Iglesias se presenta a un tercer mandato al frente de Podemos tras activar Vistalegre III
  1. España
en el mes de marzo

Iglesias se presenta a un tercer mandato al frente de Podemos tras activar Vistalegre III

Por primera vez, la asamblea ciudadana no se celebrará en el Palacio de Vistalegre, que tras acoger la asamblea fundacional bautizó con su nombre los dos congresos que ha tenido el partido

Foto: Iglesias se presenta a un tercer mandato al frente de Podemos tras activar Vistalegre III
Iglesias se presenta a un tercer mandato al frente de Podemos tras activar Vistalegre III

Pablo Iglesias se presentará por tercera vez al cargo de secretario general de Podemos después de ponerse en marcha un proceso congresual que rematará en el mes de marzo. Por primera vez no se celebrará en el Palacio de Vistalegre, que tras acoger la asamblea fundacional bautizó con su nombre los congresos del partido. La denominada Asamblea Ciudadana Estatal se celebrará casi un año antes de que remate el mandato de la dirección otorgado por los inscritos en Vistalegre II, cuando compitieron por el liderazgo Iglesias e Íñigo Errejón. Así lo ha anunciado el propio Iglesias durante su intervención inicial en el Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano de dirección del partido entre asambleas, el primero que se celebra desde la llegada de los morados al Gobierno de coalición y coincidiendo con la efeméride del sexto aniversario desde fundación. "Para mí será un honor ser candidato para seguir siendo vuestro secretario general", concluyó Iglesias.

El objetivo de la dirección pasa por adaptar la estructura del partido a la nueva etapa gobernista, tanto a través de cambios orgánicos, debido a que varios dirigentes asumirán tareas de Gobierno, como estratégicos. "Tenemos que poner a punto Podemos para ayudar en las tareas de Gobierno y ampliar la base del partido, cuidar los círculos y ponerlos a punto, y poner a nuestro partido a trabajar junto a las fuerzas hermanas para armar con los movimientos populares un bloque histórico del cambio", ha trasladado Iglesias a la dirección.

En esta línea, el consejo tiene previsto ratificar cambios orgánicos en las portavocías, que asumirán Pablo Echenique en el Congreso y Rafa Mayoral a nivel de partido. Este último liderará una portavocía coral en la que también tendrá un peso relevante la eurodiputada Idoia Villanueva, y a quienes Iglesias les pidió que "sean la voz" de Podemos y que "hablen desde la calle más que desde el partido". El objetivo pasa por generar contrapesos entre partido y Gobierno y diferenciar la acción gubernamental de la acción política del partido. A nivel organizativo, la formación busca fortalecer su implantación territorial, pues se trata de una de las carencias que quedaron patentes en las pasadas elecciones municipales y autonómicas.

Defiende el programa de Gobierno como un instrumento "para hacer de la próxima década la década del constitucionalismo democrático"

El empuje de la sociedad civil se considera crucial para conseguir conquistas sociales más ambiciosas que las que Unidas Podemos podría arrancar formando parte de un Gobierno en minoría. A los movimientos sociales se refirió Iglesias invitándolos a ejercer una tarea de vigilancia y presión al nuevo Ejecutivo de coalición, al tiempo que reconoció las limitaciones de formar parte de un Gobierno en minoría. Unos límites y contradicciones que tendrían como contrapunto un discurso más atrevido desde el partido. También a través de la movilización en la calle al lado de movimientos sociales y luchas laborales.

Los dirigentes que asumirán la tarea de llevar el peso del partido en la fase que ahora se abre serán el secretario de Organización, Alberto Rodríguez, el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales (Rafa Mayoral), la responsable de Participación y Círculos (Ana Marcello) y la actual secretaria de Internacional, Idoia Villanueva.

Autonomía de los fiscales

El líder de Podemos ha expuesto durante su intervención inicial en la reunión de la dirección del partido los que considera como algunos de los principales retos de su formación y del Gobierno. A nivel programático, dijo, "reconstruir los derechos arrebatados a España en la década pasada" para "convertir nuestra patria en un referente internacional en el impulso de derechos sociales". En lo territorial, abordar desde el diálogo el conflicto en Cataluña, aun consciente según aseguró de que "la derecha y la ultra derecha harán todo lo posible por crispar y amenazar la convivencia", acusándolos de situar "la demagogia por delante de la responsabilidad de Estado".

La confianza en que el Gobierno de coalición eche raíces se ha dejado entrever a lo largo de toda la intervención del secretario general, principalmente debido a los retos programáticos que pretenden desplegar. "Un programa con capacidad para hacer de la próxima década la década del constitucionalismo democrático", según avanzó. Iglesias tuvo también palabras de reproche al líder de la oposición, Pablo Casado, porque "decirle al poder judicial cómo debe actuar, incluso de manera explícita diciéndolo cómo debía valorar a Delgado", en referencia a la propuesta de la exministra de Justicia como Fiscal General. En esta línea, se reafirmó en que "frente a la derecha que pretende dar instrucciones, defenderemos la independencia de la Justicia, la separación de poderes y la autonomía de los fiscales".

Reproches a la oposición que también hizo extensibles al líder de Vox, Santiago Abascal, debido a la imposición del denominado pin parental para apoyar los presupuestos del Gobierno murciano. "El pin Abascal es un dispositivo machista de censura que vulnera los derechos de los niños a recibir una educación en igualdad. Tener un padre homófobo no puede privar a los niños a ser enseñados en derechos. A los niños no se les inscribe en el registro de propiedad, sino en el registro civil", remachó.

Unidas Podemos Pablo Iglesias