Batida al fondo marino en el que encontraron el barco del padre de las niñas de Tenerife
  1. España
DESAPARECIDAS TRAS MÁS DE UNA SEMANA

Batida al fondo marino en el que encontraron el barco del padre de las niñas de Tenerife

En las próximas horas, o días, llegará a la isla un sonar para hacer una radiografía del fondo marino por si hubiese pruebas del paradero de las menores Anna y Olivia

placeholder Foto: La Policía Científica analiza el barco propiedad del padre de las menores. (EFE)
La Policía Científica analiza el barco propiedad del padre de las menores. (EFE)

Los investigadores de la Guardia Civil están dedicando cientos de horas a localizar a Anna y Olivia. Aunque no se ve, el esfuerzo está siendo tremendo. Una de las últimas iniciativas es revisar el fondo marino en la zona en la que estuvo navegando Tomás la noche en la que hizo desaparecer a sus dos hijas. Se han hecho cientos de consultas, pero finalmente es una empresa privada la que ha prestado a la Benemérita un artilugio llamado sonar de barrido lateral que sirve para radiografiar el fondo marino.

Se trata de un aparato con forma de un torpedo de color amarillo que cuelga del extremo de un cable de acero de gran diámetro que un barco va pasando por el suelo. Lanza sonidos que dibujan los elementos apoyados sobre el fondo. La idea es montarlo en una de las patrulleras de la Guardia Civil de mayor dimensión y pasarlo durante horas y en una gran superficie de terreno para tratar de localizar los objetos que Tomás pudo arrojar al fondo.

Hay que recordar que, a las 21:30 de la noche del pasado día 27 de abril, Tomás llegó al puerto e hizo tres viajes en los que trasladó diferentes bolsas y alguna maleta desde el vehículo a la embarcación. Esos objetos no han sido localizados y los investigadores creen que podrían tener pistas y ayudarles a determinar el paradero de Anna y Olivia. El problema es que la zona donde apareció el barco a la deriva y gran parte del recorrido que hizo aquella noche tiene profundidad marina muy elevada, de entre 200 y 600 metros, lo que hace imposible que buzos profesionales puedan descender. Por eso se recurre a este tipo de tecnología. En caso de localizar algún objeto sospechoso, se valorará la posibilidad de mandar robots con brazos en forma de pinza que puedan bajar por control remoto al fondo del mar a rescatar las bolsas y maletas.

Una empresa ha prestado a la Benemérita el sonar de barrido lateral

En caso de que no funcione, se ha consultado la posibilidad de traer algún buque del Ejército o incluso un buque oceanográfico que hay en España con tecnología muy avanzada. Los investigadores también han consultado a buzos profesionales del Ejército especialistas en descender a grandes profundidades. Se está valorando dejarles a ellos sumergirse en las zonas menos profundas.

La tarea no es sencilla, ya que, además de muy profundo, el fondo marino no es llano y liso, lo que favorecería localizar los objetos que se hayan depositado encima, sino que es un fondo volcánico, rugoso, con mucha piedra, lo que dificulta aún más distinguir qué es roca de un objeto exógeno al mar. La Guardia Civil tiene la esperanza de que al menos una de las maletas que se llevó Tomás, si está en el fondo, pueda ayudarles a localizar el resto, ya que esta, además de ser simétrica en sus extremos, tiene bordes redondeados y muy diferentes a los de una roca.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Guardia Civil Tenerife Canarias