Testigo del crimen de Alcalá de Henares: "Vi cómo le perseguía por el hospital"
  1. España
En el Hospital Príncipe de Asturias

Testigo del crimen de Alcalá de Henares: "Vi cómo le perseguía por el hospital"

Dos trabajadoras de la limpieza del hospital que presenciaron cómo se cometió el crimen vieron a Gonzalo entrar en la zona de Urgencias, salir y volver a entrar

placeholder Foto: El Hospital Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares). (EFE)
El Hospital Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares). (EFE)

Apenas ha transcurrido una semana del crimen de Alcalá de Henares. El pasado sábado 6 de marzo, Gonzalo, técnico de emergencias sanitarias, apuñaló hasta la muerte a Sergio, enfermero de Urgencias, dentro del propio centro sanitario. El Confidencial ha tenido acceso en primicia a las primeras diligencias policiales que relatan negro sobre blanco qué ocurrió.

Una de las personas que presenció la secuencia fue una limpiadora que a esa hora estaba en Urgencias: "Serían las 14:15 horas del mediodía. Yo estaba trabajando en la zona de los sillones con una compañera cuando vimos entrar a un hombre vestido con el uniforme característico que llevan los conductores de ambulancia. Me pareció que estaba agitado, como buscando a alguien. El hombre nos dijo: 'Hola' y se fue”. Da la sensación, por su relato, de que entra, pasa un rato y vuelve a salir. "Seguimos trabajando como si nada. Un rato después mi compañera fue a tirar la basura al cuarto de residuos y luego lo hice yo. El cuarto de residuos está justo frente a la sala de descanso del personal". Se refiere al lugar donde finalmente Gonzalo acabó con la vida de Sergio.

Foto: Urgencias del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Madrid. (EFE)

"Mientras estaba tirando las bolsas de basura", relata la limpiadora, "mi compañera y yo pudimos ver cómo vuelve a aparecer el sujeto vestido con el uniforme de ambulancias. Entonces se cruzó con otro hombre, un enfermero. Los dos intercambiaron miradas sin hablar y de repente el enfermero comenzó a correr perseguido por el conductor de ambulancias. El que huía trató de esconderse en el cuarto del personal, pero el otro le pisaba los talones en todo momento. Los dos entraron y en ese momento mi compañera y yo escuchamos cómo el hombre con el uniforme de ambulancias le dice al otro: '¡Hijo de puta, te voy a matar!'. En ese preciso instante entendimos que se trataba de una verdadera agresión, no de un juego o una broma, que es lo pensamos en un principio". Las dos limpiadoras fueron a pedir ayuda y regresaron con una enfermera: "Vimos que la víctima estaba tirada en el suelo y su agresor seguía dándole mientras no paraba de gritar enloquecido: '¡Hijo de puta!'. Fue entonces cuando llegaron dos policías".

El Confidencial ha conocido también el contenido de la declaración de los agentes: "Estábamos haciendo una custodia a un detenido en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá, momento en el que hemos escuchado cómo se activaba la alarma que ponen cuando una persona entra en parada cardiorrespiratoria. Vi cómo se formaba un gran revuelo entre el personal y cómo corrían todos de un lado a otro. Pasaron unos minutos y mi compañero y yo observamos cómo los trabajadores pedían ayuda a los vigilantes de seguridad porque había una pelea. Casi seguido nos solicitaron ayuda a nosotros: '¡Por favor que hay uno de una ambulancia apuñalando a otro!' Ante la gravedad de los hechos y en vista de que el agresor pudiera cometer una masacre en el hospital, decidimos dejar el servicio que teníamos asignado e ir a auxiliar a la víctima".

Foto: Urgencias del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Madrid. (EFE)

Los dos agentes de la Policía Nacional de Madrid cruzaron toda la zona de Urgencias y llegaron al cuarto de descanso de los sanitarios: "Vimos a dos varones, uno tendido en el suelo, boca arriba, la víctima; y el segundo, el autor, de rodillas junto a la cabeza de la víctima. El agresor tenía clavado un cuchillo en el cuerpo de la víctima. '¡Policía!', chillamos al tiempo que desenfundábamos el arma. '¡Retírate y para!', le ordenamos mientras le apuntábamos con la pistola. El agresor nos miró y sacó el cuchillo. Era uno largo y de hoja fina. Solo nos hizo falta un vistazo para daros cuenta de que la víctima había muerto pues tenía un corte en el cuello incompatible con la vida. '¡Tira inmediatamente el cuchillo!', le ordenamos varias veces mientras seguíamos apuntándole. No nos hacía caso y se aproximaba con el arma hacia nosotros para intentar hablar: 'Si venís a por mí me suicido', nos advirtió para a continuación añadir: 'No me disparéis. Si le he matado es porque era un violador, un pederasta, que ha violado a mi novia y ha hecho mucho daño a mi familia'. Al cabo de unos minutos llegaron varios compañeros y le pudimos reducir".

La pareja de Gonzalo, con la que llevaba cinco años de pareja y cuatro conviviendo, prestó declaración poco después. En ningún momento habla de violación, sino de tener problemas con Gonzalo porque él se había enterado de que mantenía "una relación esporádica". A pesar de ello quería seguir viviendo con Gonzalo. Pero si el técnico de Emergencias Sanitarias lo sabía, ¿qué pasó concretamente ese día para tan injustificable estallido de violencia?

Alcalá de Henares Hospitales Agresión Sucesos
El redactor recomienda