11 detenidos y la intervención de doce armas

Anatomía de un 'vuelco': así asaltaron unos narcotraficantes a otros en El Vendrell

El Confidencial accede en exclusiva a la grabación que muestra cómo una presunta banda de narcotraficantes da un 'vuelco', es decir, roba la mercancía a otra banda de delincuentes

Febrero de 2020. Noche cerrada. Varios vehículos circulan en fila por una autovía, manteniendo las distancias entre ellos. Van en alerta. Persiguen disimuladamente a una furgoneta blanca, vulgar, que no llama la atención, de las que habitualmente transitan por las calles de nuestro país. Están esperando a llegar al lugar donde dar el palo. Tras muchos kilómetros se acercan al peaje de la autopista de El Vendrell, Tarragona, en dirección a Francia. Cuando ensanchan los carriles para acceder a la zona de pago, un BMW de gran cilindrada, también blanco, se coloca en paralelo a la camioneta. Entran al tiempo cada uno en su carril.

El del BMW se salta la barrera sin pudor. Aprieta fuerte el acelerador y en cuanto ha sobrepasado el muro de hormigón de su carril gira 180 grados. Las ruedas chirrían. Parece una secuencia de una película de Jason Bourne. El BMW se mete en el carril de la furgoneta, pero en sentido contrario. Ocupa todo el espacio y tapona así su vía de escape hacia delante. El conductor del vehículo de trasporte desconcertado mira instintivamente por el retrovisor para dar marcha atrás. Un segundo coche, quizá por casualidad, quizá forma parte de la misma banda, él no lo sabe, bloquea esa eventual ruta de huida. Lo han atrapado.

En los siguientes segundos ocurren muchas cosas. Sin que el conductor de la furgoneta tenga capacidad para percibirlo, un deportivo se coloca en paralelo en el carril de al lado. Al mismo tiempo, un encapuchado con una pistola en la mano se baja del BMW blanco. Del coche de detrás también desciende otro individuo. También lleva un revolver en la mano. El conductor ve a uno y luego al otro. Levanta las manos. Uno abre la puerta del piloto de la furgoneta y otro la del copiloto. El conductor trata de evitar que abran su puerta pero finalmente no lo logra. Los dos asaltantes se introducen en la furgoneta y luchan con el conductor. Le golpean y tratan de quitarle el cinturón de seguridad. El hombre se resiste y el forcejeo se prolonga.

Dentro de la cabina de la furgoneta se cuelan dos miembros más de la banda. Tras muchos esfuerzos logran sacar al conductor del vehículo por la parte del copiloto. En el exterior uno de ellos le golpea en la cabeza con la culata del arma. Mientras esto ocurre otro miembro de la banda se coloca al volante de la furgoneta, acelera y se la lleva con todo su contenido. La víctima corre detrás de ellos en un acto reflejo, pero acaba desistiendo. Unos segundos después ve cómo todos los coches y su furgoneta regresan en dirección contraria. Corre de nuevo hacia ellos, pero no sirve de nada. Se saltan la barrera y se pierden en la noche.

El hombre desesperado acude a las oficinas del peaje. Los trabajadores le arropan. No habla español y ellos no conocen el francés, así que hablan por signos. Le piden que se siente y que espere porque van a llamar a los Mossos. Poco después llegan dos agentes uniformados. Cuando le preguntan que ha pasado, cuenta que es belga, que había comprado fruta en Andalucía y que la transportaba de regreso a su país. ¿Qué iba a decir?

Todo apunta a que se trata de un “vuelco”, es decir, una banda de narcotraficantes que asalta a otros narcos y les roba la droga

La policía localizó el vehículo en Murcia. Todo apunta a que se trata de un “vuelco”. Es decir, una banda de narcotraficantes que asalta a otros narcos y les roba la droga. Uno de los asaltantes que participó en el asalto es el conocido Cheloka, al que algún periodista bautizó con el apodo 'gatillo fácil'. Concretamente, es el joven que sale del BMW deportivo que aparca al lado de la furgoneta, del que se baja un joven y acaba golpeando con la pistola en la cabeza a la víctima. Tiene una hoja de antecedentes difícil de superar a tan corta edad: entre otras cosas se cree que participó en el 2015 en el homicidio a navajazos de un porteador en la frontera con Marruecos para robarle la carga. Fue detenido pero se escapó. Tiempo después la policía logró rodearlo, pero saco el arma, apuntó a dos agentes en la cabeza, y estos al comprobar que si repelían la agresión podían producirse víctimas civiles, le dejaron ir.

Ha estado 5 años en busca y captura, pero finalmente cayó y ya se encuentra en prisión. La semana pasada desmantelaron la banda de la que formaba parte. Las pesquisas las encabezaron la Policía Nacional y la Guardia Civil en una operación conjunta milimétrica y quirúrgica de ambos cuerpos policiales que contó con el apoyo puntual de los Mossos d´Esquadra. El resultado, brillante: 11 detenidos y la intervención de doce armas de fuego, incluidos fusiles de asalto, munición cargadores, chalecos antibalas, dispositivos de geolocalización y cámaras endoscópicas.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios