Es noticia
Menú
Cultivos tropicales en España: entre el 'boom' de los aguacates y mangos, y la falta de agua
  1. España
  2. Andalucía
MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL

Cultivos tropicales en España: entre el 'boom' de los aguacates y mangos, y la falta de agua

En la comarca malagueña de la Axarquía, empezaron hace 40 años a cultivar estos frutos que no paran de crecer, con los retos que eso conlleva para la gestión del agua

Foto: Mesa redonda 'Presente y futuro de los cultivos tropicales en el sur de España'.
Mesa redonda 'Presente y futuro de los cultivos tropicales en el sur de España'.

Hace 40 años que la fruta tropical llegó a España, en concreto, a la comarca de la Axarquía (en la parte oriental de Málaga) y a la provincia de Granada. Junto al mango, en los últimos años el aguacate se ha convertido en uno de los productos más cotizados. En todo el continente se comercializan 700 millones de kilos de este producto y solo en 2020 se produjeron en España 108.000 toneladas. Concretamente, en esta zona malagueña se produce el 15% del aguacate de toda Europa.

Con esta premisa arrancó la mesa de debate organizada por El Confidencial y la Diputación de Málaga que, bajo el título Presente y futuro de los cultivos tropicales en el sur de España, reunió a Leonor García-Agua, directora de la marca Sabor a Málaga; José María Bergillos, secretario general de la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Málaga; Domingo Medina, presidente de la Asociación Española de Tropicales (AET); Sigfrido Molina, CEO de Sigfrido Fruit, y Juan Antonio Reyes Gutiérrez, director gerente de Reyes Gutiérrez.

Estos productos resultan clave para la Axarquía porque, como resaltó García-Agua, suponen una eficaz herramienta contra la despoblación del territorio. “La comarca sufría problemas económicos, era de las más desfavorecidas y ahora se ha convertido en una de las que tienen más pujanza de toda la provincia”. El número de las exportaciones e importaciones de estos productos así lo avala: 347 millones de exportaciones y 296 millones de importaciones, lo que deja un saldo de 51 millones, según cifras de 2020. Hay más margen de mejora, puesto que el 60% del producto es importado.

Reyes Gutiérrez confirma que las importaciones de países como Perú o Sudáfrica siguen siendo necesarias. Bergillos, el representante de la Junta de Andalucía, ofreció datos de los principales países consumidores: Francia, Alemania, Reino Unido y Holanda, en un sector que da empleo, entre puestos de trabajo directos e indirectos, a 5.000 personas en la zona de la Axarquía. Si se incluye el personal de los almacenes y los manipuladores de alimentos, esta cifra de 5.000 sería algo mayor.

A partir de los años ochenta y, sobre todo, a partir de los noventa, se sitúa el periodo en el que se intensifica la producción de viveros para plantar aguacates en zonas donde antes había cañas de azúcar. Y es el aguacate la fruta tropical estrella. El mango no aparece, por norma general, hasta el año 2000. Ahora estamos en un boom del consumo, apunta Reyes Gutiérrez, con crecimientos de dos dígitos en la exportación a Europa. Ventajas de ser una grasa saludable, ya incorporada como ingrediente en el desayuno cotidiano de una manera natural. Es más, se trata de un producto que se ha puesto de moda para convertirse en hábito alimenticio de necesidad.

placeholder De izquierda a derecha: José María Bergillos (Junta de Andalucía); José Luis Losa (El Confidencial), y Leonor García-Agua (Diputación de Málaga).
De izquierda a derecha: José María Bergillos (Junta de Andalucía); José Luis Losa (El Confidencial), y Leonor García-Agua (Diputación de Málaga).

Las claves para conseguir una mejor gestión del agua centraron buena parte del debate. Para empezar, un poco de contexto histórico: el vino dulce fue el producto estrella de la Axarquía a principios del siglo XX. A partir de la década de los años cuarenta, fue la caña de azúcar. "Hay ciertas corrientes que achacan la falta de agua en zonas débiles a los cultivos", dijo el gerente de Reyes Gutiérrez, recordando que los productos antes estrellas de la zona tenían mayor impacto hídrico.

El criterio del CEO de Sigfrido Fruit pasa por el ajuste entre la demanda y la innovación que ha conllevado a una “eficiencia” en el manejo de los riegos. “Antes se cultivaban tomates y alcachofas que consumían mucho más. Y se regaba por inundación y tirábamos el agua a nivel freático. Eso hace ya mucho tiempo que no se hace”.

La directora de Sabor a Málaga no tiene ninguna duda de que hay que transmitir “positividad” y “no buscar culpables”. “Es verdad”, admitió, “que la Junta de Andalucía debería haber atajado hace años los problemas de agua de la zona, pero al menos ya lo está haciendo. En la Diputación, estamos invirtiendo 17 millones en sostenibilidad y abastecimiento de agua”. El problema del embalse de la Viñuela, que está al mínimo de su capacidad, y la necesidad de unir las cuencas más secas con aquellas donde más llueve, aparte de proyectos a largo plazo como desaladoras, también salieron a colación en el debate.

Los productores del sector reivindican convertirse en una zona de indicación geográfica protegida, figura de calidad reconocida por la UE

Mientras, el presidente de la Asociación Española de Tropicales aboga por seguir impulsando la tecnificación en medio de unas corrientes ecologistas que “no benefician a nadie”. Eso sí, alertó de que ya llevaban seis años de sequía y que habría que crear infraestructuras lo antes posible. Medina también apuntó la importancia de la proyección internacional del producto. "Una debilidad, como la estacionalidad del producto del mango, se puede aprovechar para que el consumidor se dé cuenta de cómo diferenciar el producto". Paralelamente, animó al sector a que convierta la zona en una indicación geográfica protegida, que es la verdadera figura de calidad reconocida por la UE como "marca de calidad diferenciada".

Reyes Gutiérrez especificó que en el ámbito de consumo, el cítrico consume más agua por hectárea que el aguacate. De hecho, un kilo de este producto requiere 600 litros de agua frente a un kilo de manzanas, que requiere 822 litros; un kilo de trigo necesita 1.644 litros de agua; un kilo de carne de cerdo, 5.988 litros; un kilo de ternera, 15.000 litros, y un kilo de chocolate, 17.198 litros de agua, según datos certificados de la Organización Mundial del Aguacate (WAO). Las sondas de control del agua en tierra y en los árboles, cada vez más adaptadas a la tecnología, también son claves para aprovechar todos los recursos.

placeholder De izquierda a derecha: Juan Antonio Reyes Gutiérrez (Reyes Gutiérrez), Domingo Medina (Asociación Española de Tropicales) y Sigfrido Molina (Sigfrido Fruit).
De izquierda a derecha: Juan Antonio Reyes Gutiérrez (Reyes Gutiérrez), Domingo Medina (Asociación Española de Tropicales) y Sigfrido Molina (Sigfrido Fruit).

Retos de los próximos años

¿Y los retos para los próximos años? Impulsar nuevas variedades de estos frutos tropicales para intentar alargar la campaña nacional con el objetivo de que sea en el mayor número de meses posible, siempre teniendo en cuenta que el aguacate y el mango —que se ajusta a una demarcación geográfica muy pequeña— no se adaptan a condiciones extremas de viento o frío.

Hubo consenso en que el producto es bueno y que no hay que especular con el precio. Sigfrido Molina resaltó la importancia de la marca personal para garantizar la calidad y “llevarlo a los consumidores en el mejor estado posible”. “No puede ser que en algunos restaurantes pongan el aguacate quemado”. El secretario general de delegación territorial de la Junta de Andalucía apuntó el reto de garantizar el agua para el regadío y aseguró que seguirá el ritmo inversor institucional.

El presidente de la Asociación Española de Tropicales subrayó la importancia del impulso a una organización interprofesional agroalimentaria que contará con una gran ventaja para comercializadores locales para extender normas y que los acuerdos sean únicos para todo el producto. El pacto es reciente y alcanza a asociaciones, empresarios, cooperativas y sindicatos.

Y remató García-Agua: “Hay que respaldar todos los proyectos. Es importante la promoción ayudada con las nuevas tecnologías. Ahora estamos llegando a esferas adonde no llegábamos antes. Tenemos claro que nuestros productos son los mejores que se pueden llevar a una mesa. Las administraciones y las cooperativas estamos luchando unidas para acabar con estos desfases de infraestructura. Es importante que haya más variedades de frutos tropicales”.

Hace 40 años que la fruta tropical llegó a España, en concreto, a la comarca de la Axarquía (en la parte oriental de Málaga) y a la provincia de Granada. Junto al mango, en los últimos años el aguacate se ha convertido en uno de los productos más cotizados. En todo el continente se comercializan 700 millones de kilos de este producto y solo en 2020 se produjeron en España 108.000 toneladas. Concretamente, en esta zona malagueña se produce el 15% del aguacate de toda Europa.

Eventos EC