OBJETIVO CLAVE PARA PODER DESCONFINAR EL PAÍS

España acelera a dos velocidades con los test: Madrid avanza y Cataluña se estanca

Tras un comienzo dubitativo, el país remonta en las dos últimas semanas en su capacidad de detectar positivos de coronavirus más allá de los hospitales. Sin embargo, no todas las CCAA han progresado

Foto: Un test da positivo por coronavirus en un laboratorio francés. (Reuters)
Un test da positivo por coronavirus en un laboratorio francés. (Reuters)

La pandemia de Covid-19 está siendo extremadamente difícil de medir. En primer lugar, por la naturaleza novedosa de la amenaza, que en enero era algo potencialmente amenazante dentro de la provincia de Hubei pero anecdótico en cuanto a muertes (0,7%, decían) en el resto de China y en abril se ha convertido en una explosión devastadora que ha acabado con la vida de alrededor de 20.000 personas en España, ha contagiado oficialmente a casi 200.000 y ha destrozado la economía y la vida pública del país.

Y en segundo lugar, por las enormes lagunas y omisiones que encontramos en las cifras oficiales de infectados, hospitalizados y fallecidos.

Lo único que parece meridianamente claro es que los test son, al mismo tiempo, la única forma de medir la catástrofe y de salir de ella. Nuestro país estuvo lento en reaccionar a este respecto, pero los últimos datos solicitados a las comunidades autónomas por El Confidencial muestran que en las últimas tres semanas el ritmo de testeo ha ido incrementándose en todo el país, aunque no por igual en todas las regiones.

En algunas CCAA, de hecho, ha decrecido en las dos últimas semanas.

El espejo del Véneto

Tratar de imitar a estas alturas a Corea del Sur o Alemania es absurdo. España carece de la capacidad tecnológica de la primera y de la infraestructura sanitaria de la segunda —aparte del tiempo, el marco legal o los recursos para implementar cualquiera de ellas—, pero hay ejemplos mucho más cercanos. En Italia, el caso paradigmático es el Véneto, región fronteriza con Lombardía, que está logrando un éxito sin parangón en su contención del virus: frente a las 11.608 muertes en territorio lombardo registradas en el 'bollettino' de ayer, su aplicado vecino se quedaba en 981.

Como ya se ha comentado ampliamente, esto tiene, por supuesto, un reflejo en la tasa de letalidad de ambas provincias (Véneto está en el 6,54% mientras que Lombardía casi triplica esta cifra, con un 18,39%), pero como explicaba este prolijo ensayo publicado por el ISPI sobre la situación en el país, la clave del éxito de una y otra región contra el coronavirus no está aquí sino en el número de positivos que son capaces de pescar con sus test.

Recientemente, el del Véneto estaba por debajo del 10% y el de Lombardía por encima del 40%, lo que quiere decir que la primera practica una política de test de amplio alcance —que incluye a muchos asintomáticos— y la segunda practica las pruebas PCR o los test rápidos básicamente en el entorno hospitalario, donde un amplio número de personas ya tiene síntomas y su situación clínica conlleva cierta gravedad.

Ahora, traslademos todo esto a España y veamos dónde están nuestro Véneto y nuestra Lombardía.

La situación, hace dos semanas

El 31 de marzo, Madrid era la peor en esta clasificación. De cada 10 test PCR que hacía, seis daban positivo por coronavirus. Esto significa que no estás controlando la epidemia sino al revés, es ella la que tira del carro.

Y por detrás de la Comunidad de Madrid, no sorprendentemente, iban Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cataluña: alrededor del 40% de los test que realizaban estas regiones daba positivo por Covid-19. Esto era apenas unos días antes de que el número de casos en España tocara techo, las Urgencias de todas estas regiones estaban desbordadas y todos trataban de construir nuevas plazas de UCI contrarreloj.

En el otro extremo encontrábamos entonces Asturias, que estaba un poquito por encima del 10% en esta clasificación. El Principado comenzó desde un primer momento a hacer muchos más test de lo que la situación, sobre el papel, requería. A la vista está que acertaron. Como cuenta este reportaje en Civio, mientras el Centro Nacional de Microbiología se reorganizaba para ampliar el equipo de siete personas que tenía en Madrid haciendo test PCR de Covid-19, el laboratorio de virología del HUCA tenía 28 personas procesando estas muestras.

La situación actual

En estas dos últimas semanas, España ha mejorado mucho su capacidad de hacer test PCR. Recientemente, el Instituto de Salud Carlos III validó 13 laboratorios de todo el país para que contribuyeran en esta labor, lo que se calcula ha incrementado nuestra capacidad en 2.000 pruebas diarias.

Sí, la tasa de letalidad ha aumentado en este tiempo. No solo en España sino en todo el mundo. De aquel 0,7% de enero, la OMS subió la tasa a un 2,3% en febrero y un 3,4% en marzo. Ayer, 16 de abril, las muertes por cada 100 infectados de Covid alcanzaron un 6,63% global. Sirva este antecedente para contextualizar la siguiente gráfica.

Asturias, claramente el espejo veneciano en el que mirarse, ha reducido aún más el porcentaje de positivos por cada 100 test hasta dejarlo alrededor del 5%, y ahora está acompañada en este selecto vagón de cola por las dos comunidades insulares españolas. Ahora a la cabeza no están ya Madrid y las dos Castillas, sino Navarra y Cataluña, que rondan o superan el 40% de positivos en Covid-19 por cada 100 test.

Estas variaciones se deben no solamente al incremento en test PCR sino también a la llegada de los test rápidos, de los que Sanidad repartió un millón a partir del 5 de abril, y otro millón más el día 11, además de los que adquirieron los distintos gobiernos autonómicos. Particularmente en Castilla-La Mancha, que fue de las primeras en ponerlos en práctica, este ha sido un factor importante en el mayor control de la enfermedad.

Salvo Cataluña y Andalucía, que empeoran —y Baleares, de la que solo tenemos una única referencia—, el resto de regiones han mejorado susceptiblemente en la realización de test para detectar el coronavirus en sectores más generalizados de la población entre el 31 de marzo y el 14 de abril.

Es el primer paso hacia la estrategia de salida con test generalizados, que nos permitirá conocer la prevalencia del virus en la población y, más adelante, el porcentaje de personas ya inmunes al Covid-19. Son las únicas llaves que permitirán volver a abrir con seguridad el país tras el confinamiento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios