a los cuatro años de edad

Fallece Liam, el niño tinerfeño que padecía la rara enfermedad de Tay-Sachs

Después de tres años luchando contra esta enfermedad degenerativa, el padre de Liam ha comunicado su muerte a través de Facebook

Foto: Liam nos ha dejado a la edad de cuatro años (Foto: facebook.com/todosconLiam )
Liam nos ha dejado a la edad de cuatro años (Foto: facebook.com/todosconLiam )

Liam, un niño de cuatro años que sufría la enfermedad de Tay-Sachs, ha fallecido este martes en su Tenerife natal. Su padre ha sido el encargado de dar la triste noticia a través de su página de Facebook, que utilizaba para concienciar sobre esta patología e informar de la lucha contra la enfermedad de Liam.

“Con el mayor dolor de mi alma y con el corazón hecho pedazos les escribo para anunciarles que nuestro pequeño Superheroe se ha ganado sus alitas al cielo esta noche. Ya descansa en paz y estoy seguro de que ya corre y juega feliz como no lo pudo hacer aquí por culpa del Tay-Sachs”, se puede leer en el post colgado en la red social.

Liam fue diagnosticado con la enfermedad de Tay-Sachs cuando sólo tenía 14 meses y, desde entonces, su vida se convirtió en una lucha constante por salir adelante. Sus visitas a los hospitales se han ido haciendo cada vez más habituales y el pasado 4 de agosto, su padre informaba de una neumonía que le había obligado a ser de nuevo ingresado. Esta vez, ya no pudo salir.

Sólo 13 casos en España

La rareza de la enfermedad de Tay-Sachs se demuestra en el hecho de que, tras el triste fallecimiento de Liam, sólo afecta a otras 12 personas en España. Se trata de un trastorno hereditario poco común que provoca la acumulación de grasa en el cerebro, que termina destruyendo las neuronas y causa problemas tanto físicos como mentales.

Los niños que nacen con esta patología parecen sanos en sus primeros meses, pero comienzan a sufrir un deterioro físico y mental antes de cumplir el primer año. Después llega la pérdida de la vista, el oído, la capacidad de tragar y, finalmente, una parálisis tras la atrofia de los músculos. Todo esto provoca que la esperanza de vida de los pacientes alcance apenas los cuatro años.

Para desarrollar esta enfermedad, los dos padres del menor deben tener un gen específico y, entonces, hay un 25% de probabilidades de que los niños desarrollen la patología.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios