la 'exconsellera' huyó de la justicia

El Govern coloca a la huida Meritxell Serret al frente de la 'embajada' de Bruselas

Se abrirán en las próximas semanas las seis delegaciones de la Generalitat que fueron cerradas con la aplicación del 155: Reino Unido, Irlanda, Alemania, Italia, Francia, Suiza y EEUU

Foto: La exconsellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación Meritxell Serret, huida en Bélgica desde noviemre. (EFE)
La exconsellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación Meritxell Serret, huida en Bélgica desde noviemre. (EFE)

Día de nombramientos problemáticos para el Consell Executiu que hoy se ha reunido en el Palau. La consellera de Agricultura en la época de Carles Puigdemont, Meritxell Serret, ha sido nombrada nueva delegada de la Generalitat en Bruselas ante la UE. Lo han hecho pese a su falta de experiencia diplomática y aunque se encuentra huida de la Justicia española, ya que optó por refugiarse en la capital belga con Puigdemont, y los exconsellers Toni Comín (Sanitat) y Lluís Puig (Cultura). Según el conseller de Acció Exterior, Ernest Maragall, “no es una decisión de acogida o de refugio. Es una decisión de responsabilidad y de decisión. Es para que haga de delegada en la nave insignia de nuestra política exterior”.

Serret llevaba meses en Bruselas instalada con un perfil bajo. Su currículum se encuentra muy lejos de su predecesor, Amadeu Altafaj, gran conocedor de los intríngulis de la política comunitario y que había llegado a ser jefe de gabinete del Comisario de Economía Oli Rehn. Respecto a que siga reclamada por el Tribunal Supremo, Ernest Maragall ha reconocido que “nos hemos preguntado si podía ejercer su función con sus problemas con la Justicia y pensamos que puede perfectamente ejercer el puesto”.

Un sueldo de 80.000 euros

“Serret es la delegada del Govern de Cataluña en Bruselas. Y Tendrá la misma exigencia en términos de responsabilidad”, ha asegurado hoy Ernest Maragall en rueda de prensa. El salario de delegado en Bruselas supera los 80.000 euros brutos anuales, según recoge el propio porta de transparencia de la Generalitat.

El mismo Ernest Maragall ha argumentado que “estoy convencido del nombramiento porque la conozco que los hechos desmentirán esta sensación. Y que se impondrá la dedicación, responsabilidad y acierto. Y será la mejor delegada que hemos tenido nunca en Bruselas por adecuación y autoexigencia. Se trata de una persona con capacidad y lo importante es su experiencia en política y cualquiera que haya silo conseller de este Govern se encuentra preparado para un cargo así. Además, la política agrícola de la UE es una pieza clave y Meritxell Serret ha sido muy importante en este área. Cada uno tiene su perfil y su especialidad”.

Sobre si representará a la actual administración autonómica o a la República que se declaró el 27 de octubre y que no fue reconocida por ningún país, Maragall ha zanjado este dilema asegurando que los nuevos delegados “trabajarán para la institución que representan y para el país que representan. Y que actuarán con la lealtad y el compromiso que se les pide”. Según Maragall, “no renegamos de los activos históricos que tenemos, como los hechos de octubre, pero no hace falta recordarlo a cada momento. Sin embargo, estamos comprometidos con lo que representaron esos días

Más nombramientos

Ernest Maragall ha explicado que se reabren el resto de delegaciones, en la mayoría de los casos con el mismo responsables. En otros, repescando figuras, como es el caso del nuevo delegado de Cataluña para los países nórdicos que será el periodista Martí Anglada, quien tampoco tenía experiencia diplomática hasta que Puigdemont lo designó delegado en París.

Ernest Maragall ha adelantado que se está negociando con los socios del Diplocat para recuperar la actividad de este consorcio “que no representa a la Generalitat sino al país”.

Ha habido otros nombramientos problemáticos. El más espectacular el de Pau Villoria, que ha sido escogido como nuevo comisionado de la Presidencia para el despliegue del Autogobierno, y que será el encargado de consignar el daño que ha provocado a la Generalitat la aplicación del 155. Pau Villoria, un convergente del clan de Sant Cugat, fue el hombre que firmó la privatización de la ATLL, el mayor fiasco del gobierno de Artur Mas.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios