guerra fratricida para PRESIDIR LA GLE

Locas elecciones a la masonería: fotos en una terma, un 'indepe' y un exdiputado de UCD

Desde este sábado 13 de enero, hay ya oficialmente tres candidatos a regir los destinos de la Gran Logia de España (GLE), la mayor institución masónica de la península Ibérica

Foto: Desfile de masones.
Desfile de masones.

La jefatura de los masones españoles se dirimirá en una ‘tenida’ (reunión) en Madrid el próximo 10 de marzo. Pero desde este sábado 13 de enero, hay ya oficialmente tres candidatos a regir los destinos de la Gran Logia de España (GLE), la mayor institución masónica de la península Ibérica. En las próximas semanas, se verán las caras el actual gran maestre, que opta a la reelección, Óscar de Alfonso, el abogado barcelonés (aunque de origen valenciano) Manuel Torres Izquierdo y el exdiputado independentista Ramon Viñals. Los masones son apenas unos miles, pero el peso de la GLE es enorme, al codearse con organizaciones similares de todo el mundo, que tienen un tremendo peso en la vida política, social y económica de los principales países, especialmente los Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Francia e Italia.

El cargo de gran maestre de la GLE lo ostenta en España, desde el año 2010, el abogado valenciano Óscar de Alfonso. Su programa es continuista y saca pecho resaltando que “la institución que yo cogí en 2010 [con 42 años que tenía cuando fue elegido, se convirtió en el gran maestre más joven de la masonería española] no se parece en nada a la actual”.

Óscar de Alfonso, durante una conferencia en la Grande Lógia Massonica de Goiás. (Instagram)
Óscar de Alfonso, durante una conferencia en la Grande Lógia Massonica de Goiás. (Instagram)

De Alfonso explica a El Confidencial que “el vuelco de la GLE ha sido absoluto. Hemos crecido un 24% en afiliación, mientras que en Europa están en un crecimiento del 0,5 o del 1%. Y hemos realizado una apertura de comunicación impresionante. Se han cambiado normas y mentalidades e iniciamos la apertura a la sociedad, al mismo tiempo que intensificamos el trabajo con el mundo profano”.

Desde los sectores críticos, en cambio, se considera que “la gestión en estos ocho años ha sido mala. La institución ha estado paralizada y las ‘provincias’ abandonadas. Además, la afiliación apenas ha crecido”. Pero la candidatura de De Alfonso encontró un nuevo revés en unas fotografías tomadas en Brasil este mes de diciembre.

El gran maestre español fue a unas jornadas de trabajo de ocho días al país sudamericano y el primer día acudió con los dos principales jefes de la masonería brasileña a las termas de Goiás, el mayor balneario del mundo. Allí realizó unas fotografías en una piscina. En una de ellas, hacía el ‘ganso’, ocultando sus pechos con sendos cocos. En otra, estaba junto al gran maestre brasileño, Adolfo Ribeiro. Lo malo era que en los 'hashtags' había incluido los términos #sexo y #abuelopedofiloamilado, palabras que más tarde borró.

En el mundo masón, sin embargo, el impacto fue brutal. “La imagen que da de su persona y de la institución a la que representa es nefasta. Solo por eso no merece ir a la reelección”, dice a El Confidencial una fuente crítica de la GLE. De Alfonso, en cambio, se lo toma con calma. “Fue un error personal. Inocente. Pequé de estúpido. No pensé que esas fotos iban a ser utilizadas contra mí. Lo que pasó es que de los ocho días tuvimos uno libre y me llevaron a las termas. Me pareció gracioso hacer unas fotos y las publiqué en las redes, sin ánimo de nada. Lo que más me duele es que ataquen a la GLE por unas fotos mías personales. Eso es falta de ética. Pero a partir de entonces, aprendí que lo que subes a las redes sociales debes controlarlo”.

Manuel Torres Izquierdo, junto al Síndic de Greuges en un acto el pasado mes de junio.
Manuel Torres Izquierdo, junto al Síndic de Greuges en un acto el pasado mes de junio.

Cuentas saneadas

Por el contrario, subraya: “Me hace gracia que me critiquen por unas fotos y no por mi gestión. Eso debe de ser porque no tienen nada que decir. Pero los números cantan: cuando accedí a la GLE, esta estaba en bancarrota, en quiebra. Hoy, tenemos beneficios todos los años, de 40.000, 60.000 euros… Yy tenemos ya un fondo de 340.000 euros para invertir en la compra de propiedades”.

Las críticas al abogado valenciano se dirigen también a que no se ha movido para reclamar el patrimonio histórico de la masonería, cosa que sí promete otro de los aspirantes, el abogado barcelonés Manuel Torres Izquierdo. “Había muchos edificios de la masonería. Es cierto que la mayoría de las propiedades no estaba a nombre de la institución, sino a nombre de los hermanos, para esconderlas. Pero se hizo un cálculo ya hace décadas y se creía que podrían ascender a 10.000 millones de pesetas [60 millones de euros]. Sabemos que es muy difícil. Durante el Gobierno de Zapatero habíamos hablado con Ramón Jáuregui, que nos dijo que es muy difícil, casi imposible, que a la masonería se le pueda devolver el patrimonio como a un sindicato o un partido. Por eso, aconsejó ir a los tribunales”.

Torres Izquierdo es un venerable maestro integrante del Consejo Supremo del Grado 33, es decir, el órgano de la élite masónica. En la primera legislatura democrática, Torres fue diputado de UCD por Barcelona (compartió escaño con Jordi Pujol, Macià Alavedra, Jordi Solé Tura, Joan Reventós o Gregorio López Raimundo, entre otros) y más tarde se pasó al CDS, siguiendo la estela de Adolfo Suárez. Tras la nueva aventura fallida en los años ochenta, abandonó el mundo político y se dedicó a la abogacía. Mientras tanto, presidió el Club de los Rotarios en Pedralbes, la zona noble de Barcelona, y es miembro del capítulo español del Club de Roma.

Racionero, de segundo

Ramon Viñals. (masoneria.com)
Ramon Viñals. (masoneria.com)

Aunque oficialmente no ha trascendido, El Confidencial ha podido conocer que exdirigentes de la masonería apoyan su candidatura. José Carretero (contra el que la GLE inició incluso un pleito por la venta de unas propiedades en Bilbao) o Josep Corominas (que abandonó la GLE tras ser gran maestre y creó su propia logia) estarían dispuestos a volver y a integrarse de nuevo en la institución. Algunas fuentes apuntan a este diario que la mano derecha de Torres —o sea, el segundo de la masonería española— podría ser el escritor Luis Racionero.

El último de la terna es Ramon Viñals, un independentista y exdiputado de ERC que en los últimos años firmó todos los manifiestos a favor de Artur Mas y su apuesta por la secesión. Viñals, que había sido presidente de la Cruz Roja en Cataluña y uno de los fundadores de la Fundació Ferrer i Guàrdia, militó también en el CDS de Suárez, aunque luego inició una deriva nacionalista que le ha llevado a posicionamientos radicales. El partido que fundó a comienzos de los ochenta, sin embargo, era el Partido Social Demócrata de Cataluña (PSDC), que nunca obtuvo representación parlamentaria.

No es la primera vez que Viñals se presenta a gran maestre. De hecho, ha sido una figura que siempre ha estado esperando su ocasión y bebiendo de los círculos selectos de la capital catalana, como el Círculo del Liceo. En su contra, Viñals tiene su posicionamiento independentista y su edad, ya que ha cumplido los 83 años en otoño pasado. Pero el viejo republicano sigue al pie del cañón.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios