El vecino que mató a su ladrón: "Llevaba una motosierra en las manos"
  1. España
disparó y recargó el arma

El vecino que mató a su ladrón: "Llevaba una motosierra en las manos"

Un vecino de Ciudad Real de 77 años disparó tres veces contra un hombre que había entrado en su casa a robar. El asaltante murió por los disparos

Foto: Fachada de la casa de campo situada en el paraje de La Atalaya de Ciudad Real. (EFE)
Fachada de la casa de campo situada en el paraje de La Atalaya de Ciudad Real. (EFE)

Ocurrió sobre las dos de la mañana a las afueras de Ciudad Real. El dueño de la casa se levantó a hacer una ronda y, tras sorprender a un hombre robando, disparó contra el ladrón dos veces. Regresó a su cuarto, recargó el arma y volvió a disparar. Después llamó a la Policía para informar. El Confidencial ha tenido acceso a la grabación de la llamada telefónica que puede leer y escuchar también:

Policía: Policía Nacional, buenas noches.

Vecino: Muy buenas, mire usted, esta noche he tenido un asalto y unos destrozos y ha habido unos disparos. Aquí hay una persona en el suelo.

P: Que hay una persona en el suelo... Pero herida ¿o qué?

V: Sí, claro, herida porque he tenido que defenderme.

P: Pero, oiga, espere, espere. ¿Pero le ha disparado usted?

V: Sí, claro, lógicamente.

P: A ver, escuche, pero qué ha hecho, ¿dispararle con una escopeta o qué?

V: Sí, claro, lógicamente.

P: Pero así sin más le ha disparado usted. ¿Por qué no ha llamado a la Policía?

V: ¿A la Policía? ¿Pero usted se cree que estando yo solo aquí voy a ponerme a hacer llamadas por ahí?

P: Pero, escuche: esta persona que tiene usted, ¿dónde se encuentra? La persona que está tirada que se encuentra en el…

V: …en el corral de mi casa…

P: Ah, en el corral. Vale. Esta persona que tiene usted tirada en el suelo, ¿está viva? ¿La puede mirar usted? ¿Es un hombre?

V: No lo sé, señor. A mí estas cosas me ponen muy nervioso.

P: Ya, ya, pero ¿qué era? ¿Una persona sola, un varón solo?

V: Sí, un varón, pero es que esta tarde había tenido dos asaltos.

P: Ajá. A ver si puede usted salir al exterior de la vivienda.

V: Yo tengo que vestirme y después ir hacia allí andando.

P: ¿Tiene usted licencia de armas?

V: Sí, sí.

P: ¿De cazador?

V: De cazador, sí.

P: Ajá. ¿Vive usted solo?

V: Vivo solo, sí.

P: Y usted dice que ha podido herir a esta persona, ¿que se ha caído al suelo?

V: Es que tenía el motosierra (sic) en las manos, el motosierra mío.

El juez de instrucción lo ha mandado a prisión provisional con el siguiente argumento: “El detenido, al declarar a presencia judicial, ha afirmado que muy probablemente la motosierra era suya, que, pese a la ausencia de luz, está seguro de que el fallecido la portaba en sus manos, apuntando en su dirección, sin que, sin embargo, el finado se dirigiera a él. La desproporción en la respuesta ofrecida por el detenido, quien, no existiendo riesgo para su integridad física, y frente a una persona que estaba en actitud defensiva, disparó un arma, hasta en tres ocasiones —previa recarga de la misma—, causándole la muerte, nos lleva en este inicial momento de la instrucción y sin perjuicio de lo que pueda resultar de la misma, a excluir que nos encontremos ante un supuesto de legítima defensa”.

Ladrón Caza
El redactor recomienda