INFORME DE CATEDRÁTICOS Y EL PETERSON INSTITUTE

El panorama de Cataluña independiente: 34% de paro, caída brutal del PIB…

Negro panorama económico el de una Cataluña independiente. Ésa es la principal conclusión de un extenso informe realizado por la Sociedad Civil Catalana

Foto: Celebracion de la Diada en Cataluña. (AP)
Celebracion de la Diada en Cataluña. (AP)

Negro panorama económico el de una Cataluña independiente. Ésa es la principal conclusión de un extenso informe realizado por la entidad Sociedad Civil Catalana (SCC). Los datos no pueden ser más escalofriantes: el empleo podría bajar en casi medio millón de personas, el paro podría dispararse hasta el 34% de la población activa, el déficit de la Seguridad Social subiría de 2.700 millones a 5.500  millones de euros, el PIB caería entre el 7,4 y el 23,5% dependiendo de los escenarios, el déficit alcanzaría el 10,3% del PIB y la deuda se cuadruplicaría hasta llegar al 118% del PIB. “La carga financiera de la deuda se multiplicaría por 10,superando con mucho los máximos europeos”, subraya el informe. Total: se produciría la quiebra de la Generalitat por ser infinanciable su deuda, mientras el sistema bancario huiría y se produciría un colapso.

El estudio fue presentado por el vicepresidente de SCC, Joaquim Coll, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, Francesc Granell, y el también profesor de Economía Ferran Brunet. No pudo estar presente Ángel Ubide, senior fellow del Peterson Institute for International Economics de Washington. Éste advirtió mediante un vídeo que “uno sabe cómo empieza un proceso así, pero no cómo acaba, ya que se abrirá un largo periodo de incertidumbre, que es lo peor que le puede pasar a una economía. Eso es lo que le pasó a Grecia, por ejemplo: la sola posibilidad de que podía salir del euro colapsó su economía”.

Ubide señaló que hay que tener en cuenta que Cataluña, con la independencia, “romperá lazos con su principal socio comercial, que es el resto de España. Sólo el efecto frontera puede reducir a la mitad las exportaciones de Cataluña al resto de España y eso es una estimación conservadora, aunque aun así seguiría siendo tres veces más de lo que Cataluña vende actualmente a Francia o cinco veces más de lo que se vende a Alemania”.

Otro aspecto a tener en cuenta es la fuga de inversiones extranjeras ante la incertidumbre. “Se ha visto en el caso escocés: bancos y multinacionales anunciaron que se iban y allí sólo quedaban empresas dedicadas al consumo, cosa lógica. Pero, además, si las multinacionales que tienen sede en Cataluña se van y dejan a una subsidiaria, sólo tributarían por el negocio en Cataluña, por lo que se produciría una reducción de la base impositiva”. En este sentido, las conclusiones del estudio son muy claras: “El stock de inversión extranjera directa se reduciría en 20.000 millones de euros”.

Una aventura cara, costosa e incierta

Además, según Ubide, “si se independiza, quedaría fuera del Europa y se abrirían varios escenarios. Si continúa eurorizada, deja de tener política monetaria propia y eso se valora negativamente por las agencias de rating, que penalizan a los países en esa situación. Si sale del euro, para volver a entrar deberá cumplir las condiciones de Maastricht, a o sea, tener su propia moneda”. En resumen, la aventura secesionista “está vacía de contenido. No sabemos nada, sólo que es cara, costosa e incierta. Votar por la independencia es jugarse el futuro de Cataluña a la lotería. Pero que los ciudadanos decidan con conocimiento de causa”.

Brunet destacó que el informe “no es un plato de gusto, sino que es un descenso a los infiernos”. Los datos aportados pueden tener un margen de error de un 15%, pero aun así son escalofriantes. “El déficit no se podría financiar –subrayó– y con una deuda del 118% nos vamos a que las anualidades para la financiación se comen el 25% del presupuesto anual”. Además, “si los ingresos caen y algunos costes tienden a crecer, ¿cómo pagaremos, cuando no nos podamos financiar porque no tenemos el paraguas del Estado español detrás?”.

El texto del informe detalla también que “por la parte alícuota del Estado, los vencimientos de la deuda de Cataluña, que para 2014 son 4.400 millones de euros, en caso de independencia pasarían a ser 37-000 millones de euros”. Y ello provocaría gravísimos problemas tanto para el acceso a los mercados como para sufragar el coste de financiación, “con una prima de riesgo diferencial de casi tres veces el coste de España”.

