Y EL MINISTRO DE JUSTICIA, RAFAEL CATALÁ

Mas, Ortega y Rigau piden que Rajoy declare como testigo en el juicio del 9N

En sus escritos de defensa presentados este jueves ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, los acusados de desobedecer al TC piden que Rajoy y Catalá testifiquen

Foto: Francesc Homs, Joana Ortega, Artur Mas, Irene Rigau y la presidenta del Parlment Carme Forcadell. (Efe)
Francesc Homs, Joana Ortega, Artur Mas, Irene Rigau y la presidenta del Parlment Carme Forcadell. (Efe)

La defensa del expresidente de la Generalitat Artur Mas y de las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau proponen que declaren como testigos en el juicio por la consulta del 9N el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, por sus opiniones públicas sobre la consulta. En sus escritos de defensa presentados este jueves ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), los tres acusados de desobedecer al Constitucional piden que Rajoy y Catalá testifiquen en el juicio por sus declaraciones públicas en las que, en su opinión, minimizaron la importancia jurídica de la consulta independentista.

Los letrados de Mas, Ortega y Rigau insisten en su tesis de que los miembros del Govern no desobedecieron al TC, dado que no recibieron ningún requerimiento expreso por parte del alto tribunal para suspender la consulta. Entre los testigos que las tres defensas proponen para el juicio, figura el de Mariano Rajoy, quien los letrados pretenden que aclare "el contenido y alcance de sus declaraciones públicas" sobre la votación, concretamente en las que afirmó que el 9N "no es un referéndum, ni una consulta, ni tiene efecto jurídico". Al ministro de Justicia, los letrados pretenden preguntarle, entre otras, por las afirmaciones en las que sostuvo que el Gobierno permitiría "celebrar el proceso de participación si este es un ejercicio ciudadano de libertad de expresión" y en las que calificó el 9N de "jornada de propaganda política carente de validez".

En relación con estos testimonios, las defensas aportan al TSJC una serie de noticias publicadas en la prensa, en los días previos y posteriores a la consulta, con las opiniones de Rajoy y Catalá sobre el 9N, que a su entender permiten valorar jurídicamente la trascendencia de la consulta y la "tolerancia" del Gobierno respecto a la implicación de la ciudadanía en la votación. Con esos testigos, los letrados pretenden avalar una de sus principales líneas de defensa, la "actitud pasiva" que a su parecer mantuvo la Abogacía del Estado al no instar la ejecución de la orden de suspensión de la consulta independentista que el Constitucional dictó el 4 de noviembre de 2014. De hecho, las defensas también ven "inexplicable" la actitud del TC, por no haber contestado hasta el 4 de diciembre, casi un mes después de la consulta, el requerimiento que la Generalitat le envió el 7 de noviembre para que le aclarara el alcance exacto de la providencia en que suspendió el 9N ante su "vaguedad".

En ese sentido, advierten las defensas de que no existe en la jurisprudencia ni una sola condena por desobediencia a una persona que "haya recurrido una decisión judicial o haya pedido una aclaración" de la orden que se le daba. En la línea de lo mantenido hasta ahora en sus recursos, los abogados de Mas -Xavier Melero-, Ortega -Rafael Entrena- y Rigau -Jordi Pina- aducen que en el 9N "nunca se convocó oficialmente a la ciudadanía, sino que se le dio la oportunidad de organizar y tomar parte de un proceso participativo que se acabó realizando gracias a la intervención de miles de voluntarios". De hecho, mantiene el escrito de defensa de Mas, el 9 de noviembre "no se celebró lo que se suspendió: un procedimiento participativo oficial, promovido por la Generalitat y capaz de generar algún efecto más allá de la constatación de un determinado estado de opinión respecto a una cuestión política".

Para la defensa de Mas, el gobierno catalán se limitó a cumplir con su obligación de "velar por que la jornada se viviera de la manera más segura posible" y el hecho de que el expresidente catalán saliera a "dar tranquilidad de los voluntarios" es "un acto que le honra y que no se puede considerar indicador de responsabilidad penal". Las defensas alegan asimismo que, una vez la consulta fue suspendida, la Generalitat no podía detener el proceso dado que las actuaciones administrativas encaminadas a su organización habían finalizado y su "ejecución" quedó "en manos de los voluntarios". Otro de los principales argumentos de la defensa es que el TC no dirigió una "notificación personal" de su resolución a los encausados para asegurarse que tenían "conocimiento efectivo de la misma y recuerda que en el "caso Atutxa" hubo "tres requerimientos expresos a la Mesa del Parlamento Vasco para que disolviera al grupo parlamentario" de Batasuna.

Además de Rajoy y Catalá, las defensas piden al TSJC que cite como testigos para el juicio al exconseller de Presidencia Francesc Homs -ahora diputado del Congreso y al que el Supremo también investiga por su papel en el 9N- y a los expresidentes del Parlament Núria de Gispert y Joan Rigol. Otros testigos que proponen los letrados son Carles Viver i Pi-Sunyer, que fue presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, Miquel Buch, presidente de la Asociación Catalana de Municipios (ACM), y el que fuera alcalde de Barcelona durante el 9N, Xavier Trias.

"España no puede impedir la consulta"

Por su parte, el portavoz del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDECAT) en el Congreso, Francesc Homs, aseguró que, tras analizar la capacidad real del Estado, éste no tiene medios para impedir físicamente la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña. En una entrevista en 'Onda Cero', Homs dijo que si se produce un triunfo del 'sí' en la consulta sobre la independencia "se proclamará de inmediato" la independencia de Cataluña.

Con todo, explicó que si finalmente el resultado de esa hipotética consulta fuera un 'no', los independentistas lo asumirán. "Si no tenemos el respaldo mayoritario, no podemos llevar a cabo lo que pretendamos", argumentó. Preguntado por si la vía de la consulta unilateral es la única solución ante la imposibilidad de plantear una reforma de la Constitución, Homs justificó que si para que Cataluña fuese independiente se tuviera que pedir permiso a España "nunca lo sería".

El político catalán opinó que si alguien piensa que sacar las urnas -"una apuesta democrática"- se puede parar, es que no está en la situación actual. "Esto no se puede impedir físicamente, hemos analizado la capacidad real que tiene el Estado ante todo eso. No veo que tenga medios", manifestó. Para Homs, "suena raro" el considerar un desafío el poner urnas en pleno contexto democrático europeo del siglo XXI. "Pensaba que los desafíos eran cosa de otra época y con otros planteamientos, no en términos de explicarse de forma pacífica", afirmó.

"Me parece absurdo que exista este empecinamiento del Gobierno de España. ¿No sería más lógico que nos pusiéramos de acuerdo en cuál va a ser la pregunta y cuáles las consecuencias? Pero no, están en esta situación de orgullo", lamentó. El portavoz del PDECAT asegura que muchos constitucionalistas dijeron que se puede realizar el referéndum pero que "otra cosa son las interpretaciones que hacen algunos" de las leyes. "Deberíamos ser más honestos en nuestros planteamientos si la ley de pone como excusa", apostilló.

Rivera: "Vamos a respetar el proceso judicial"

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, expresó su respeto al juicio por la consulta del "fracaso" del 9N, en el que la defensa pidió la declaración como testigo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y se limitó a incidir en que las partes pueden solicitar lo que estimen. Rivera hizo estas afirmaciones en el Congreso a preguntas de los periodistas sobre la petición de los letrados del expresidente de la Generalitat, Artur Mas, y de las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau para que Rajoy declare como testigo, así como el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

"Es un tema judicial y, aunque tenga consecuencias políticas o sean políticos los que están juzgados, vamos a respetar un poco ese proceso judicial", dijo el líder de C's. Subrayó, no obstante, que la ley está para cumplirla y que quien quiera cambiarla que lo proponga, "pero mientras hay que cumplirla". Además, recordó que el Congreso acordó conceder el suplicatorio solicitado por el Tribunal Supremo para poder actuar contra el portavoz del PDECat, Francesc Homs, por la consulta soberanista del 9N, y "se ponga en marcha ese juicio".

"No voy a hacer más valoración, las partes también pueden pedir lo que crean conveniente", concluyó al respecto Rivera, para quien el independentismo a lo único que ha llevado es a "fracaso tras fracaso". En este sentido, llamó a la reflexión a los partidos que gobiernan en Cataluña sobre de qué sirve perder el tiempo para repetir lo mismo. "Juicios al margen, yo instaría al Gobierno a que se piense si el camino que tiene que seguir es repetir otro 9N para acabar igual o si la vía es negociar", insistió.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios