Ainhoa cantó "La muerte no es el final"

Los aplausos al Rey dejan los "fuera Sánchez" en anécdota en el desfile de la Fiesta Nacional

En el desfile hubo innovaciones como la participación de medios y personal de ministerios y autonomías como Galicia, Madrid y Canarias junto con las unidades militares y policiales

Foto: El Rey Felipe VI, junto a la Reina Letizia, la princesa Leonor y al infanta Sofía, saluda al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. (EFE)
El Rey Felipe VI, junto a la Reina Letizia, la princesa Leonor y al infanta Sofía, saluda al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. (EFE)

Pedro Sánchez ha recibido otra ración de abucheos y algún insulto del público en su segunda desfile de la Fiesta Nacional como presidente del Gobierno, aunque esta vez no se escucharon los gritos de "okupa" del pasado año. A pesar del estratégico reparto de las tribunas de autoridades e invitados lejos de los ciudadanos, en cuanto se intuía la llegada del jefe del Ejecutivo o cuando se le pudo ver de refilón al irse se repitieron los pitos y gritos de "fuera, fuera" entre los espectadores más próximos a la plaza de Lima de Madrid. Ni siquiera hizo falta que fuera anunciada su presencia por megafonía.

El recibimiento a Sánchez fue la anécdocta que contrastó con los aplausos al Rey en un acto por lo demás solemne y con innovaciones, como el desfile de soldados de algunos de los países donde hay tropas españolas desplegadas (El Líbano, Mauritania, Senegal y Malí) o el himno a los que dieron la vida por España, "La muerte no es el final", cantada en directo por la soprano Ainhoa Arteta.

La parada militar contó con la presencia en las tribunas de invitados de todos los presidentes autonómicos (menos los nacionalistas) y de representantes de todos los partidos constitucionalistas, pero no de las formaciones independentistas que llevaron al poder a Sánchez en la moción de censura de junio del pasado año. Pablo Iglesias no acudió, como también es habitual, y prefirió que la principal dirigente de Podemos presente fuera una vicepresidenta del Congreso, Gloria Elizo.

Pablo Casado y Santiago Abascal con sus respectivas esposas y Albert Rivera sin Malú ocuparon la primera fila de asientos reservados a los presidentes de los partidos en la oposición. Se estrenaron en calidad de autoridades locales anfitrionas a la hora de recibir a los Reyes el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se apuntó el tanto de ampliar a otros ámbitos del Estado el desfile de la Fiesta Nacional al incluir personal y vehículos de distintas administraciones, desde los policías de aduanas, a los bomberos de Madrid o unidades de emergencia o salvamento de Comunidades autónomas como la gallega o la canaria.

La voz de Arteta también fue novedad. "La muerte no es el final" entonada a coro en las tribunas de autoridades hasta ahora se pasó a la solemnidad profesional de la soprano en esta edición. Hubo un recuerdo especial para los fallecidos en accidente de la academia del Ejército del Aire con base en San Javier. Las pasadas de la Patrulla Águila dibujando los colores de la bandera en el cielo de Madrid fueron otro homenaje a los oficiales y alumnos que perdieron la vida este verano.

En la parada militar desfilaron unos 4.200 hombres y mujeres de los Ejércitos y la Armada, así como de la Guardia Civil, la Policía Nacional, Protección Civil y Salvamento Marítimo, además de 76 aeronaves y más de 150 vehículos. Por el Paseo de la Castellana flanqueada por miles de madrileños y turistas pasaron las unidades habituales como La Legión a 160 pasos por segundo, esta vez representada por fuerzas del Tercio Duque de Alba y con un chivo muy crecido llamado Pacoli como mascota con el grado de cabo. Los legionarios compitieron esta vez en aplausos recibidos con la Guardia Civil.

Por ser año de aniversarios, la parada incluyó la bandera del buque Juan Sebastián de Elcano por la hazaña de la circunnavegación y un grupo de soldados de Infantería marchó ataviado de rayadillo azul, sombrero de paja y Mauser del siglo XIX al hombro para recordar la gesta de los héroes de Baler (los últimos de Filipinas) hace 120 años. Además, desfiló la bandera del 'Tercio Viejo de Sicilia' que cumple 300 años acompañada de soldados vestidos de la época.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios