EN FRANCIA CUMPLIÓ UNA CONDENA DE 12 AÑOS

Absuelven a la etarra Bernardó, acusada de ayudar a otro terrorista a fugarse a Francia

La Audiencia Nacional considera que ya fue condenada en Francia por estos hechos y rechaza la petición de la Fiscalía, que pedía 9 años de cárcel por colaboración con banda armada

Foto: Un joven pasa junto a una pintada de ETA en la ciudad de Guernica. (Reuters)
Un joven pasa junto a una pintada de ETA en la ciudad de Guernica. (Reuters)

La etarra Marina Bernardó no volverá a prisión. Tras pasar doce años encarcelada en Francia, donde fue detenida en 2006 por pertenecer al aparato logístico de ETA, las autoridades galas la entregaron este mismo año a España para que fuera juzgada por colaboración con banda armada. La Fiscalía pedía 9 años de cárcel para ella por haber ayudado a otro etarra a huir a Francia en 2001, pero la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha decidido absolverla al considerar que la acusación se basa en los mismos hechos por los que ya fue condenada en Francia.

"La actividad desplegada por Marina Bernardó Bonada en España y Francia son producto de una misma trayectoria, que se desarrolla sin solución de continuidad en dos espacios territoriales distintos", sostiene la sentencia. "Comienza con su colaboración e inmediata integración en la organización terrorista ETA y a su servicio, razón por la cual consideramos que el sector fáctico que aquí se ha enjuiciado no es sino una muestra de un todo más amplio". En otras palabras: los hechos sobre los que sustentaba el supuesto delito de colaboración con banda armada son los mismos por los que ya se le condenó en Francia por pertenencia a ETA.

En el juicio, celebrado el pasado julio, Bernardó reconoció haber realizado labores de infraestructura, información y captación para dos comandos de ETA en Barcelona, los conocidos como 'Gaztelugatze' y 'Gorbea'. Frente al escrito de la Fiscalía, que basaba su acusación en que había ayudado al etarra Fernando García Jodrá a huir a Francia tras desarticularse uno de estos grupos en 2001, su abogado argumentó entonces que su papel en la banda no encajaba con un delito de colaboración, sino de pertenencia, cuestión por la que ya había sido juzgada y condenada en Francia.

La sentencia da por buena la defensa esgrimida por Bernardó e incide en que las labores que desarrolló como miembro de ETA fueron más allá de ayudar a un terrorista a fugarse. "Una vez en territorio francés, la organización terrorista decide reconstruir cuanto antes el 'comando Barcelona', del que sería responsable Fernando García Jodrá, decidiendo que Marina Bernardó regrese a Barcelona a fin de proceder a crear infraestructura para el futuro", señala la Audiencia Nacional. La etarra siguió las órdenes de la banda y, cuando su compañero volvió a Barcelona en mayo de 2001, ambos comenzaron a "recopilar información sobre posibles objetivos sobre los cuales el grupo terrorista podría actuar".

Bernardó se convirtió así en una pieza angular de ETA en Barcelona, importancia que se refleja en una "misiva de los dirigentes de ETA, que le dan la bienvenida a la organización y le indican que su responsable será Fernando García Jodrá", así como en la documentación falsa que le facilitaron. Pese a ello, el nuevo comando llegó a su fin dos meses después, en agosto de 2001, cuando García Jodrá fue detenido por la Guardia Civil. Tras conocer la noticia, Bernardó huyó a Francia, donde permaneció escondida hasta que el 29 de noviembre de 2006 se le detuvo en la localidad de Quezac.

Tras analizar su trayectoria, la Sala de lo Penal sostiene entonces que "se trata de un mismo y único delito que ya ha sido objeto de condena" en Francia, de forma que "no se permite una doble condena por el mismo delito, aunque se cometa parcialmente en distintos Estados". La Sala considera que el delito de colaboración puede considerarse como "cosa juzgada", optando así por dejar en libertad a Bernardó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios