EMPAR MOLINER, EXOKUPA Y JURADO DEL FESTIVAL DE CINE ERÓTICO

Quemar la Constitución tiene premio: el máximo galardón de ERC

Esquerra ha concedido su máximo galardón a Empar Moliner, una escritora y periodista cuya última ‘boutade’ ha sido quemar la Constitución española en directo en TV3

Foto: Empar Moliner ganó también el Mercè Rodoreda de cuentos. (EFE)
Empar Moliner ganó también el Mercè Rodoreda de cuentos. (EFE)

Si la política se hace a golpe de ‘scoops’, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se lleva la palma. Para el 20-D, dio la campanada presentando a un supuesto ‘castellanohablante’ como número 1 a Gabriel Rufián, integrante del grupo Súmate y pupilo de Eduardo Reyes, íntimo amigo del republicano Oriol Junqueras. Ahora, ha concedido su máximo galardón (el Memorial Francesc Macià 2016) a la trayectoria de Empar Moliner, una escritora y periodista cuya última ‘boutade’ ha sido quemar la Constitución española en directo durante su miniespacio en TV3, la emisora pública de la Generalitat. Pero eso da audiencia y votos. Y premiarlo, también.

El galardón, que concede la Fundación Josep Irla, es por “su trayectoria profesional, marcada por éxitos literarios con libros y resúmenes de cuentos, y sobre todo por el compromiso con la cultura y el país que demuestra cada día en sus numerosas colaboraciones en prensa, radio y televisión, de manera apasionada, irreverente, directa, con la sátira como herramienta de denuncia contra las injusticias”.

En realidad, Empar Moliner podría ser conocida por muchas cosas, puesto que no le faltan méritos literarios y estilísticos. Sin embargo, la fama sobrevenida le ha venido por un dudoso espectáculo televisivo: la quema de un ejemplar de la Constitución española en pleno directo. Pero todo era espectáculo: al día siguiente desveló que el libro no era tal Constitución, sino que solo tenía de esta la portada. Era, en fin, una broma, una crítica satírica dentro de un miniespacio de opinión.

Moliner tuvo la mala suerte de que un espectáculo así, en un momento como el actual, cuando las sensibilidades políticas están a flor de piel, levantó ampollas. Y por ello, hubo de salir al paso pidiendo disculpas públicas. TV3 también emitió un comunicado de disculpa y retiró los vídeos de su web, aunque mantuvo los espacios de la escritora tanto en la televisión como en la radio pública.

¿Y porqué la polémica? En la pantalla, detrás de la escritora, apareció un titular muy real: ‘El TC tumba las medidas para garantizar el suministro energético a las familias vulnerables’. Se refería a que el TC, tras un recurso del Gobierno central, paralizó el decreto energético de la Generalitat que pretendía ayudar a las familias pobres a sufragar los gastos de la luz y el gas. Y para dar una idea de cómo podrían hacer esas familias pobres para calentarse en el duro invierno, fue rompiendo hojas de la supuesta Constitución, lanzándolas a un bidón y prendiéndoles fuego. A su alegato, sin embargo, añadió un fuerte simbolismo ideológico , ya que subliminalmente, echó las culpas del fallo del TC a los políticos catalanes que no son independentistas, señalándoles en sus escaños del ‘Parlament’ y citándoles por sus nombres, como si en sus manos hubiese estado el evitarlo.

Fue un soneto mal interpretado. Pero Empar Moliner es así. La oposición en pleno la criticó por incitar a la discriminación y al odio con su gesto. Algunas entidades, como Sociedad Civil Catalana (SCC) o el Grup de Periodistes Pi i Margall, pidieron su despido de los medios públicos. E incluso el partido Vox llevó el tema a los juzgados y a Fiscalía, acusándola de “ultraje a España”, de “provocación para cometer rebelión” y de “incitación al odio y la violencia por razón de origen nacional”. El popular Xavier García Albiol la llegó a tildar de “bufona del régimen independentista”, aunque ella nunca ha funcionado como una escritora o periodista al uso. Tras arreciar la polémica, se confesó una “escritora payasa”. Y este viernes, cuando la Fundación Josep Irla (la Fundación oficial de ERC) hizo público que le concedía su galardón individual, su reacción fue sorprendente: “¡Qué fuerte! ¡Avisadme días antes, que voy de cráneo!”, tuiteó desde su cuenta.

Para dar una idea de cómo podrían hacer esas familias pobres para calentarse en el duro invierno, fue prendiendo hojas de la supuesta Constitución

Desde siempre, Moliner se había alineado con las tesis soberanistas. Nunca lo escondió, por eso tuvo cabida en los medios públicos catalanes. Y lleva su sarcasmo a todos los niveles. Tras la polémica de la quema de la Constitución, la entidad Sociedad Civil Catalana (SCC) le recomendó un artículo de su vicepresidente, Joaquim Coll, publicado en el 'Periódico de Cataluña' titulado ‘La Cataluña ofendida'. La respuesta fue contundente: “Sí. La Constitución se puede considerar libro de ficción. Dice que tenemos derecho a vivienda digna (y eso incluye calefacción)”.

La escritora, nacida en Santa Eulàlia de Ronçana (Barcelona) en 1966, ha colaborado con muchos medios, entre ellos COM Ràdio, El País, los medios públicos del Gobierno catalán y el más reciente diario Ara, donde tiene una columna. En el año 2000, recibió el prestigioso premio Josep Pla por su libro ¡Feli, esthéticienne’. En el 2005, recibió el Lletra d’Or por ‘T’estimo si he begut’ (‘Te quiero si he bebido’). Y recientemente, el Mercè Rodoreda por ‘Tot això ho faig perquè tinc molta por’ (‘Todo esto lo hago porque tengo mucho miedo’).

En el 2006, fue elegida para integrar el jurado de los premios del Festival de Cine Erótico de Barcelona, el más importante festival de cine porno de España. Por aquellas fechas, ERC propuso que el festival fuese expulsado de la sala La Farga de Hospitalet de Llobregat porque “degradaba a la mujer”. Empar no se anduvo con chiquitas: “¡Pues claro! Ahí está la gracia. Y a los hombres. Y a los animales. El porno degrada. Pero es una fantasía consentida que no hace daño a nadie. Me parece increíble que a cuatro días de las elecciones se saquen de la manga algo así, para mayor gloria del peloteo indiscriminado a las mujeres. Qué rentable es hacernos la pelota. En tanto que miembro del jurado que fui, estoy emocionada. Ahora mismo me pido perdón por haberme vejado a mi misma”, contraatacó.

En sus inicios, había comenzado una trayectoria personal enfocada a ser actriz de teatro y cabaret. Y algo le quedó de ello. En los años 80, se sumó al movimiento Salvem Gallecs, lo más 'progre' que había en la época. Llegó a ser una suerte de okupa en una casa de esa zona, en la comarca del Vallès, cerca relativamente de su pueblo natal.

Primogénita de seis hermanos, su familia le metió el gusanillo de los cuentos: su abuelo le regaló poco a poco la colección del ‘Patufet’ (Garbancito) y le envenenó la sangre con la literatura. Por eso su carrera se torció hacia la escritura, hasta llegar a convertirse en una consumada autora de cuentos.

Lo dicho: Empar es ácida porque es payasa. Se ríe de todo y de todos. “Hoy me ha divertido mucho ver que hay un proyecto de boicot al cava catalán. Yo, por cierto, nunca dejé de llamarle ‘champán’”, se regocijaba en un artículo de un antiguo blog que cuelga en alguna esquina de la Red.

En resumen, Empar Moliner es una 'rara avis' como su marido, el cantautor Àlex Torío, que compone sus temas en inglés y suele grabar en su estudio-bar de Sant Cugat. Allí precisamente donde, junto a Empar, ha ubicado la sede de su empresa Produccions El Pianoctel, en la justa medida de dos grandes pasiones del matrimonio: el piano y el cóctel. Una empresa, por cierto, que habían puesto en marcha hace casi 10 años con el también transgresor Juan Carlos Ortega.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios