ERA EL LOCAL DE MODA DE LA EXTREMA DERECHA

El 'chino facha' se queda sin bar: "Me dicen que no lo quieren alquilar a un fascista"

El bar Oliva de Madrid se ha convertido en el nuevo templo de los nostálgicos del franquismo gracias a Chen Xianwei, su excéntrico propietario. Está obligado a cerrar el 31 de marzo

Foto: Chen Xianwei, conocido como el 'chino facha', posa en su bar de Madrid. (David Brunat)
Chen Xianwei, conocido como el 'chino facha', posa en su bar de Madrid. (David Brunat)

La esquina más famosa de la calle Antonio López, en el madrileño barrio de Usera, dejará de tener dos banderas de España colgadas de un mástil y las paredes pintadas de rojo y gualda. El próximo 31 de marzo, Chen Xianwei, más conocido como el ‘chino facha’, tendrá que abandonar el local por orden del propietario del edificio, la sociedad Soluciones Sila. El motivo no es un impago o un nuevo uso para el local. La empresa, asegura Chen, no le quiere en su lista de inquilinos.

“Me han dicho dos veces que no me renuevan el contrato porque no quieren fachas en su edificio. El propietario es un argentino que no quiere hablar conmigo al teléfono. Me han dicho que si quiero quedarme tengo que pagar 5.000 euros más IVA cada mes. Ahora pago 1.700 euros”, resopla Chen detrás de la barra, mientras su mujer prepara cafés y él sirve vinos y raciones a los parroquianos. Alrededor, un sinfín de símbolos franquistas y escudos de distintas unidades policiales y del Ejército decoran el local, convertido ya en un templo de la nostalgia falangista.

Una fotografía de Franco y un uniforme de la Policía Nacional, en el bar Oliva de Madrid. (D. B.)
Una fotografía de Franco y un uniforme de la Policía Nacional, en el bar Oliva de Madrid. (D. B.)

El bar Oliva se ha convertido en un templo de los nostálgicos del franquismo. (D. B.)
El bar Oliva se ha convertido en un templo de los nostálgicos del franquismo. (D. B.)

“Me parece muy mal que cierren un negocio por discriminación ideológica. Es que no me han dejado negociar, me han dicho que soy un fascista y ya está. No me cogen el teléfono. Se lo he dicho a mi abogado, pero no hay nada que hacer porque el contrato ya termina y la empresa tiene derecho a echarme. En otros países, como en Suecia, donde tengo a un hermano, si el inquilino ha pagado cada mes y quiere continuar, tienes que indemnizarle si lo quieres echar aunque acabe el contrato, pero en España nadie te protege”, prosigue Chen.

Soluciones Sila niega que expulse a Chen por su ideología y asegura que el motivo es mucho más prosaico: el edificio no ha superado la Inspección Técnica de Edificios (ITE) del Ayuntamiento de Madrid y hay que clausurar toda actividad en el local. "Vamos a poner andamios y adecuar el edificio a las exigencias del ayuntamiento. Ese es el único motivo. Nadie más va a alquilar hasta que lo completemos". Chen tuerce el gesto: "Hace dos años, vinieron los técnicos del ayuntamiento y la empresa ha hecho obras en las cubiertas y la fachada, que es lo que estaba mal. A la farmacia, que está justo al lado, nadie le ha dicho nada de que tenga que cerrar. A ningún vecino le han dicho que tenga que irse. Solo me echan a mí".

En el archivo del ayuntamiento constan dos ITE presentadas por la propiedad del edificio. Una en 2008 y la otra en 2014. Las dos fueron desfavorables, con deficiencias en el "estado general de la estructura y la cimentación", además de cubiertas, fachadas y azoteas, que no obligaron a clausurar la actividad comercial. Entre junio de 2018 y diciembre de 2019, se han emitido tres notificaciones de sanción a la empresa por no solventar los problemas.

Exterior del bar Oliva, en la calle Antonio López de Madrid. (D. B.)
Exterior del bar Oliva, en la calle Antonio López de Madrid. (D. B.)

Tapas en el Una Grande Libre

Como buen emprendedor, el chino más franquista de España ha encontrado una rápida solución al problema. Ha comprado un local a 400 metros de distancia. Será más pequeño, pero en él Chen podrá exhibir sin tapujos su pasión falangista. El bar se llamará Una Grande Libre y estará abierto, calcula Chen, entre abril y mayo. "Estoy contento, porque de ahí no podrán echarme, pero yo no quería dejar este local. He invertido 170.000 euros en dos reformas, hace poco gasté 4.000 euros en poner unos toldos. ¿Quién me devuelve ese dinero? Hace un año, el anterior jefe de Soluciones Sila me dijo que renovaríamos el contrato, y ahora llega uno nuevo y me dice que no me quiere aquí. Me han obligado a meterme en una deuda muy grande".

El contrato en realidad venció el pasado 31 de octubre, pero Chen logró una prórroga de seis meses: “Le dije que si me echaba ya le iba a dejar el local sin un solo tablón, me iba a llevar todo lo que he comprado. Se arrepintió, me subió de 1.500 a 1.700 euros y al menos he tenido tiempo para buscar otro sitio”. Soluciones Sila reconoce que se negoció esa prórroga y que, en efecto, le ofrecieron un nuevo contrato por 5.000 euros al mes. "Pero eso fue antes de la ITE desfavorable", subrayan.

Chen Xianwei es uno más en los círculos de la extrema derecha. (D. B.)
Chen Xianwei es uno más en los círculos de la extrema derecha. (D. B.)

El bar Oliva se ha convertido en un verdadero templo del falangismo y de los nostálgicos de la dictadura en apenas un par de años. En este tiempo, Chen Xianwei ha despuntado como la estrella más extravagante del universo de la ultraderecha, amigo de la familia Martínez-Bordiu, del círculo del Valle de los Caídos y de la Fundación Francisco Franco. Por supuesto, el bar es un fijo entre muchos simpatizantes de Vox de Madrid y otras comunidades.

“Viene muchísima gente de toda España a visitarme y muchos me traen regalos. Una botella de vino, un pin… ¡hasta una figura de Franco! Lo voy poniendo todo por aquí. También tengo uniformes de Guardia Civil y Policía Nacional. De donde más vienen es de Cataluña y de Canarias. También de Valencia”. Desde que Chen saltó al estrellato, este bar enclavado en un barrio históricamente de izquierdas como Usera ha conseguido hacerle la competencia al mismísimo Casa Pepe de Despeñaperros. “Él vende muchísimo más. Es más famoso”, dice Chen.

El bar Oliva está repleto de motivos de las fuerzas de seguridad del Estado. (D. B.)
El bar Oliva está repleto de motivos de las fuerzas de seguridad del Estado. (D. B.)

De momento, ya tiene una pequeña parrilla con ‘merchandising’ franquista a un lado de la barra. Principalmente llaveros y mecheros, pero la intención es ampliar la oferta siguiendo los pasos de Casa Pepe. “En el nuevo bar, quiero poner una vitrina más grande para que la gente pueda comprar recuerdos. Habrá camisetas, cinturones…”.

Los clientes habituales ya le han dicho a Chen que se moverán con él al nuevo local. Es lógico. Muy pocos acuden al bar Oliva porque les cae cerca de casa. Toman aquí sus vinos y sus raciones por el desparpajo falangista del lugar. Y no son pocos. Jubilados, cargos intermedios de multinacionales, señoras, algunos jóvenes… “Si miras otros bares del barrio, se pasan horas vacíos. Aquí siempre hay gente”, dice con orgullo Chen.

El bar Oliva cerrará sus puertas por obligación el 31 de marzo. (D. B.)
El bar Oliva cerrará sus puertas por obligación el 31 de marzo. (D. B.)

Su casero no es la única amenaza para los sueños franquistas de Chen Xianwei. También lo es el Gobierno, que pretende incluir la apología del franquismo y su exaltación en la reforma del Código Penal. Defender la dictadura en público, como hace sin ningún rubor Chen, será un delito si prospera esta medida. ¿Asustado? Para nada. “Pedro Sánchez y el ‘coletas’ no tienen huevos a entrar aquí y quitarme las banderas”, lanza con su sorna habitual. “No puedes comparar la historia de la Alemania de Hitler con la España de Franco. No son lo mismo. Para empezar, Hitler perdió la guerra, y Franco fue un ganador y gobernó el país 40 años”.

Y, cómo no, pone su particular puntilla: “Entonces yo quito las banderas del águila y a los catalanes les dejamos que cuelguen sus pancartas independentistas y quiten las banderas de España. No hay peor delito en un país que el separatismo. A ellos les dejamos hacer lo que quieren porque hay libertad de expresión y a mí me hacen quitar mis figuras de Franco porque no tengo libertad de expresión. ¿Es eso lo que quieren?”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios