MALESTAR LABORAL EN LA POLICÍA CATALANA

Los Mossos, hartos de sus políticos: "Creen que somos máquinas y nos deben 4.000€"

Los Mossos d’Esquadra reconocen que la jornada en El Prat fue "muy dura" y muchos agentes fueron avisados esa misma mañana. Llevan tiempo exigiendo que no les politicen

Foto: Un Mosso d'Esquadra ante cientos de manifestantes este lunes en el aeropuerto de El Prat. (EFE)
Un Mosso d'Esquadra ante cientos de manifestantes este lunes en el aeropuerto de El Prat. (EFE)

Los Mossos d’Esquadra llevan tiempo avisando: están hartos de que los políticos de uno y otro bando los utilicen como arma arrojadiza. Solo han pasado unas horas desde los graves disturbios del lunes en el aeropuerto de El Prat y el cuerpo policial anda ya muy escocido con el Govern, en especial con el consejero Miquel Buch y la dirección general de la policía catalana. Prefieren no hacer valoraciones “en caliente”, pero denuncian “jornadas desde las 5 de la mañana a las 12 de la noche, o incluso más, sin previo aviso. En algunas comisarías se avisó a los agentes esa misma mañana de que no se marcharan, que había trabajo. ‘Aquí no se va a casa nadie’ dijeron. Esta gente se cree que somos máquinas, que no tenemos ni vida ni familia ni vida", protesta el Sindicato Independiente de Mossos (USPAC).

“Estamos valorando en qué condiciones trabajaron los compañeros en El Prat, cuántas horas estuvieron, los medios de que dispusieron… Fue una jornada muy tensa y dura, hubo que aguantar muchísima presión y para variar aquí nadie previo nada. Suerte tiene (el Govern) de que somos profesionales”, prosigue el sindicato.

Mossos d'Esquadra flanquean el acceso a la terminal del aeropuerto de El Prat. (EFE)
Mossos d'Esquadra flanquean el acceso a la terminal del aeropuerto de El Prat. (EFE)

El Govern ha anunciado esta mañana que investigará el comportamiento de los Mossos d’Esquadra durante las cargas en el aeropuerto y eso no ayuda precisamente a calmar los ánimos entre los agentes, que se sienten atrapados entre las arengas de sus políticos para que la gente asalte infraestructuras clave y la necesidad, acto seguido, de acudir a defender por la fuerza esas mismas instalaciones. En concreto, el Govern podría sancionar a los antidisturbios que arrancaron un furgón policial con un manifestante encaramado sobre el capó.

La utilización política del cuerpo por parte del Govern está por encima de criterios policiales

Días atrás, USPAC denunció la "guardia pretoriana de Torra", conformada de agentes de Mossos d'Esquadra "designados a dedo, para sus propios intereses y sin tener en cuenta ningún criterio técnico o policial". Y remató: "La utilización política del cuerpo por parte del Govern y en particular del conseller Buch está por encima de criterios policiales".

Sacarle las castañas del fuego al Govern no se ve luego recompensado, afirman, con la aplicación de los compromisos firmados por su gobierno. “Hace unos días tuvimos una reunión para hablar de condiciones laborales y el consejero [de Interior, Miquel Buch] ni siquiera apareció. Es una vergüenza”. El cuerpo de Mossos lleva tiempo reclamando el retraso en el pago de horas extra (como las ejecutadas este lunes en El Prat), que asciende ya a "una media de 4.000 euros por agente". De momento, no hay solución a la vista. Desde Uspac se muestran prudentes al valorar cómo puede afectar este cabreo generalizado a la hora de acudir rápidamente a proteger el orden público en los lugares que vaya señalando el movimiento Tsunami Democràtic durante todo el otoño.

Hace un año, tras el asalto de cientos de manifestantes al Parlament, Uspac denunció a la Dirección General de la policía catalana ante la Inspección de Trabajo por el uso de agentes de seguridad ciudadana (unidades Arro) para tareas de orden público, y criticó la falta de un plan de prevención de riesgos laborales específico tanto para los Arro y los antidisturbios de la Brimo.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios