Es noticia
Menú
Prisión provisional sin fianza para el 'monstruo' de Lardero
  1. España
Se enfrenta a la permanente revisable

Prisión provisional sin fianza para el 'monstruo' de Lardero

Francisco Javier Almeida, acusado de matar al pequeño Álex, de nueve años, el pasado jueves, fue puesto a disposición judicial en la mañana de este domingo. Se ha negado a declarar

Foto: El presunto asesino de Lardero es llevado a los juzgados. (Guardia Civil)
El presunto asesino de Lardero es llevado a los juzgados. (Guardia Civil)

La tensión se respiraba dentro del Palacio de Justicia de Logroño cuando han subido desde los calabozos a Francisco Javier Almeida, el 'monstruo' de Lardero, hasta la sala de vista del juzgado de instrucción número 2. Se ha celebrado la vistilla en la que se decidía si el presunto asesino de Álex, de nueve años, debía o no ingresar en prisión provisional. El fiscal ha abogado por su prisión provisional y la jueza no ha tardado en dictaminarla.

El auto se basa en dos elementos esenciales: el elevado riesgo de fuga que supondría dejarlo en libertad, ya que se enfrenta a una posible pena de prisión permanente revisable, y también el alto riesgo de reincidencia. El pasado delincuencial del 'monstruo' de Lardero habla por sí solo. En 1993 fue condenado a siete años de prisión por agredir sexualmente a una vecina suya de escalera de tan solo 13 años de edad. Él, por entonces, ya estaba en la veintena. En aquel momento, se sometió a exámenes forenses que determinaron que sabía lo que hacía y no presentaba ninguna enfermedad mental. En 1998, a los pocos meses de quedar en libertad, volvió a agredir a otra persona. Esta vez, una mujer adulta a la que violó y asesinó, por lo que fue condenado a 30 años de prisión.

Foto: Flores por el pequeño asesinado en Lardero. (EFE)

Para la jueza, también ha pesado mucho el hecho de que en diligencias policiales se acredite que en las últimas semanas el 'monstruo' de Lardero habría tratado de cazar con mentiras a varias niñas más para llevárselas a su casa. En dichas diligencias, realizadas por el grupo de homicidios de la Guardia Civil de Logroño, se ha tomado declaración a infinidad de testigos, entre ellos los padres del menor, los amigos con los que estaban celebrando un cumpleaños, los padres que localizaron al presunto asesino y los padres y madres de las menores a las que trató de llevarse en los días previos.

El detenido, que durante la vistilla se ha mostrado como un bloque de hielo, ajeno a todo y como si la muerte de Álex no tuviera que ver con él, parecía tener asumido que su destino iba a volver a ser la cárcel. La dirección del centro penitenciario al que ha sido trasladado ha tomado medidas de seguridad, ya que en las últimas horas en la prisión se ha caldeado el ambiente y existe mucha indignación e ira, hasta el punto de que no se descarta que podría producirse algún intento de agresión. Incluso ya se han escuchado amenazas de muerte entre los internos. Igual que en su paso a disposición judicial, cuando un hombre se ha lanzado sobre el vehículo policial gritando: "Hijo de puta, asesino, te voy a matar".

Una de las incógnitas que todavía sobrevuelan el caso es cómo ha sido posible que Francisco Javier Almeida estuviese residiendo en un piso de Lardero sin que la Policía Local y la Guardia Civil supieran de su presencia.

Miles de personas recuerdan al niño asesinado

Miles de personas se han concentrado este mediodía en la plaza del barrio de Entre Ríos para recordar a Álex y para expresar a su familia —que ha estado representada en la figura del tío abuelo del pequeño, Gonzalo Martín— su "apoyo y cariño". "No estáis solos", se ha asegurado en el acto, durante el que se han seguido depositando flores, sobre todo de color blanco, en el parque infantil donde estaba jugando el pequeño cuando el asesino, mediante engaños, le atrajo hasta su cercano domicilio, donde presuntamente le mató.

Desde muchos minutos antes de la concentración, que ha sido convocada por la asociación de vecinos de la zona, se venían acercando hasta el parque, en el calle Río Molinos 5 de Lardero, muchísimas personas, que, ya un cuarto de hora antes de las 12, hora de la convocatoria, ocupaban casi todo el espacio de la zona.

El primero en intervenir en el acto, como informa Europa Press, ha sido Eduardo Ruiz, presidente de la entidad vecinal, quien ha señalado en un breve comunicado que "queremos transmitir nuestro más sentido pésame a la familia de Álex y daros las gracias por la consideración que estáis teniendo al permitirnos que os acompañemos en estos duros momentos". "A los familiares —ha proseguido— quiero deciros que este acto es por Álex y por vosotros, porque habéis sido los protagonistas involuntarios de unos hechos terribles que indudablemente condenamos".

placeholder Alumnos y profesores del colegio Jesuitas de Logroño, concentrados el pasado viernes en el patio del centro en recuerdo de su compañero de nueve años. (EFE)
Alumnos y profesores del colegio Jesuitas de Logroño, concentrados el pasado viernes en el patio del centro en recuerdo de su compañero de nueve años. (EFE)

Acto seguido, ha tomado la palabra Gonzalo Martín, quien ha mostrado su "agradecimiento a todos por estar aquí con nosotros, porque por lo menos veo que nuestra familia no está sola". "Muchísimas gracias por acompañarnos en este día tan triste y me gustaría guardar un minuto de silencio en memoria de mi sobrino Álex. Un agradecimiento eterno por haber venido aquí hoy", ha apuntado el tío abuelo del niño, palabras a las que ha seguido un emocionado minuto de silencio entre todos los presentes.

Al terminar ese minuto, la plaza entera ha roto en varios minutos de aplausos, tras lo cual Eduardo Ruiz ha dado por finalizado el acto. Sin embargo, los asistentes han continuado aplaudiendo todavía unos minutos más, mientras que algunos de los presentes, incluidos niños, seguían depositando ramos bajo los columpios.

La tensión se respiraba dentro del Palacio de Justicia de Logroño cuando han subido desde los calabozos a Francisco Javier Almeida, el 'monstruo' de Lardero, hasta la sala de vista del juzgado de instrucción número 2. Se ha celebrado la vistilla en la que se decidía si el presunto asesino de Álex, de nueve años, debía o no ingresar en prisión provisional. El fiscal ha abogado por su prisión provisional y la jueza no ha tardado en dictaminarla.

El redactor recomienda