LA CAPITAL PODRÍA APLICAR CONFINAMIENTOS

Las Castillas contienen la respiración a la espera de Madrid: "Esperemos que acierten"

Las comunidades limítrofes con la capital esperan los detalles de las posibles medidas que podrían tomarse en los próximos días, conscientes de que todo lo que ocurra les afectará

Foto: Los presidentes de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha se reunieron el pasado 7 de septiembre. (EFE)
Los presidentes de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha se reunieron el pasado 7 de septiembre. (EFE)
Adelantado en

La Comunidad de Madrid no descarta limitaciones en la movilidad y confinamientos selectivos en las áreas de salud más afectadas de la región, cuando las cifras de contagio por coronavirus están completamente disparadas. En las últimas 24 horas, se produjo un aumento del 64% en los casos. A la espera de que las medidas se concreten y con un nuevo episodio de crisis dentro del Gobierno regional —la mayoría de sus miembros desconocía esta decisión—, las comunidades limítrofes, Castilla-La Mancha y Castilla y León, contienen la respiración conscientes de que todo lo que haga Madrid —igual que lo que no— les afectará irremediablemente.

Fue el viceconsejero de Sanidad y director del hospital de Ifema, Antonio Zapatero, quien lanzó el anuncio sin dar a conocer más detalles. “Estamos trabajando en las medidas”, aseguró, que se darán a conocer a partir del viernes. La noticia provocó otro malestar en el seno del Ejecutivo, especialmente en Ciudadanos, cuyos dirigentes ignoraban cualquiera de estas decisiones, que ni siquiera se trataron en el Consejo de Gobierno.

Las Castillas contienen la respiración a la espera de Madrid: "Esperemos que acierten"

De hecho, el vicepresidente y portavoz, Ignacio Aguado, se negó a comparecer en rueda de prensa. La falta de información entre socios ha sido habitual a lo largo de la pandemia, lo que ha provocado más de un desencuentro. Pero en el partido naranja aseguran que es la gota que colma el vaso y que se trata de medidas demasiado importantes como para confundir a la ciudadanía. Ya a última hora de la tarde, el consejero de Interior, Enrique López, explicaba que por ahora “no se descarta nada” y se están estudiando todas las opciones jurídicamente.

Mientras tanto, las comunidades vecinas, que ya sufrieron las consecuencias de las decisiones de Madrid en marzo, como el cierre de los colegios sin que se produjera un confinamiento de la población, se mantienen a la espera de contar también con toda la información. En la comunidad castellanomanchega, prefieren no hacer valoraciones hasta conocer las medidas exactas, aunque reconocen ver con buenos ojos la aplicación de medidas que en su región se llevan implantando semanas.

Justo hace 10 días, se reunieron por primera vez en Madrid los tres presidentes autonómicos y los consejeros de Sanidad y Educación para compartir impresiones sobre la evolución de la pandemia, dado el intercambio diario de ciudadanos en los tres territorios. Entonces, desde la región que dirige Emiliano García-Page, reconocían que los focos detectados en aumento coincidían con los puntos de mayor movilidad con Madrid.

De hecho, desde hace semanas, las zonas más afectadas son el norte de Toledo (el corredor de La Sagra y el del Henares, que hacen frontera con la capital), igual que Guadalajara, la otra provincia limítrofe, cuyo hospital ha comenzado a aplazar intervenciones quirúrgicas no urgentes para atender los crecientes casos de coronavirus. No solo eso. Este mismo miércoles, la Consejería de Sanidad emitió una resolución adoptando “medidas especiales” para frenar la expansión del virus en esa ciudad, similares a las previstas en la fase 2 de la desescalada. Se unía a Toledo con nuevas restricciones, menos aforo en bares y restaurantes, y también en terrazas.

La resolución incidía en que la “intensa relación sociolaboral con la Comunidad de Madrid hacía que Guadalajara se encontrara en un escenario de transmisión comunitaria” que exige medidas complementarias a las aprobadas para toda la región.

En el encuentro del 7 de septiembre en la Puerta del Sol, las tres CCAA acordaron compartir información diaria sobre el estado de la pandemia, así como los estudios de seroprevalencia y rastreo para analizar, fundamentalmente, la movilidad entre regiones. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, atinaba en la conclusión a la que las otras dos comunidades ya llegaron el marzo pasado: “La decisión de una sola comunidad puede perjudicar a la otra”, y de ahí, continuó, nace la propuesta de compartir información y datos diarios. Solo un día antes, Page había acusado a Madrid de ser “una bomba vírica”.

"Esperemos que Madrid acierte"

En cuanto a Castilla y León, reconocen que la relación y la comunicación son mucho más fluidas desde aquel encuentro, “hay un esfuerzo importante de coordinación”, explican, en línea con el compromiso de celebrar reuniones periódicas para convertir en algo ordinario la unión de los tres territorios en la lucha contra el virus. Aun así, fuentes del Gobierno reconocen que el mayor temor es “que Madrid pierda en control” y se vuelvan a producir situaciones como el desembarco de muchos ciudadanos en sus pueblos de origen o veraneo, contribuyendo a la transmisión. El hecho de que la comunidad volviera a anunciar “limitaciones y confinamientos” para los próximos días, sin más especificación, ha vuelto a encender las alarmas. “Solo esperamos que acierten lo máximo posible en Madrid”, repiten.

La comunidad de Alfonso Fernández Mañueco atiende con especial vigilancia la vuelta al colegio y la llegada masiva de universitarios a ciudades como Salamanca los próximos días. Dos hitos clave para entender la afectación en esta comunidad.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios