Vida en un comedor social: "Hay familias en ERTE, despedidos, precarios..."
  1. España
la atencion se ha disparado

Vida en un comedor social: "Hay familias en ERTE, despedidos, precarios..."

La crisis poscovid ha provocado que crezca el número de familias que acuden a estos comedores. Así es el día a día en la ayuda que presta la Fundación Mensajeros de la Paz

placeholder Foto:

Nieves no da abasto estos días. En realidad, lleva sin dar abasto desde que comenzó la pandemia. Nieves es Nieves Tirez Jiménez, directora de la Fundación Mensajeros de la Paz, una ONG que lleva años ayudando a que los más necesitados puedan salir adelante mediante dos vías principales: por un lado, los bancos de alimentos, en los que se da comida no perecedera; por otro, los bancos solidarios, en los que dan cheques de comida e incluso hacen pagos puntuales de alquileres, suministros, etc.

Nada más empezar la pandemia, Mensajeros de la Paz tuvo que cerrar sus centros, pero en cuanto pudo, reinició su actividad: "Desde entonces, hemos duplicado el número de familias que vienen". Las casuísticas son muy variadas, ya que "a las familias que ya venían antes hay que añadir ahora otras, cada día más. Hay familias en ERTE que aún no han cobrado, otras en que les han despedido (por ser contratos finalizados y no renovados), hay gente muy precaria...".

Por otro lado, también "hay muchas familias que antes tenían trabajos de economía sumergida y ahora se han quedado sin ningún ingreso, nada en absoluto. A esas familias no puedes darles solo alimentos perecederos, también necesitan dinero para comprar pan, huevos, pollo... Así que hemos repartido tarjetas de 50 euros para que puedan hacer su propia compra", nos cuenta.

"Hemos llegado a pagar matrículas de universidad, gafas, medicamentos, leches infantiles especiales, ropa, calzado..."

Los pagos por parte de la fundación incluso van más allá: "Hemos llegado a pagar matrículas de universidad, gafas, medicamentos, leches infantiles especiales (que tienen un precio desorbitado), ropa, calzado...". No solo se trata de que las familias tengan las necesidades cubiertas, sino también de que puedan salir de esta situación: "Tenemos un centro en El Pozo [Madrid] con 12 familias... porque no caben más. Se quedan un curso completo y se cubre todas sus necesidades con el objetivo de que, durante ese tiempo, puedan encontrar trabajo y ahorrar. Porque si en este país para alquilar un piso te piden tres meses de adelanto, no basta con tener trabajo, también hay que ahorrar".

Lo peor quizá sea la llegada de "familias muy normalizadas que nunca habían acudido a servicios sociales. Incluso hay gente que no sabe cómo tramitar estas cosas porque nunca se ha visto en esa situación". De todos modos, Tirez recuerda que la existencia y la necesidad de los bancos de alimentos no son precisamente nuevas en España: "Todo esto arranca en la crisis de 2008. Mucha gente de entre 40 y 55 se quedó en el camino porque perdió el empleo y no volvió a encontrarlo o encontró uno muy precario, así que en este país se creó una bolsa de pobreza muy importante". Y esa es la bolsa con la que Mensajeros de la Paz y muchas más ONG intentan acabar.

placeholder

Un millón de euros para 136 comedores

El de la Fundación Mensajeros de la Paz es uno de los 136 comedores sociales a los que la Fundación la Caixa y CaixaBank han proporcionado ayudas por valor de un millón de euros desde el inicio de 2020, con especial apoyo a los que se han mantenido abiertos durante la situación de confinamiento para hacer frente al incremento de usuarios que está provocando el covid-19. En total, los 136 comedores sociales han podido entregar 500.000 raciones de alimentos en lo que va de año. "CaixaBank nos lleva ayudando muchos años. Cuando empezó el covid nos dieron 20.000 euros para alimentos, pero además nos suelen llamar y estar muy pendientes por si tenemos algún otro tipo de necesidades", asegura Tirez.

Al inicio de la crisis sanitaria, la entidad y su fundación decidieron reforzar el apoyo a los comedores sociales con los que colaboran, especialmente en Andalucía y Madrid, donde han llevado a cabo más de la mitad de las colaboraciones y donde se impulsa el proyecto 'Comedores con alma', que pretende ser también un punto de encuentro entre los diferentes comedores sociales que agrupa.

placeholder

La iniciativa realiza una valoración caso a caso y mantiene un seguimiento para adaptar las ayudas a las circunstancias familiares. También se atienden especificaciones alimentarias (celiacos, diabéticos, alergias, etc.), adecuando la entrega de alimentos a las características de cada una de las familias. Además, existe un programa especial de atención a bebés que facilita sus primeras necesidades en biberones, pañales, cremas específicas, etc.

La colaboración hace posible que miles de pequeñas y medianas entidades sociales solidarias puedan acceder a ayudas económicas para sacar adelante sus proyectos, como los comedores sociales de toda España. Cada año, más de 11.000 iniciativas reciben, en conjunto, unos 44 millones de euros en favor de más de 7.000 entidades sociales de todo el país.

Coronavirus ECBrands