El jefe jurídico del Parlament: "Advertimos hasta diez veces de que se contradecía al TC"
  1. España
JUICIO CONTRA EL DIPUTADO NUET

El jefe jurídico del Parlament: "Advertimos hasta diez veces de que se contradecía al TC"

El diputado Nuet se defiende en su alegato final ante el Tribunal Supremo: "Yo no soy un juez, soy un político; no tuve conciencia de inconstitucionalidad; había mucha interpretación"

placeholder Foto: Momento del juicio contra el diputado Nuet (a la izquierda) en el Tribunal Supremo. (EFE)
Momento del juicio contra el diputado Nuet (a la izquierda) en el Tribunal Supremo. (EFE)

El secretario general del Parlamento de Cataluña y jefe de los servicios jurídicos de la cámara, Xavier Muro, ha aseguraro durante la vista oral que celebra el Tribunal Supremo contra el diputado Joan Josep Nuet -último dirigente político que se juzga por el procés- que el departamento de especialistas que él representa advirtió hasta en diez ocasiones a la Mesa de que las admisiones a trámite de las leyes de desconexión contradecían las órdenes que estaban llegando del Tribunal Constitucional. "Cinco veces por escrito y otras tantas verbalmente", ha especificado Muro. "Advertimos de que podían entrar en contradicción con los autos del Constitucional y que podrían conllevar las responsabilidades que indicaba el tribunal", ha aclarado el responsable jurídico del Parlament.

Muro, en línea con lo que ha declarado su número dos, Antonio Bayona, letrado mayor de la cámara, ha puesto como ejemplo el proyecto de ley de presupuestos, que conllevaba una serie de enmiendas que los expertos pusieron sobre la mesa como posibles incumplimientos a las providencias que llegaban del Constitucional. También la ley de referéndum, la de transitoriedad jurídica o la propia declaración de independencia fueron objeto de advertencia, según ha especificado el propio Muro, que incluso ha recordado que él mismo ordenó que no se publicaran las normas que se aprobaban por parte del Parlament, como había establecido el alto tribunal, pero que aún así apareció una publicación de las mismas, que en todo caso fue "no oficial ni regular".

Foto: El diputado de ERC Joan Josep Nuet ante el Supremo. (EFE)

Las declaraciones de los letrados han servidio a la Fiscalía para reforzar sus argumentos. En su exposición final, el representante del ministerio público, Jaime Moreno, ha calificado de "muy claros" los informes de estos especialistas. "Desde el primer día, cuando se dijo que el Parlamento no atendería las resoluciones del Tribunal Constitucional, eso se convirtió en la crónica de una desobediencia anunciada; a partir de ese momento, se produjo un rosario de desobediencias", ha sostenido Moreno, que ha definido la actuación de los dirigente independentistas como "un reiterado, contumaz y obstinado ejercicio de desobediencia". "El Parlament no puede debatir si en ese territorio habrá pena de muerte, porque eso no es constitucional", ha defendido el fiscal, que ha destacado que lo fundamental para considerar que Nuet incurrió en un delito de desobediencia fue que "entre los mandatos de una resolución y su voluntad eligió su voluntad".

La defensa de Nuet, representada por el abogado Juan Moreno, ha destacado por su parte en su intervención final ante la sala que su cliente no trató de posicionarse de uno un otro lado del "conflicto" que a su juicio había en ese momento en el Parlament. "El partido de Nuet entendió que en ese momento lo que había que hacer era política y tender puentes entre ambas partes, siempre en el marco de la Constitución, y así lo hizo", ha resumido el letrado, que ha considerado que "esa forma de hacer política es la que ha conducido a que el viejo continente viva el mayor periodo de paz de su historia. El Tribunal Constitucional, a juicio de Moreno, "intervino para amenazar con medidas a futuro", que habría que analizar más adelante, pero no para limitar las cuestiones concretas que se estaban dando en ese momento. "Hablen lo que quieran pero háganlo por los cauces de la Constitución", asegura que pretendía plantear el partido de Nuet.

placeholder Nuet, a la izquierda, junto a su abogado. (EFE)
Nuet, a la izquierda, junto a su abogado. (EFE)

En su alegato final, Nuet destacó que su partido no es independentista, que cree en "el estado español conjunto" pero con una gran pluralidad y que sí que pretende reformar la Constitución pero siempre dentro de la ley. "Queremos reformarla, pero no la ignoramos", ha dicho Nuet, que ha asegurado que él intentó "hacer política en circunstancias muy complejas". "El día a día se convirtió en un calvario", ha confesado el diputado, que ha asegurado que durante aquellos controvertidos días se sintió como "un puente entre dos continentes que tienen que resistir los movimientos tectónicos" de esos dos territorios. "A veces los primeros que mueren son los cascos azules y yo me sentí como esos cascos azules", ha añadido el acusado, que ha dicho que en todo momento trató de aplicar la ley pero ha insistido en que no siempre estaba claro cómo hacerlo. "Yo no soy un juez, soy un político; no tuve conciencia de inconstitucionalidad; incluso la posición de los letrados del Parlament tuvo variaciones", ha sentenciado el dirigente. "La política es el arte de aplicar la ley en su contexto, no de forma robótica", ha afirmado.

El pasado miércoles, durante su declaración, Nuet aseguró que él no estaba de acuerdo con la resolución del Parlament de Cataluña de 27 de julio de 2016 que rechazaba obedecer al Tribunal Constitucional. "No recuerdo la frase concreta, pero no la suscribo", indicó literalmente después de que el representante de la Fiscalía, Javier Zaragoza, le leyera el párrafo del mencionado texto que subrayaba que "la cámara no se supeditará a las órdenes del Tribunal Constitucional". "Estoy convencido de que algunas personas de la Mesa del Parlament estaban de acuerdo, pero otras no lo estábamos", aseguró el ahora diputado nacional, que defendió que en alquel momento no tenía conciencia completa de lo que estaba pasando porque eran situaciones inéditas hasta el momento.

Nuet afirmó en concreto que los letrados del Parlament recordaron a los miembros de la Mesa que la sentencia del Constitucional 42/2014 concluía que "una opinión política puede defenderse siempre que respete el marco constitucional y aunque conlleve una reforma" de la carta magna. Añadió que él entendió entonces que lo que se estaba debatiendo en ese momento entraba dentro de esa cuestión. El diputado agregó que los letrados de la cámara dijeron que la Mesa estaba fundamentalmente para analizar la forma y el tiempo de las propuestas parlamentarias, pero no que su función no podía "sustituir al fondo". "No había debate sobre el fondo", indicó Nuet, quien dejó claro que en el caso de ser consciente de que una resolución fuera ilegal no la apoyaría. "Si tengo la evidencia de que una resolución va contra la Constitución, votaría en contra", zanjó el diputado, que de hecho expresó que él se mostró a favor de la posterior providencia del Constitucional que a principios de agosto suspendió la resolución del Parlament. "Los letrados tenían dudas, los miembros de la mesa tenían dudas, yo tenía dudas, con mi voto entendí que no se rompía ningún mandato constitucional; lo creí de forma absolutamente sincera", sentenció.

Foto: Nuet (izquierda) junto a Carme Forcadell, Lluís Ginó, Anna Simó y Ramona Barrufet. (EFE)

Nuet hizo estas declaraciones en el marco del juicio que celebra la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo desde el pasado miércoles contra él por un delito de desobediencia cometido por el diputado presuntamente durante su actuación como miembro de la Mesa del Parlament de Cataluña en relación al 'procés' independentista catalán del 1-O de 2017. Nuet se declaró inocente y su defensa alegó que durante el proceso y el análisis de las pruebas quedará demostrado que su cliente en ningún caso incurrió en el delito de desobediencia que se le imputa porque nunca quiso incumplir orden alguna de los tribunales de justicia.

El alto tribunal fijó esta vista oral un año después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) remitiera una exposición razonada al Supremo para que éste último se hiciera cargo del enjuiciamiento de Nuet, que había sido elegido diputado nacional en las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019, lo que le otorgaba la condición de aforado. Antes, el Supremo había enviado el asunto al TSJC junto al caso del resto de miembros de la Mesa del Parlament que votaron a favor de la tramitación de diversas iniciativas parlamentarias relacionadas con el proceso independentistas que habían impulsado los 12 dirigentes gubernamentales que sí juzgó el alto tribunal. En el 'paquete' estaba inicialmente Nuet, que al adquirir el estatus de aforado tuvo que ser devuelto al Supremo.

Foto: Nuet en un mitin. (EFE)

El fiscal Zaragoza renunció el primer día del juicio a que Luis María Corominas y Carme Forcadell declarasen como testigos en el juicio, como estaba previsto, pues ambos "tienen un estatus especial que les aleja de la condición de testigos". El representante del ministerio público argumentó que los dos fueron condenados en procesos judiciales diferentes pero relacionados con la actual vista y las sentencias que emitieron los tribunales en sus respectivos casos están aún pendientes de recursos que debe resolver en un caso el propio Supremo y en el otro el Constitucional e incluso más adelante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Corominas fue condenado el pasado octubre -junto a los también miembros de la Mesa del Parlament Anna Simó, Ramona Barrufet y Lluís Guinó- por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por un delito de desobediencia al tramitar el 'procés' en contra de las órdenes del Constitucional a 20 meses de inhabilitación. Forcadell, por su parte, fue condenada por el Supremo un año antes por el delito de sedición junto a los otros 11 dirigentes independentistas.

La sala que juzga a Nuet es la misma que dirigió la vista oral de los 12 políticos en el marco del juicio del 'procés', aunque sufre algún cambio de componentes. El principale es el del presidente del tribunal, que no es Manuel Marchena, quien se hizo popular durante la celebración televisada de la vista, sino el magistrado Andrés Martínez Arrieta, que al mismo tiempo ejercerá como ponente de la sentencia que condene o absuelva al acusado. Martínez Arrieta es el juez más antiguo de la sala y ya participó en el juicio del 'procés' junto al resto de magistrados, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Andrés Palomo y Ana Ferrer, que también forman parte ahora de este tribunal que juzga a Nuet. Además de la ausencia de Marchena, también destaca la de Luciano Varela, que se jubiló recientemente. Ambos han sido sustituidos por los magistrados Susana Polo y Eduardo de Porres.

Tribunal Supremo Parlamento de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Carme Forcadell Tribunal Superior de Justicia de Cataluña
El redactor recomienda