Es noticia
Menú
Por qué finaliza la ola de calor en España si continúan las altas temperaturas
  1. España
Requisitos de una ola de calor

Por qué finaliza la ola de calor en España si continúan las altas temperaturas

El miércoles volverán a subir las temperaturas, pero no para que se denomine ola de calor. Estos son los motivos

Foto: Un trabajador de una empresa de mudanzas bebe agua para combatir el calor en una calle del centro de Valencia. (EFE)
Un trabajador de una empresa de mudanzas bebe agua para combatir el calor en una calle del centro de Valencia. (EFE)

Este martes 19 de julio se cierra la segunda ola de calor del verano que ha sofocado a España y ha hecho arder media península durante más de una semana y se puede considerar que ha sido un episodio de carácter excepcional, según el AEMET. Estos fenómenos meteorológicos son fruto tres variables: intensidad, duración y extensión. "Las olas de calor más significativas suelen hacer solo una estas variables, pero esta lo va a hacer en las tres y eso ya la convierte en algo excepcional", ha explicado.

No obstante, aunque muchos celebren una bajada de temperaturas, la finalización de la ola no implica que el mercurio vaya a descender de forma drástica, ya que en muchas provincias seguirán activos los avisos por marcar máximos de hasta 40 grados en el sur de España. Una buena pregunta es cómo es posible que las temperaturas se mantengan elevadas en determinados puntos de España y Bea Hervella, portavoz de el AEMET explica por qué. La portavoz ha reiterado que hay tres condiciones para tener una ola de calor que deben darse simultáneamente:

  • Las temperaturas máximas diurnas tienen que ser extremadamente altas, figurando "entre el 5 % de los valores más cálidos que habitualmente se registran entre julio y agosto".
  • Que estás sean persistentes en el tiempo (la duración como mínimo debe ser de tres días).
  • Las temperaturas deben afectar un área relevante del territorio (se estipula que sea el 10% del territorio español o más, pero ese 10% no tiene que ser siempre el mismo).
Foto: ¿Cuánto calor y cuánta sequía puede soportar un bosque? (iStock)

¿Qué cambia este martes?

En este sentido, ha explicado que la zona de máxima incidencia del calor se ha ido desplazando progresivamente al noreste del país, mientras que, por el contrario, en el tercio occidental peninsular las máximas caerán entre 4 y 8 °C. Este descenso es fruto de la Dana que se ha mantenido frente a las costas atlánticas portuguesas y se ha movido hacia el noreste del país para situarse este lunes a última hora de la jornada frente a la costa gallega, lo que acercó al país aire atlántico más fresco.

Los avisos por calor se seguirán extendiendo por buena parte del centro y este peninsular, excepto en buena parte de la franja costera, con especial atención a los valles del Ebro, Tajo y Guadalquivir. El martes el descenso irá de este a oeste y se extenderá por buena parte de la Península y especialmente el tercio norte, excepto Aragón y Cataluña, donde la masa de aire caliente seguirá predominando.

Por todo ello, este martes 19 de julio no se puede hablar de ola de calor porque no se cumple la premisa de un 10 por ciento del territorio con altas temperaturas, aunque habrá zonas donde continuará el calor. En este punto, ha hecho alusión a los avisos naranjas que habrá en la ribera del Ebro, La Rioja, Navarra y Zaragoza.

Este martes 19 de julio se cierra la segunda ola de calor del verano que ha sofocado a España y ha hecho arder media península durante más de una semana y se puede considerar que ha sido un episodio de carácter excepcional, según el AEMET. Estos fenómenos meteorológicos son fruto tres variables: intensidad, duración y extensión. "Las olas de calor más significativas suelen hacer solo una estas variables, pero esta lo va a hacer en las tres y eso ya la convierte en algo excepcional", ha explicado.

Meteorología