El vicepresidente de SCC, Joaquim Coll. (EFE)
El vicepresidente de SCC, Joaquim Coll. (EFE)

También fue apocalíptico Francesc Granell, al que nadie le puede negar su catalanidad. “Cuando Josep Tarradellas me nombró director general, ya me lo dijo: la independencia era imposible debido a la interdependencia con el resto de España e incluso con Europa, y eso que en aquellos tiempos ésta no era tanta como ahora”.

El porqué del déficit fiscal

Granell criticó al portavoz del Gobierno, Francesc Homs, por esconder algunas conclusiones de los informes de los expertos del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN). “Claro, sólo dice lo que le conviene y esconde lo demás”, razonó.

Para Granell, los independentistas radicales aplican mucha demagogia en sus argumentos. “Fíjense que la primera pregunta de la macroencuesta puerta a puerta que la ANC y Òmnium Cultural dice que España nos roba entre 8.000 y 10.000 millones de euros anuales y piden al ciudadano que diga en qué los quiere gastar. Eso es demagogia pura. Los dos tercios del déficit fiscal de Cataluña, que existe, no es por la mala voluntad de Madrid, sino porque las bases de los contribuyentes son mayores. Tenemos más renta per cápita y, por tanto, pagamos más”. Lo mismo ocurre con Europa: Cataluña ha de ser contribuyente neto porque su nivel de vida es superior a la media europea.

“Que queda claro que desde SCC creemos que Cataluña es una nación. Pero nos ha ido muy bien dentro de España. Se organizaron unos JJOO y fue un esfuerzo colectivo de España, de Cataluña y del señor Samaranch. Y en las últimas décadas, las empresas pasaron de ser regionales a multirregionales. Y ahora muchas empresas comienzan a tener proyección internacional porque tenemos el euro. Una moneda propia en Cataluña estaría condenada a depreciarse”. Y a pesar del agravio fiscal, “se nos dio el sincrotón por estar dentro de España. Fue el Ministerio de Industria. Y también nos dio el ordenador Mare Nostrum, que es el más importante de España en investigación. Eso no hubiera sido posible si sólo tuviéramos un mercado de 7 millones de habitantes. Tenemos un buen aeropuerto y un muy buen puerto, el mayor puerto de cruceros del mundo. Y tenemos un buen turismo”.

Para el catedrático, muchas empresas multinacionales que ahora compran fuera, como Gas Natural, Grífols o Abertis lo tendrían mucho más difícil. Y también criticó el discurso del miedo. Cierto que podría existir un boicot a los productos catalanes, "pero no sería tan catastrófico”.

Un sistema financiero vulnerable

El informe dedica un capítulo al sistema financiero. Establece que los depósitos bancarios en Cataluña son de 195.000 millones de euros, mientras que los créditos son de 292.000 millones. “El exceso de créditos sobre depósitos (funding gap) hace al sistema bancario en Cataluña especialmente vulnerable ante problemas de liquidez como los que originaría una independencia”, explica el texto.  Y analiza los dos principales bancos catalanes: CaixaBank tiene 64.000 millones en depósitos de clientes residentes en Cataluña y 131.000 millones en depósitos de clientes residentes en el resto de España. Banco Sabadell tiene 23.000 millones de depósitos de catalanes y 82.000 millones de depósitos pertenecientes a residentes en otras partes de España. Los pasivos en riesgo de ambas entidades alcanzan los 104.000 millones de euros, lo que es igual al 22% de sus balances, “equivalente al 50% del PIB catalán”. El texto destaca que “Cataluña perdería el acceso al BCE” y que “otras entidades de crédito retirarían seguramente sus depósitos en ellas”. Consecuencia de lo cual haría difícilmente financiable la deuda.

El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. (Reuters)
El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. (Reuters)

Pero hay otro dato a tener en cuenta: España acaba de ingresar en el Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Podría Cataluña ser admitida en la Asamblea General de las Naciones Unidas estando España en ese Consejo y habiendo en el mismo países con derecho a veto que posiblemente no tolerarían el ‘caso catalán’, como Rusia? “Difícilmente el Consejo propondría el tema a la Asamblea”, admitió Granell. Asimismo, respondió a los independentistas optimistas que se ponen el mundo por montera y ven a Europa arrodillada a los pies de Cataluña. “Somos el 1,5% de la Unión Europea. En la UE son 500 millones de habitantes; nosotros, siete. Y no se cambiarán las normas para hacernos un favor, especialmente en un momento en que nadie piensa en cambios”. Y, además, “si no eres miembro de la UE, pierdes el euro. Puedes seguir en él, pero sin la liquidez del BCE y sin el apoyo de las políticas europeas. Y si te sales, ¿cómo entras luego?”.

“La solución no es independizarse, separarse de España y salir de la UE. La solución ha de ser una línea directa entre la Generalitat y la Moncloa”, zanjó el veterano catedrático.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
109 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios