ha llamado franco chen a su hijo de nueve meses

Descubrimos al chino más facha de España: "Franco es el único que tuvo huevos"

Chen Xiangwei ha levantado su propio templo a la memoria del Caudillo en una taberna de Madrid y ha decidido llamar a su hijo Franco Chen

Foto: Descubrimos al chino más facha de España: Franco es el único que tuvo huevos. (R. Ballesteros)
Descubrimos al chino más facha de España: "Franco es el único que tuvo huevos". (R. Ballesteros)

Si Franco y José Antonio levantaran la cabeza se volverían a desmayar. La reserva espiritual de Occidente está en las manos de un chino. Se llama Chen Xiangwei y vive al sur del Manzanares, entre pisos de protección oficial y votantes de Manuela Carmena. Xiangwei ha levantado el templo a la memoria del Caudillo en una taberna de patatas bravas, chopitos y chorizo a la sidra. En el altar mayor, cobijado entre dos botellas de ginebra cara, Francisco Franco clava su adusta mirada a los parroquianos.

“Hoy en día ningún político tiene huevos para hacer nada. Cuando dicen algo nunca lo cumplen. Franco al menos lo que quería hacer lo hizo, es el único que tuvo huevos. Hoy los políticos solo piensan en ellos, en llenar sus bolsillos, estén ahí cuatro u ocho años”, suelta el camarero. Xiangwei tiene perlas para llenar una joyería: “La gente dice que antes no había libertad y demás. Pues claro que no había. ¿Pero qué país tenía la libertad que tenemos ahora? Son épocas distintas. También Franco habría hecho mucho más ahora que hace 50 años. En su época hizo pantanos, creó la sanidad, la jubilación, dejó el país sin deuda... La gente, cuando se lo explicas, lo entiende. En cambio hoy en España lo estamos pasando muy mal. Los políticos solo piensan en robar y los que trabajan pagan muchos impuestos. ¿Y quién disfruta en la sociedad? Los vagos, los yonquis, los borrachos, que no hacen nada y reciben todas las ayudas”.

Franco hizo pantanos, creó la sanidad, la jubilación y dejó el país sin deuda. En cambio hoy en España lo estamos pasando muy mal

El discípulo mandarín del dictador obvia en su enumeración de lacras a masones y maleantes, pero no se olvida de atizar a los homosexuales: “¿En la tele qué sale? Tonterías. Sale ‘Adán y Eva’, salen los maricones en las fiestas más grandes de España. Hasta el Ayuntamiento de Madrid pone la bandera arco iris. ¿Eso qué es? Todo maricón tiene más derechos, entonces este mundo qué. En España hoy en día a la gente buena se la machaca, solo quieren a los maricones, a los yonquis… a los sinvergüenzas”.

"Los clientes me enseñaron a querer a Franco"

Cuando Xiangwei llegó a España hace 17 años andaba lejos de ser un pata negra del franquismo. Aprendió a querer al Generalísimo sirviendo copas y carajillos, debatiendo largas horas tras la barra del bar. “Los clientes me enseñaron a querer a Franco, y también internet. Aquí viene mucha gente mayor, de 70 y 80 años, y me cuenta cómo era su vida con Franco. Antes andaban seguros por la calle a las doce de la noche, pero ahora la gente tiene miedo de salir. A mí el otro día me atracaron a las diez de la noche aquí al lado del Manzanares. Antes una familia tenía ocho o diez hijos con solo el padre trabajando y vivían bien. Hoy trabajan el padre y la madre y no pueden ni criar dos hijos”.

Xiangwei saca el escudo cuando se le sugiere que el régimen de Franco y el fascismo son, a lo poco, primos hermanos. Y que en la España de 1955 un chino como él sería enviado ipso facto al otro lado de los Pirineos. “Franco no quería extranjeros para que no sacaran información al exterior. Ni China los quería tampoco. Yo no sé lo que haría Mussolini u otro por ahí, pero sé que los gobiernos de derecha son mejor que los de izquierda. Mao Zedong por ejemplo mató a siete de los diez capitanes que le ayudaron a conseguir el poder. Franco no hizo eso. Vale, Franco se quedó con todo el dinero de la República, pero no les quitó las casas a sus familias. Mao lo robó todo y encimo echó a todo el mundo a la calle. Los mandó a cavar huertos al campo”.

Con semejante mobiliario mental, a Chen Xiangwei no le entra en la cabeza ni la Muralla china ni la Ciudad Prohibida. Su monumento favorito es, lo han acertado, el Valle de los Caídos. “Me encanta, ningún político de los de ahora ha hecho nada parecido. Y encima mucha gente lo quiere cerrar porque da mala imagen. Pues que primero tiren abajo la Alhambra, que la hicieron los moros cuando conquistaron España”.

Se parte de la risa con todo el asunto, pero el gurú chino del yugo y las flechas no está de cachondeo ni va de farol. Su bebé de nueve meses se llama Franco Chen. Así, como suena. “Es un homenaje, para que la gente recuerde a Franco, para que en España cambie algo. Quiero que mi hijo haga algo importante, como lo que hizo Franco para mejorar España”. Xiangwei trata de achuchar al joven Franco, “el futuro Caudillo de España”, pero el pequeño no sabe muy bien de qué va la película y se agarra fuerte a la madre. Ya le llegará el momento de preguntar a su padre qué diantre significa su nombre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios