El Tribunal Supremo ratifica la sentencia

Condenado a 17 años de cárcel un expárroco de Badajoz por abusos sexuales a menores

El Tribunal Supremo también ha decretado 4 años de prisión a los padres de una de las dos víctimas, menores de 13 años, por haber consentido dichos abusos

Foto: Fachada del Tribunal Supremo. (EFE)
Fachada del Tribunal Supremo. (EFE)

La Sala II del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz que condenó a 17 años y 7 meses de prisión impuesta al expárroco de Mengabril (Badajoz), por abusos sexuales con prevalimiento a dos chicos menores de 13 años de edad, uno de los cuales era monaguillo de su iglesia. También ha ratificado la condena de 4 años de cárcel a los padres de uno de los menores por consentir la relación sexual del religioso con su hijo.

Según los hechos probados, el acusado José Donoso Fernández alojó en 2013 en la casa parroquial de dicha localidad a una pareja rumana compuesta por los otros dos acusados, Fiarían C. y Doina P. Fue entre finales de ese año y principios del año 2014, cuando se incorporaron sus hijos menores de edad, entre los que se encontraba A.M.

Esta familia dependía, de forma casi completa, del acusado José Donoso Fernández, quién se encargaba prácticamente de todos sus gastos, alimentación, vestido, estancia y escolares, y de las gestiones burocráticas que éstos habían de realizar”, señala la resolución.

En ese intervalo de tiempo, el acusado, “guiado por un ánimo libidinoso y prevaliéndose de la situación de necesidad de esta familia", mantuvo relaciones sexuales con el citado menor, quien por entonces tenía 12 años. La sentencia confirma que los padres de A.M. supieron de este suceso sin hacer nada por evitarlo.

La otra víctima también tenía 12 años en el momento de los hechos y era monaguillo de la parroquia, diagnosticado de un trastorno de aprendizaje y un trastorno por déficit de atención. El Supremo afirma que el expárroco actuó entonces, valiéndose de la "superioridad moral que ostentaba" sobre la víctima, y "lo llevó a uno de los dormitorios de la casa parroquial de Mengabril, se acostó en una cama con él, y le pidió que le realizara una felación, cosa que el menor hizo”.

Otro cargo por falsedad documental

Además de los dos delitos de abusos, la sentencia condena al sacerdote por falsedad en documento oficial, ya que falsificó informes de asistencia al colegio y de enfermedad para justificar la ausencia a clase de uno de los menores; así como por quebrantamiento de medida cautelar al haberse comunicado por WhatsApp con una de las víctimas después de que le fuera prohibido.

El Supremo rechaza íntegramente los recursos de los tres condenados. La pena incluye la privación de la patria potestad de su hijo a los padres condenados por consentir el abuso del menor; y una indemnización que deberá pagar el ex párroco de 50.000 euros a P., y de 10.000 euros a A.M.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios