comisión de investigación en el senado

Iglesias niega financiación ilegal y rectifica sobre "algunas cosas" que dijo de Venezuela

La supuesta financiación de Podemos por parte del régimen chavista protagoniza la comisión de investigación donde Iglesias defendió que "nadie ha podido demostrar ni la más mínima irregularidad"

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, comparece en la comisión de investigación sobre la financiación de los partidos políticos. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, comparece en la comisión de investigación sobre la financiación de los partidos políticos. (EFE)

Pablo Iglesias se ha limitado a refugiarse tras la decena de autos judiciales que desestiman las diferentes querellas presentadas contra Podemos, por supuesta financiación ilegal, para pasar el trámite de su comparecencia en la comisión de investigación del Senado sobre la financiación de los partidos políticos. "Si ni siquiera Marchena, que fue ponente en estas querellas, ha podido encontrar ni el más mínimo resquicio de un ilícito penal para acusarnos de financiación ilegal, nadie podría hacerlo", respondió Iglesias al portavoz del PP, Luis Aznar, tratando de zanjar una cuestión que en muchos momentos no parecía el objeto de la comisión. La propia presidenta así lo tuvo que recalcar y pedir tanto a Iglesias como a Aznar que saliesen "del bucle" en el que ambos entraron, gustosos, en repetidas ocasiones.

El líder de Podemos ha tratado de desviar las preguntas durmiendo la comisión, a base de llevar la comparecencia a un debate procedimental o mediante la lectura de largos fragmentos de las sentencias favorables a su partido, así como de la exposición de una retahíla de cifras sobre gastos e ingresos de su formación. "Aburre hasta a las cabras", llegó a resoplar el portavoz y secretario general del grupo popular, Luis Aznar. Los gestos se repitieron, no solo en el rostro de Aznar, sino incluso en el de una de las taquígrafas. Las sonrisas de Iglesias parecían transmitir que en su pensamiento planeaba la sensación de que había conseguido su objetivo, mientras se dejaba sentir la desesperación entre los senadores populares presentes en la sala.

La confrontación dialéctica comenzó a hacer acto de presencia cuando se le preguntó al secretario general de Podemos por los supuestos pagos que recibió del Gobierno venezolano, ingresados a través de un paraíso fiscal según un documento publicado por un medio de comunicación, que finalmente la Justicia determinó que estaba manipulado. "Ustedes han sacado aquí una prueba falsa que fabricó el señor Cosidó", arremetió Iglesias en referencia a la "policía política" que se investigó ya en el Congreso por el caso de las escuchas del exministro Fernández Díaz. "Utilizaron el Ministerio del Interior para perseguir a sus propios delincuentes", le espetó Iglesias, llevando al secretario general del grupo popular en la Cámara Alta a incitarlo a que llevase esas acusaciones a un juzgado.

Más allá del juego en el que entraron Luis Aznar y Pablo Iglesias, sin ni siquiera evitar el barro, este último trató de fijar la idea de que "nadie ha podido jamás demostrar ni la más mínima irregularidad" en la financiación de Podemos y que su formación no recibió pagos de ningún Gobierno extranjero "ni directa ni indirectamente". Al mismo tiempo, el secretario general de Podemos trató de desprestigiar la comisión refiriéndose a esta como "la comisión del PP", debido a que el resto de grupos parlamentarios declinó participar tras oponerse también a su creación.

Tras el receso se incrementó el tono del intercambio dialéctico, hasta el punto de que el portavoz de los populares tildó a Iglesias de "ser un falso" y "falsear la realidad", después de que el líder de Podemos le recriminase haber sugerido que su formación cometió un delito de financiación ilegal. "No se atreve ni a mirarme a los ojos cuando me habla", replicó Aznar en una segunda parte de la comparecencia en la que se intentó, sin mucho éxito, avanzar en el objeto de la comisión y la búsqueda de titulares. El 'y tú más' se convirtió entonces en protagonista, con Iglesias replicando que "su partido [el PP] es un ejemplo de corrupción en España".

"Hasta Irán le pagó el teléfono móvil", lo acusó el portavoz de los populares, además de haber recibido pagos en negro de este régimen. "Si fuese así estaríamos en la cárcel, y hasta el momento en la cárcel solo hay cargos del PP", le devolvió la pelota Iglesias. "Quien dice que hay financiación ilegal en Podemos miente, según lo acreditan los tribunales de Justicia", contestó el líder de Podemos, mientras que el popular, irritado, afirmó que "aquí no hay más falso que usted".

Sobre las diferentes formas de financiación del partido, Luis Aznar ha arremetido, tras escuchar el término 'crowfunding' como uno de sus métodos, que "eso a mí me suena a 'pitufeo". Más llamativa fue la rectificación del líder de Podemos tras escucharse en unos vídeos que se vieron durante la sesión de la comisión en los que se mostraba favorable al régimen venezolano. "Estas son opiniones mías, no comparto algunas cosas que dije en el pasado. La situación política y económica de Venezuela ahora es nefasta. Rectificar en política está bien", concluyó.

El 'y tú más' llegó a su punto álgido cuando el secretario general de Podemos manifestó que cada vez que el PP "pasa por los jugados, es tristemente habitual que buena parte de sus dirigentes acaben en la cárcel por robar". Unas declaraciones que fueron calificadas de "mezquinas" y un discurso "bolivariano y falso, que no le ha funcionado en Andalucía", para concluir que "ustedes tienen condenados por pederastia y por violecia de género", ante lo que la presidenta de la comisión amenazó con dar por concluida la sesión, para finalmente levantarla tras permitir un alegato final al portavoz del grupo popular en el Senado que anunció que en las conclusiones de dicha comisión se reflejarían los métodos de financiación irregular de la formación morada.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios