar que la Fallas sea reconocidas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, un reconocimiento del que ya disfrutan, por ejemplo, el flamenco, los 'castellers' catalanes o el Tribunal de la Aguas de Valencia, además de la dieta mediterránea. "La declaración de Patrimonio es una oportunidad para reorientar la estrategia de las Fallas hacia el turismo cultural", sostiene Fuset, para quien es necesario aprovechar las Fallas como “motor económico durante todo el año”. Hasta el acto Antonio Banderas, un fan de las fiestas populares, se ha sumado a la campaña de apoyo a través de Twitter.

Atracción de turismo internacional

Luis Martí, presidente de la Federación Hotelera de la provincia de Valencia, también cree que las Fallas tienen mucho mas recorrido en términos de “explotación turística”, no tanto en los días centrales, sino a lo largo del mes e, incluso, del año. “Son un recurso turístico excepcional al que no le sacamos todo el partido que deberíamos”, afirma en tono crítico. La previsión para este año es que durante las fiestas se desplacen a Valencia cerca de un millón de personas, nacionales y cada vez más extranjeros (Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos son los principales emisores) desde que la ciudad se ha consolidado en los circuitos internacionales. Pero muchos otros son de la propia Comunidad Valenciana y no hacen noche en hoteles o alojamientos comerciales.

Impacto económico por sectores. Informe de Interagrupacion.
Ampliar
Impacto económico por sectores. Informe de Interagrupacion.

En cualquier caso, las Fallas implican cada vez a un mayor número de sectores. El informe de Interagrupacion de Fallas cifraba en 750 millones el impacto en 2008. Y de esa cantidad, sorprendentemente, la menor cuantía procede del gasto que realizan las 388 comisiones falleras. Para 2016, el presupuesto para monumentos es de casi siete millones de euros. La falla más cara es la de Convento Jerusalén, que el sábado por la noche 'quemará' 200.000 euros en una obra de Pedro Santaeulalia. “Han subido un poco los presupuestos de casi todas las fallas más humildes, lo que ha compensado los recortes de las grandes. En gente, somos los mismos, pero queremos hacer más cosas y se aportan ingresos extra”, explica a El Confidencial Jesús Hernández, presidente de la Interagrupación. Todo un síntoma de que la crisis parece quedar atrás.

El sector hostelero se come casi el 73% de todo el negocio que se genera, pero hay muchas más actividades que se benefician del flujo económico, como alquileres de casales, hipotecas de las comisiones falleras, peluquerías, floristerías, imprentas, deportes, cultura, césped, banderas, autobuses, fotografía, etc. Hasta Cristóbal Montoro tiene motivos para estar contento de que los valencianos hayan decidido quemar millones de euros en una noche año tras año. Según el citado informe, cuyas cifras están por actualizar, pero que no se alejan mucho de la situación actual si nos atenemos a las previsiones de ocupación, el IVA generado por la repercusión económica de las Fallas supera los 60 millones de euros, mientras las cotizaciones a la Seguridad Social o retenciones de IRPF derivadas de los contratos que se firman pueden superar los 25 millones de euros.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios